Lunes 30 de enero de 2023
INFORMATIVO | 15-01-2023 10:00

Así es el lanzador espacial más liviano de la historia fabricado en la Argentina

Fue diseñado y construido por un equipo de profesionales de la empresa nacional Tlon Space con el objetivo de colocar psiiámetcosatélites y nanosatélites en órbita de entre 200 y 850 kilómetros de altura. Video.
Ver galería de imágenes

En un hito sin precedentes para la ciencia mundial, un equipo de especialistas de la empresa a argentina Tlon Space fabricó  el lanzador espacial más liviano de la historia: el Aventura I

Con una altura de 10 metros, 40 centímetros de diámetro y un peso aproximado de 40 kilos sin carga, este poderosos micro-lanzador de dos etapas fue construido con el objetivo de poder colocar psiiámetcosatélites y nanosatélites en órbita de entre 200 y 850 kilómetros de altura, con capacidad para transportar hasta 22 kilos.

1001_aventura I

Además, les permite a sus operadores la flexibilidad para elegir la ubicación donde desean ser colocados en lugar de ser cargas secundarias de lanzadores pesados que los colocan en las órbitas en las que su misión principal se los permite.

“El vehículo es muy vanguardista ya que los cohetes actuales más pequeños pesan entre 10 y 15 toneladas, mientras que el Aventura I es 20 veces más pequeño que los vehículos que hoy pueden acceder al, es revolucionario en ese sentido.”, comentó Pablo Vic, cofundador y CEO de Tlon Space.

 

 “Esto abre mucho el juego, porque con un vehículo de una tonelada como éste vas a poder alcanzar el espacio, pero también los costos son terriblemente bajos frente a los que están manejando las otras aeroespaciales. Es un cambio de juego en el sector”, agregó el empresario.

No solo se trata del primer NLV (nanovehículo de lanzamiento) en la historia de la industria espacial, sino que su poderoso impulsor también cuenta con características sorprendentes que van mucho más allá de su tamaño diminuto.

1001_aventura I

El motor EcoStar es a combustible líquido y es una hibridación de dos conceptos heredados: uno, del motor Viking de Arianespace, con características del oxidante que utiliza y de las temperaturas que maneja y el otro, del motor Rutherford de Rocket Lab, que hace uso de electrobombas”, resaltó Vic.

1001_aventura I

“La combinación de ambos conceptos resulta en un motor confiable, económico y eficiente, que además convierte al EcoStar en el segundo propulsor de este tipo en todo el mundo”, concluyó.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend