Domingo 3 de julio de 2022
INFORMATIVO | 05-12-2021 10:00

Afirman que en el pasado la Antártida fue una enorme tierra de fuego

Un equipo de investigadores brasileros asegura que el carbón vegetal recuperado en una excavación demuestra claramente que esa región helada no se salvó de la época que los científicos dieron en llamar “mundo del superfuego”. ¿Cuándo sucedió?
Ver galería de imágenes

Hace 75 millones de años, en pleno Período Cretácico, la Antártida supo ser conocida como una tierra de gran fuego, aspecto diametralmente opuesto al que se le conoce en la actualidad al precisamente llamado Continente Blanco, por sus hielos.

Así lo revela un estudio realizado por un equipo de científicos brasileños liderado por Flaviana Jorge de Lima, de la Universidad Federal de Pernambuco, Brasil, que fue recientemente publicado en la revista Polar Research.

La Antártida fue considerada primero como una región sin grandes incendios, pero eso cambió", comentó André Jasper, de la Universidad del Valle de Taquari, de Brasil, uno de los autores del trabajo e integrante de un grupo de investigadores de todo el mundo que buscan pruebas de incendios que ardieron hace entre hace 60 y 300 millones de años.

0212_antártida

"Es realmente interesante para nosotros porque ahora estamos demostrando que no sólo el hemisferio norte ardía, sino también el hemisferio sur. Era algo global”, agregó el especialista.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores analizaron el carbón vegetal extraído de los sedimentos de la isla James Ross de la Antártida en los años 2015 y 2016 a través de un software de imágenes y microscopía electrónica de barrido para analizar estos lustrosos trozos, de la altura de una moneda de 25 centavos y varias veces más anchos.

Como resultado, encontraron algo mucho más interesante que los restos de una comida al aire libre: células homogeneizadas y un patrón de picaduras que demostraba que estos fósiles comenzaron su vida como plantas antiguas.

0212_antártida

Utilizando el carbón vegetal, es posible entender un poco mejor el escenario del fuego, hace 75 millones de años. Con técnicas cada vez más sofisticadas, los científicos pueden reconstruir ecosistemas antiguos y patrones de fuego con una precisión cada vez mayor. Por ejemplo, las formas moleculares más redondeadas y chapadas indican biomasa leñosa”, explicó Jasper.

Tras realizar un estudio más exhaustivo de estos nuevos restos carbonizados, los investigadores sospechan que los mismos proceden de una Araucariaceae, una antigua familia de coníferas.

En tanto, Cathy Whitlock, de la Universidad Estatal de Montana,EE.UU, reconoció que cuanto más puedan averiguar sobre los vínculos en el pasado entre el clima y el ecosistema mucho mejor van a estar preparados para el futuro.

0212_antártida

La época en que vivimos los humanos no se puede comparar con el Cretácico porque en aquella época, nuestros continentes, incluida la Antártida, aún se estaban formando”, comentó la especialista.

“Igualmente, es notable que las regiones de alta latitud eran cálidas, boscosas, sin hielo y propensas a los incendios, una dirección en la que podríamos estar avanzando. Si bien, por supuesto, esto fue hace millones de años, ahora tenemos un conductor: nosotros somos el conductor. Hoy en día tenemos a los humanos poniéndole fuego a todo", concluyó Whitlock.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend