Sábado 24 de julio de 2021
BIKE | 18-07-2021 19:00

Senderos de El Chaltén: especiales para transitar en mountain bike

Los alrededores de la Capital del Trekking, en Santa Cruz, no son solo aptos para caminarlos, sino también para pedalearlos. Este circuito descubre lo mejor del lugar.
Ver galería de imágenes

El Chaltén es la capital del trekking, lo que significa que las opciones para caminar son infinitas, sin embargo, al pensar en la bici y las posibilidades que existen para pedalear en sus alrededores, los lugares habilitados son muy pocos y generalmente sobre las rutas principales, pero a veces solo es cuestión de hacer la pregunta correcta a algún poblador para encontrar rincones que no aparecen en los itinerarios turísticos y que nos harán vivir una experiencia distinta.

Antiguo puesto La Florida

1307

El recorrido comienza cruzando el puente del río de Las Vueltas por un camino de tierra perfectamente marcado en el que se avanza sin complicaciones. Tras algunos pocos kilómetros y luego de pasar por el cementerio y la entrada a la antigua estancia de los Madsen, el camino concluye en un bosque de lengas y ñires, y es a partir de este punto donde el recorrido se vuelve mucho más agreste, obligándonos a internarnos en la naturaleza por angostos senderos que serpentean entre árboles y raíces, que cruzan arroyos para luego subir y bajar por una huella técnica y muy divertida que se abre paso entre un gran paredón de rocas y varios arbustos de neneos y calafates. El río acompaña siempre desde cerca, y un imponente valle de picos y glaciares marca el rumbo que debemos seguir.
El antiguo puesto La Florida nació originalmente como la estancia de la familia Arbilla, en tiempos donde el pueblo apenas se estaba consolidando y habitar estas tierras era una verdadera aventura y desafío. Luego del conflicto con Chile, la estancia se convirtió en puesto de Gendarmería y, finalmente, al día de hoy en un puñado de ruinas e hierros oxidados que dejan huellas e indicios de antiguas historias.  

Abriendo camino

Bajamos del sendero técnico, cruzamos un nuevo arroyo haciendo equilibrio sobre un tronco y la geografía que nos rodea se transforma ahora en una planicie amplia de pastos ocres bajo nuestras ruedas, es en esta etapa cuando el sendero deja de estar claro y el camino a seguir se vuelve dudoso, pero será solo cuestión de seguir avanzando entre el río a nuestra izquierda y los cerros que nos vigilan desde nuestra derecha, para que, muy a lo lejos, podamos comenzar a distinguir un conjunto de árboles que en ese horizonte estepario se vuelve un punto inconfundible, indicándonos la dirección a tomar.

1307

Mientras vamos pedaleando por aquel terreno amplio de tonos amarillos demarcado por picos nevados e innumerables glaciares, la quietud y potencia del paisaje nos envuelve tan profundamente que, de a poco, la respiración agitada del ejercicio se torna lenta y pausada, para poder asimilar todo lo que aquellas tierras tienen para brindarnos: la sabiduría y magnitud de su naturaleza.   
Finalmente, los primeros rastros de alambrados aparecen y el conjunto de árboles que se había vuelto nuestra única referencia posible, deja ver a lo lejos indicios de antiguas construcciones. Cruzamos el último arroyo, subimos una pequeña pendiente y llegamos.
Entonces bajamos de las bicis y sonreímos, con una de esas sonrisas amplias e inmanejables, con una de esas sonrisas que cosquillean el cuerpo y las certezas. Porque justo delante nuestro, el mundo es ahora una cordillera iluminada de rojos, naranjas y azules que se levanta esplendorosa entre rocas milenarias de formas perfectas e inentendibles. Y nosotros justo ahí, parados frente al mundo, con la emoción atorándose en la garganta y la sonrisa, claro, una de esas sonrisas inmanejables de no necesitar ninguna respuesta.

Al caer el sol

1307

Sin dudas, uno de los atardeceres más lindos que podemos encontrar en las cercanías de El Chaltén es desde La Florida, porque en El Chaltén no es necesario irse muy lejos ni realizar grandes travesías para sentir la intensidad de su geografía. Algunos mates calientes, buscar un lugar plano y reparado donde armar la carpa, despedirnos de los últimos rayos de sol que se esconden detrás del cerro para empezar a sacar el abrigo de los bolsos. Luego la noche estrellada, los fideos con salsa, el calor de la bolsa de pluma. Un chocolate, un té... Despertar a la mañana siguiente con el sonido de las aves, abrir el cierre de la carpa, sorprenderse por el vuelo de más de 15 cóndores planeando sobre nuestras cabezas y entender una vez más, como tantas otras, que la verdadera riqueza vive en lugares donde no aplican los números.

Mejor momento y otras cuestiones

  • Cuándo hacerlo: en cualquier época del año, pero recomendamos que sea en días donde no haya llovido ya que es una zona inundable y, en lo posible, en un día sin vientos muy fuertes.  
  • Comida y agua: hay arroyos y ríos donde poder recargar agua. El único lugar donde poder abastecerse de comida es El Chaltén.
  • No hacer fuego bajo ninguna circunstancia ni dejar basura, vemos necesario aclarar que dentro de la basura también están incluidos los restos de papel higiénico, toallitas femeninas o cualquier elemento ajeno al lugar.
  • La única responsabilidad que nos pide el entorno es su cuidado y respeto, seamos conscientes de nuestro paso por lugares naturales.

Mapa de la zona

1307

  • Distancia: 22 kilómetros totales ( ida y vuelta).
  • Nivel de dificultad: media / baja.
  • Itinerario: El Chaltén - Puesto La Florida - El Chaltén
  • Rutas: se transita por la calle del cementerio y luego la totalidad del recorrido es por senderos y a campo traviesa.
  • Días: 1 o 2; se puede hacer en el día o quedarse a acampar.
  • Punto más alto: 444 msnm.
  • Punto más bajo: 400 msnm.
  • Metros de subida: +102
  • Metros de bajada: -61

Galería de imágenes

En esta Nota

Marisol López

Marisol López

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend