Martes 2 de junio de 2020
BIKE | 16-03-2020 12:57

Abra del Acay, un inolvidable ascenso a 4.700 metros de altura

Llegar hasta lo más alto en bicicleta deja sin aliento a cualquiera. Los protagonistas de la hazaña relatan su experiencia para que otros se animen a imitarlos.
Ver galería de imágenes

Era agosto y llevábamos más de seis meses de viaje por la Ruta 40, atrás habían quedado los vientos patagónicos y los tramos desolados de la estepa. Estábamos en la provincia de Salta, más precisamente en la ciudad de Cafayate y, por lo tanto, en lo que podíamos llamar la recta final hacia la ciudad de La Quiaca. Sin embargo, la 40 nos volvía a poner un desafío y conocíamos desde un principio que el Acay, uno de los pasos carreteros más altos del mundo con sus 4.895 msnm, era uno de los tramos más difíciles de sortear de toda la ruta.

Cachi-La Poma

Salimos de Cachi bastante tarde porque sabíamos que Andrej, un amigo eslovaco al que habíamos invitado a cruzar el Acay, venía medio demorado y llegaría tarde a Palermo, el punto de encuentro acordado unos días antes. La experiencia que teníamos en montaña nos decía que la clave para el ascenso era tomarse las cosas con mucha calma, hidratarnos bien, comer sano en cantidad necesaria, e ir de a poco escuchando al cuerpo.

Llegamos a la entrada de Palermo al atardecer y decidimos esperar a nuestro amigo en la intersección de la 40 y el camino de entrada al pueblo, donde una casa nos servía de sombra. Sol decidió golpear en la vivienda para pedir algo de agua y afortunadamente nos atendió Anastasia Díaz, una mujer de unos 70 años que nos encantó el corazón con solo saludarla. Enseguida Anita nos dio agua y nos propuso que montáramos campamento en el patio con tanta dulzura y amabilidad que no pudimos negarnos a la invitación. Andrej llegó entrada la noche; despues del abrazo de reencuentro lo ayudamos a armar la carpa mientras empezábamos a cocinar unos fideos con atún para cuatro, ya que Anita había aceptado nuestra invitación a cenar bajo un maravilloso cielo de estrellas en el patio de su casa. Charla, risas, ojos llorosos y una de esas noches por las cuales uno decide viajar una y otra vez.

Al siguiente día desayunamos rápido, nos dimos un fuerte abrazo con Anita y salimos a la ruta con el objetivo de recorrer los 30 kilómetros que nos separaban de La Poma. En este tramo la ruta no cuenta con un gran desnivel, así que pedalear se hizo súperdisfrutable y nos permitió entrar en sitios arqueológicos como los graneros incas o monumentos naturales como el Puente del Diablo, en las cercanías del pueblo.

La Poma-Puesto Blanco

Desde La Poma hacia el norte, la Ruta 40 se pone mucho más virgen, su desnivel se acrecienta en proporciones mayores, ya casi no hay pueblos y el viento empieza a dificultar la tarea. El tramo que teníamos planeado hacer era de tan solo de 20 km hasta Saladillo (3.500 msnm), ya que según nos habían dicho, desde La Poma en adelante comenzaba lo verdaderamente divertido.

Fue un trayecto muy disfrutable, el camino comenzaba a mostrarnos de a poco su fama de difícil, con curvas y esporádicas subidas que sorteamos sin inconvenientes al igual que los ríos que, por la fecha de año, no bajaban con mucha agua. Llegamos temprano por la tarde, nos habíamos tomado muy en serio lo de subir despacio y nuestros cuerpos demostraban que no nos equivocábamos. Estábamos a 3.500 msnm pero ninguno de los tres presentaba el mínimo síntoma de apunamiento.

Saladillo es una escuela junto a la ruta, la iglesia y un puesto sanitario. De las tres dependencias solo había gente en la escuela, donde estaba una simpática maestra que, ante el frío de la noche, nos invitó a cenar en el comedor. Allí pudimos cocinar y comer refugiados del frío y el viento. Por la mañana comprobamos que nuevamente el clima estaba de nuestro lado: un día hermoso, sin nubes y un cielo completamente azul enmarcaba perfectamente al nevado de Acay.

Aquí fue donde por primera vez sentimos que nos dirigíamos hacia las alturas. El camino desaparecía ante la primera curva y daba la sensación de que se perdía definitivamente en la montaña. Una curva, dos, tres; un río un poco más caudaloso y helado que hubo que vadear; otra curva, un zig-zag y así interminablemente.

El altímetro del reloj sumaba metros y el cuentakilómetros de las bicis parecía no sumar nada; el aire se enrarecía y nosotros estábamos felices. Como a las 16 y tras recorrer unos 15 kilómetros, llegamos por fin al paraje Puesto Blanco, donde viven Flavia y Damiana, dos amables pobladoras de la Puna que tienen su hogar a más de 4.000 msnm, en una de las zonas menos transitadas de la Ruta 40.

Como llegamos relativamente temprano, teníamos la opción de continuar unos cinco kilómetros más y hacer noche en el paraje Negra Muerta, donde sabíamos que podíamos encontrar refugio y agua de la vega que le da nombre al lugar, pero como Flavia y Damiana nos invitaron a acampar en el corral de las llamas que se encuentra junto a su casa, no quisimos dejar ir la oportunidad de pasar un rato con ellas. En pocos instantes teníamos armadas las carpas y estábamos compartiendo unos mates mientras el sol se ponía entre los majestuosos picos de las montañas puneñas.

Puente Blanco - Abra del Acay

Desayunamos como para combatir el frío y nos despedimos de las dos mujeres. Restaban apenas unos 15 kilómetros hasta la cumbre, nos encontrábamos a unos 4.000 msnm y deberíamos subir hasta los 4.856. Sin sacar demasiados cálculos, las cifras nos indicaban que nos quedaba por delante un desnivel de unos aproximados 800 m. Si uno analiza los números, la distancia no parece tan larga y el desnivel no representa una dificultad seria, pero los que han caminado o pedaleado en altura sabrán que allí las distancias no se miden como en el llano y que a veces sumar metros cuesta una vida.

Recorrimos los cinco primeros kilómetros hasta la vega Negra Muerta en el más feliz de los estados, los tres estábamos en inmejorables condiciones físicas y mentales, el día que nos había tocado para intentar la cumbre era el deseado y, por el momento, no contábamos con absolutamente nada de viento. En la vega hicimos una pequeña ofrenda a la Pachamama para agradecerle dejarnos llegar hasta allí y pedirle permiso para transitar el difícil tramo que nos quedaba por delante. Si bien la creencia de ofrendarle a la madre tierra no es común para la mayoría de los argentinos, en el noroeste de nuestro país está muy arraigada y es tan ancestral que decidimos incorporarla cada vez que nos sumergimos en tierras donde la naturaleza toma fuerza y se hace presente, abriéndose a nosotros en su estado más puro y salvaje. Tras dejarle un poco de coca, pasas de uva, chocolate, algo de alcohol y algún cigarrito que le habíamos llevado, nos dispusimos a pedalear los restantes 10 km que nos separaban de la tan soñada cumbre del Abra del Acay.

Eran alrededor de las 12.30 y, según nuestros cálculos, llegar a la cumbre nos podía llevar más de cuatro horas, pero una vez más la montaña nos enseñaría que cualquier tipo de cálculo previo es absolutamente inútil. A partir de la vega, la ruta se va poniendo cada vez más difícil ya que de a poco va saliendo al filo de las montañas.

Con eso empezamos a dejar de estar protegidos para exponernos a los fuertes vientos que generalmente soplan en esta zona. En nuestro caso, nos tocó experimentarlo luego de una gran curva que, apenas terminó su recorrido, nos dejó expuestos a un vendaval terriblemente fuerte que nos impidió pedalear y apenas nos dejó avanzar caminando. En ese momento, nuestros cálculos previos se fueron al demonio y, a pesar de la buena energía que teníamos, llegamos a mirarnos con dudas.

La cumbre se hace desear

Las horas pasaban rápido midiendo las distancias en metros, cinco o diez pasos y parar a respirar. Empujar la bici cargada en altura se transforma en una tarea durísima, por momentos alguno de nosotros, fastidiado de caminar, intentaba montar la bici pero, tras recorrer unos metros, el viento se encargaba de bajarlo rápidamente. Caras de preocupación, un poco de dolor de cabeza y empezar a pensar en acampar arriba o bajar de noche hasta algún sitio seguro. Sabíamos que habíamos recorrido unos 7 u 8 km pero la cumbre no aparecía por ningún lado; hacía tiempo que veníamos zigzagueando y adelante solo veíamos más zig-zags que al parecer no conducían a ninguna parte. Eran casi las 5:30 pm, el altímetro marcaba unos 4.700 m y el Abra no podía estar muy lejos.

Paramos un instante y miramos el camino, quedaba poca montaña, empezamos a sentir que no había más para subir, no podía faltar mucho. Entonces nos dimos cuenta de que ya estábamos, que pasara lo que pasara, íbamos a llegar a la cumbre. Andrej montó la bici entusiasmado, comenzó a pedalear y se perdió en la primera curva.

Nosotros también montamos las bicis y, cuando llegamos a la curva que había transitado nuestro amigo instantes antes, notamos que solo quedaba un zig-zag más, que Andrej ya se había perdido en la siguiente curva y que en ese preciso momento estaba gritando con todas sus fuerzas la palabra “¡cumbreeeeeeeeee!”.

A las seis de la tarde y tras ocho horas de pedaleo/caminata, finalmente habíamos llegado al Abra del Acay. Un interminable abrazo que el fuertísimo viento no pudo parar de ninguna manera. Las fotos en el cartel nos contaban que estábamos en el Abra y, al fondo, el Acay con sus 6.200 msnm observándonos e invitándonos a soñar con un futuro intento a su bellísima cumbre nevada.

at Javier Rasetti

Galería de imágenes

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario