martes 31 de marzo de 2020
17-02-2020 18:36 | ARMAS

Los “Monstruos del Mar Caspio”: la increíble fusión entre el barco y el avión

Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética necesitaba crear un buque sumamente rápido. La solución fue radical, un avión que volaba sobre el agua. Ver galería de imágenes

La Guerra Fría, esa carrera armamentística que parecía interminable, fue el contexto en el que surgió una de las aeronaves más increíbles que el mundo haya visto. Con el fin de mejorar su capacidad militar, la Unión Soviética hizo una extraña cruza entre un barco y un avión, el resultado fue algo única en su tipo, los ekranoplanos, o como los bautizaron los estadounidenses, los “Monstruos del Mar Caspio”.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Rusia buscaba un nuevo medio para mover tropas, suministros y vehículos a gran velocidad sobre el agua. Frente a la imposibilidad de construir un barco más rápido, el ingeniero ruso Rostilav Alexeiev planteó una solución radical: un avión que volaba sobre el agua.

1702_Ekranoplanos_monstruos_mar_caspio

Después de mucha investigación y diferentes pruebas, los primeros prototipos vieron la luz. Era unos vehículos sumamente extraños, similares a aviones, pero que no se proponían volar como estos, sino moverse gracias al efecto suelo. Los ekranoplanos buscaban ejercer la máxima presión entre su fuselaje y el agua con alas grandes, cortas y cuadradas, que se “apoyaban” sobre el colchón de aire que se formaba.

El primer ekranoplano ruso se denominó KM y apareció en 1966. De dimensiones monstruosas, este prototipo pesaba 544 toneladas, medía 106 metro de largo y 42 de envergadura. Podía moverse sobre el agua a más de 400 km/h a unos tres metros sobre la superficie gracias a sus 10 motores a reacción. Estados Unidos descubrió la existencia de esta aeronave a través de varias tomas satelitales. Debido a su inusual aspecto y tamaño, no tardaron mucho en empezar a llamarlo el “Monstruo del Mar Caspio”.

1702_Ekranoplanos_monstruos_mar_caspio

El KM podía superar olas de cinco metros de altura y moverse hasta por superficies congeladas o llanuras sin obstáculos. Pero por sobre todo, tenía la capacidad de transportar de forma rápida a unos 1.000 soldados por el agua. Lamentablemente, este modelo quedó totalmente destruído tras un accidente en 1980.

Aun así, los ekranoplanos siguieron su desarrollo a través de diferentes modelos. Uno de los más conocidos fue el Lun, una verdadera arma letal. Equipado con 10 motores, era capaz de volar a una velocidad de hasta 500 kilómetros por hora a unos pocos metros sobre la superficie del agua. Además de ser invisible a los radares enemigos, llevaba a bordo seis misiles crucero Moskit, capaces de cargar cabezas nucleares.

1702_Ekranoplanos_monstruos_mar_caspio

La versión más popular, pero de menores dimensiones, fue el Orlyonok, el hermano pequeño del Lun. Con solo 58 metros de longitud y alas más estrechas, su diseño se pensó para brindar mayor velocidad y agilidad.

Ambos vehículos deberían haberse convertido en parte de la Flota del Mar Negro de la URSS. Sus funciones principales, además de operaciones de desembarco y de entrega de carga, serían la búsqueda y destrucción de submarinos y barcos de superficie enemigos. Afortunadamente, los latentes conflictos bélicos nunca se produjeron y el proyecto de los ekranoplanos fue cancelado, dando así punto final a una de las máquinas más maravillosas y extraordinarias del siglo XX.

Galería de imágenes

Etiquetas: Rusia Union Sovietica Aviones Guerra Guerra Fria Barcos

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario