65 años de la primera cumbre en el Everest

Se cumple un nuevo aniversario de la primera ascensión al Everest, hazaña lograda por el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay completaron la hazaña un 29 de mayo de 1953.

Hoy, 29 de mayo, de cumplen 65 años de la primera ascensión al Everest realizada por el neozelandés Sir Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay en 1953. Enmarcada en una gran expedición británica liderada por John Hunt, fue un hito culminante del alpinismo de exploración. Ellos fueron los primeros seres humanos que consiquieron alcanzar los 8.848 metros del pico más alto del planeta, después de 30 años de intentos infructuosos de ascensión por parte de los británicos. Tenzing había alcanzado 8.595 m un año antes como miembro de la Expedición Suiza al Everest de 1952.

El monte Everest atrae a muchos escaladores, algunos de ellos montañistas altamente experimentados. Existen dos rutas de ascenso principales: una se acerca a la cumbre desde el sureste en Nepal (conocida como la ruta estándar) y la otra por el norte, en el Tíbet. Aunque la estándar no plantea retos técnicos en escalada considerables, el Everest presenta peligros tales como el mal de altura, un clima inhóspito, viento y riesgos significativos de avalanchas. También inlcuye el cruce por la cascada de hielo de Khumbu. Hasta el 2016, permanecían en la montaña unos 200 cadáveres, algunos de los cuales sirven como puntos de referencia.

Una aventura antológica

Con Nepal prohibiendo el acceso a los extranjeros en aquel entonces, los británicos hicieron varios intentos por la ruta de la arista Norte del lado tibetano. Después de que la Primera Expedición Británica de Reconocimiento al Everest de 1921 alcanzó apenas los 7.000 m por el collado Norte, la de 1922 llegó hasta los 8.320 m por la ruta de la arista Norte, siendo la primera vez que un humano escalaba por encima de los 8.000 m pero la tragedia los golpeó durante el descenso por el collado Norte cuando siete porteadores murieron en una avalancha. La de 1924, rodeada de misterio hasta la actualidad, tuvo como protagonistas a George Mallory y Andrew Irvine, quienes intentaron el ascenso final un 8 de junio pero jamás regresaron, creando la incógnita de si llegaron a la cumbre o no. Hasta que el cuerpo de Mallory fue hallado en 1999 a 8.155 m en la cara Norte.

Hasta la Segunda Guerra Mundial, las expediciones se habían centrado en la vertiente norte tibetana, aunque el cierre de fronteras de China a partir del conflicto armado trasladó los esfuerzos andinistas hacia la vertiente sur nepalí, desde donde Hillary y Tensing completaron la primera ascensión.

Lejos de aquellos pioneros, temporada tras temporada, el Sagarmatha es noticia por las multitudes que se concentran en su campo base y sus prácticas cada vez menos alpinísticas: las cuerdas fijas y el oxígeno artificial han sido los compañeros habituales de casi la totalidad de las ascensiones modernas. Aún así, con un clima veraniego que complica, son pocos los que logran emular a Hillary y Tensing.

Deja un comentario