Destinos con nieve: riesgos y recomendaciones al viajar

Llegada la época invernal, muchas personas viajan para practicar deportes que se realizan en la nieve o montañas (ski, snowboard, escalamiento, trekking de montaña, etc.).

Por

La mayoría de las veces éstas son experiencias placenteras y desafiantes, pero en algunas ocasiones, la imprudencia y la falta de previsión pueden transformar el viaje en un mal sueño.

Tomar medidas de prevención de riesgos es la mejor defensa contra las condiciones extremas de frío y los riesgos de ese ambiente geográfico. Preparándote adecuadamente, reducirás la posibilidad de problemas relacionados con el clima.

  • Deben prestarle particular atención al frío aquellas personas que presenten problemas circulatorios, que tengan problemas coronarios, hipertensión, problemas con las glándulas tiroides o antecedentes de lesiones en la piel ocasionadas por el frío. Consulta previamente a tu médico para recibir las recomendaciones específicas de acuerdo a su estado de salud.
  • Recuerda que los adultos mayores y los niños tienen menor resistencia al frío. Situaciones de riesgo que hay que evitar en estos ambientes geográficos:

Hipotermia: al exponerse a bajas temperaturas (ambiental, lluvia o inmersión en agua fría), el cuerpo pierde calor más rápidamente que lo que lo puede producir. La prolongada exposición terminará en un agotamiento de las reservas de energía corporales. El resultado es la Hipotermia (cuando la temperatura es menor de 35°C). La baja temperatura puede afectar al cerebro, haciendo que la persona se mueva, hable y piense muy lentamente. Esto es peligroso porque, al no saber lo que pasa, la persona no busca ayuda.

Congelamiento: es el daño causado por contacto del cuerpo con una superficie congelada. Produce pérdida de sensibilidad en la áreas afectadas (con mayor frecuencia las zonas expuestas: nariz, orejas, mejillas, mentón, dedos de las manos o pies). Puede dañar permanentemente el cuerpo. El riesgo para tener congelamiento aumenta si no estamos vestidos adecuadamente para las bajas temperaturas.

Agotamiento: el frío sobrecarga el trabajo cardíaco. Si una persona tiene un problema cardíaco o hipertensión, siga los consejos médicos acerca de evitar esfuerzos excesivos en la nieve, vístase adecuadamente y muévase lentamente. Recuerde que su cuerpo ya está trabajando duro para mantenerse cálido, no lo sobrecargue.

Riesgos desplazándose sobre el hielo: muchos traumas derivan de caídas sobre superficies cubiertas de hielo (senderos, escaleras, calles y porches). Evítelas si es posible.

Disfruta seguro tus vacaciones en la nieve – Recomendaciones:

  • Avisa a familiares o amigos si vas a salir a acampar, escalar o esquiar.
  • No dejes áreas de piel expuestas al frío.
  • Debido a la exposición al sol y al viento conviene aplicarse pantallas solares y cremas humectantes en los labios. El sol quema en la nieve, y mucho.
  • Utiliza ropa adecuada según la actividad. Siempre lleva guantes (mejor si son mitones) y gorro. La técnica de 3 capas es la mejor opción para mejorar tu confort en el frío y evitar la hipotermia y otras complicaciones.
  • Evitala sudoración excesiva y el cansancio extremo.
  • Lleva ropa seca extra y fósforos a prueba de agua.
  • Evita consumir bebidas cafeinadas.
  • Evita caminar sobre el hielo.
  • Evita mojarte y permanecer húmedo.
  • Observa cuidadosamente si aparecen signos de hipotermia para pedir ayuda antes de que avance más: sudoración excesiva, agotamiento, pérdida de memoria o confusión, torpeza en las manos, somnolencia o lenguaje entorpecido. En los bebés, la piel roja y fría y baja energía. Mientras recibes ayuda, ingiere líquidos calientes.
  • Ante los primeros signos de cambio de color o dolor en alguna parte de tu piel, o entumecimiento, debes salir del frío y protegerte, ya que podrían ser signos precoces de congelamiento, que dan menos alerta por la falta de sensibilidad. No intentes calentar tus partes afectadas poniéndolas en agua o superficies calientes ni frotar la piel, pide ayuda profesional.

Vestimenta adecuada para actividades de montaña y frío (Técnica de las 3 Capas):

Para cualquier actividad en la montaña debemos elegir una vestimenta que mantenga nuestro cuerpo seco evitando la condensación de nuestro sudor y que la lluvia y la nieve nos enfríe, además de estar abrigados para combatir las bajas temperaturas. Es aquí donde surge la teoría de las tres capas, en la que con solamente la combinación de tres prendas de ropa crearemos un pequeño microclima para proteger nuestro cuerpo de las inclemencias meteorológicas y de nuestro sudor, y así evitar sentirnos incómodos. Lo mejor de esta teoría es que se puede aplicar a cualquier tipo de deporte que realicemos, ya sea senderismo, montañismo, alpinismo, ski, snowboard, mountainbike, etc; o incluso motociclismo, ya que nuestro fin es protegernos del tiempo meteorológico.

En definitiva, la idea que se persigue con esta teoría es poseer tres prendas de ropa únicamente, cada una con una función muy bien definida, pudiendo combinarlas según las circunstancias meteorológicas en las que nos encontremos. Por ejemplo, en un día soleado utilizaríamos solamente la primera capa. Si comenzara a refrescar pero no corriera viento nos abrigaríamos con la segunda capa. Si por el contrario comienza a llover pero la temperatura es agradable sólo tendríamos que colocarnos encima la tercera capa, dejando la segunda en la mochila. Si las condiciones se vuelven muy adversas, utilizaríamos las 3 capas al mismo tiempo.

Primera capa (Capa interior o Segunda piel)

Es la capa que se encuentra en contacto con la piel. Su principal función es alejar nuestro sudor de la piel, evitando la sensación de humedad y que nuestro cuerpo se enfríe. Para ello se utilizan materiales no absorbentes compuestos por fibras sintéticas (como el poliéster) o lana de nueva generación, que dejen pasar todo el sudor producido por nuestro cuerpo. Evitar las camisetas de algodón que se empapan. Deben ser lo más ajustadas posibles al cuerpo pero sin apretarnos, para evitar que penetre el viento entre ellas y nuestro cuerpo, y permitirnos realizar movimientos sin dificultad. En el caso de las camisetas, que cuenten con cierre en el cuello por si queremos ventilarnos en alguna ocasión y con el cuello alto para que nos abrigue más si hace frío.

Dentro de esta capa encontramos las siguientes ropas: Camisetas, calzas.

Segunda capa (Capa de aislamiento o de abrigo)

La función de la segunda capa es aislarnos térmicamente. Estas prendas no nos calientan de manera directa, su misión es retener el calor que genera el cuerpo e impedir su enfriamiento, favoreciendo al mismo tiempo la evacuación del sudor. La idea es utilizar materiales aislantes que aun estando mojados consigan mantener su propiedades aislantes  y transpirables intactas. Para ello podemos encontrar en el mercado gran variedad de fibras sintéticas (poliester) y naturales (lana) que realicen esta función. Polartec se ha convertido en la fibra sintética con más renombre dentro del mercado, siendo utilizada por muchas de las grandes marcas de montaña para fabricar sus ropas.

Dentro de la segunda capa podemos encontrar las siguientes ropas: Forros polares, Pantalones de trekking, Gorros, Guantes polares, manoplas y mitones, medias.

Tercera capa (Capa de protección o exterior)

La función de esta tercera capa es protegernos de tres factores importantes: (1) de la humedad exterior (mantenernos secos ante la lluvia y la nieve – impermeabilidad), (2) del viento exterior (evitar la sensación de frio que provoca el viento y las bajas temperaturas) y (3) de nuestro sudor, permitiendo su evacuación ya que las capas anteriores no han debido retenerlo (transpirabilidad). Reiteramos la importancia de que esta última capa sea lo más transpirable posible, ya que como hemos comentado al principio, nuestro propio sudor puede empapar nuestra ropa causándonos un gran malestar e incluso una hipotermia al enfriarnos considerablemente.

Además esta capa debe de ser resistente a rozaduras, abrasión y desgarros, ya que al ser la más exterior estará en contacto con nuestro equipo, mochila, etc; así como a las rocas y ramas del paraje donde estemos.

En esta capa podemos encontrar las siguientes prendas: Chaquetas con membrana impermeable, Cortavientos, Softshells, Pantalones con membrana impermeable, Guantes con membrana impermeable.

SI VIAJAS EN AUTO A AREAS NEVADAS 

  • Escuchá los pronósticos de clima antes de viajar.
  • No sigas si hay condiciones de baja visibilidad.
  • Evita conducir en calles cubiertas de hielo, sobrepasar a otros y transitar
  • por puentes si fuera posible.
  • Si vas a conducir por caminos nevados, lleva cadenas y un celular.
  • Avisa siempre a alguien tu destino y cuándo es tu tiempo estimado de llegada. Pídeles notificar a las autoridades si notan que te demoras en llegar.
  • Revisa tu auto antes de salir.
  • No tires agua caliente en el parabrisas para eliminar la nieve o el hielo, se puede romper bruscamente.

PRACTICANDO SKI

Tips para tener en cuenta en las pistas! Practica deportes invernales dentro de pistas reglamentarias, teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • No pongas a los otros en situaciones de riesgo
  • Recuerda que tienen prioridad los esquiadores que están adelante
  • Mantén las distancias al doblar
  • Evita detenerte en el centro de la pista
  • Informate sobre el clima, el estado de las pistas y respeta las señales
  • En el cruce de las pistas, hay que estar alerta para no chocar a otros
  • Al detenerte, mantén el alerta sobre otros esquiadores en el área
  • Para subir o bajar a pie, siempre hacerlo por el borde de las pistas
  • Si presencias un accidente, informa al grupo de Socorro de pista y marca el lugar del accidente

DESTINOS DE ALTURA:

Existe una serie de trastornos que afectan la salud de las personas que visitan destinos ubicados a grandes alturas respecto del nivel del mar (por encima de los 2000-2500 m). Estos trastornos se conocen con el nombre de enfermedad por altitud; o “mal de altura” o “mal de montaña”.

Suelen ocurrir las primeras 24 horas de estadía en esas alturas o más, y para aclimatarse se requieren varios días en el lugar. Las personas con problemas cardiológicos o pulmonares, hipertensión, obesidad importante, anemia o insuficiencia renal, pueden verse afectados más rápidamente y en peor forma. Consulte a su médico previamente al viaje para prevenir la aparición de síntomas.

Cómo prevenirla?

  • Tomarse tiempo para el ascenso: "aclimatarse es fundamental". A partir de los 3000 m. se recomienda ascender sólo 300 m x día.
  • Beber abundante líquido antes y después del ascenso.
  • Evitar comer alimentos salados.
  • Restringir las actividades en grandes altitudes, hasta que el cuerpo se haya adaptado.
  • Evitar enfriamientos y el tabaco.
  • Dormir a una altitud que sea menor que la altitud a la que estuvo durante el día.
  • Por ejemplo, si usted esquió a una altitud de 10.000 pies (3048 m) durante el día,
  • duerma la noche antes y la noche después a una elevación de 8.500 pies (2590,8 m).
  • Evitar el alcohol que aumenta el riesgo de deshidratación, y los sedantes, que reduce el ritmo respiratorio.
  • Normalmente todos los viajeros experimentan algún tipo de síntomas al llegar a más de 3000m. Estos se disipan al rato. Si los síntomas persisten es necesario el descenso inmediato o la consulta profesional.
  • Si comienza a tener los síntomas, la primera medida efectiva es el descenso de altura. Si el cuadro es más grave, está indicada la consulta profesional inmediata.

Fuente: Departamento Médico de ASSIST CARD.

Deja un comentario