En Arroyo Seco con los cachorros

Una divertida pesca con los más chicos en este multipesquero a 30 km de Rosario. Galería de imágenes. Nota con video.

Por

A  265 km de la Ciudad de Buenos Aires y 30 de Rosario, con acceso íntegro por asfalto y excelentes servicios, Arroyo Seco es un verdadero multipesquero que merece formar parte de la agenda grande de los pescadores. Este maravilloso destino nos permitió hacer una divertida pesca con niños en la que logramos ocho especies en una sola jornada, incluyendo el grand slam compuesto por dorados, surubíes y tarariras, y sumando grandes rayas, bagres laguneros y amarillos, palometas de todos los tamaños y bogas.

Salir a pescar con niños nos pone por delante varios desafíos que debemos tener en cuenta: desde el cuidado de las criaturas al exponerlas a temperaturas superiores a los 30 grados, a ofrecerles un programa entretenido donde tengan acción constante. Eso les permitirá ir adquiriendo las destrezas para  mejorar su técnica. Con el tiempo y algo de suerte, vendrán los trofeos… ¡y la paciencia!

En esta ocasión la idea era proponerles una salida entretenida a mis sobrinos Alan y Axel, residentes en Inglaterra, que de vacaciones en Buenos Aires y llegados de temperaturas extremadamente frías, querían salir de pesca sin importar los excesivos calores reinantes. Contacté entonces a un reconocido guía de Arroyo Seco que un día antes de la jornada elegida me sorprende con una noticia: “Vendí la lancha”. Ya me imaginaba la desilusión de los niños, cuando un viejo conocido y exguía de la zona, Emiliano Michelotti, me resolvió el problema en un instante: “Te espero mañana a las 5 AM y vamos a pescar en mi lancha hasta que los chicos tengan ganas”. De gestos así está hecha la pesca deportiva, cosas que hermanan a los amantes de este deporte en amistades galvanizadas con el tiempo.

Al otro día llegamos en tres horas a Arroyo Seco, recorridos por la autopista Buenos Aires-Rosario. Y una vez en el pueblo, bajamos por calle Aníbal Maffei hasta el Rowing Club, centro de la movida náutica local. Emiliano nos esperaba en la nueva playa del Rowing (hecha con 26 cargas de barcos de arena) con la lancha en el agua y las morenas aprontadas, el mate listo y una pregunta: “¿Querés que los chicos pesquen surubíes?”.

El turno de los cachorros

Salimos navegando aguas arriba, entramos en margen entrerriana del Paraná por el Correntoso, testeando algunas correderitas en busca de dorados sin resultado, para desembocar luego en el Vázquez y en una inmensa laguna interior que atravesamos por completo. Entramos posteriormente hasta dar con la zona de Los Rastros, donde hicimos un anclaje a costa en un pozón profundo buscando pintados. Armamos cañas de 2,10 y 2,40 m de 15/30 libras (1 libra: 453,59 gramos) de resistencia, con reeles tipo 6500 cargados con multifilamento de 30 libras o nailon del 0,40, enhebramos un plomo pasante entre perlitas, un buen leader de 50 libras y un anzuelo (8/0 de pata larga) sobre el que encarnamos morenas grandes pasadas de cabeza a cola.

Nota publicada en la edición 497 de Weekend, febrero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

Para ver este video en otra ventana haga click aquí.

Si quiere ver más videos de Weekend, haga click aquí.

Temas en este artículo: , ,

Un comentario en esta nota

Deja un comentario