Bicicletas plegables, una tendencia

Con cada vez más adeptos, esta nueva forma de transportarse es cómoda y segura. Nota con video.

Por

El desembarco de las bicis plegables en Argentina fue una especie de explosión. Luego del auge en la década del 70, casi desaparecieron salvo muy pocos usuarios y clubes que mantuvieron la llama encendida.

En la actualidad, la demanda es tan grande que, según relatan algunos fabricantes, prácticamente no tienen stock y la oferta tuvo que ampliarse con modelos que van desde $ 2.500 a $ 9.000. La diferencia está en la calidad de los materiales y en los accesorios, entre otros aspectos.

Alternativas posibles: cuadros de aluminio o acero, rodado 16 o 20; 5, 6 o 7 velocidades, y cambios externos o internos. En cuanto al peso, van de 8 a 12 kg, mientras que las llantas pueden ser simples o de doble pared. En el exterior ya se comercializan modelos con suspensión simple o doble y freno a disco.

En todos los casos, los sistemas de plegado son similares: pedales rebatibles, una bisagra central para el cuadro, vela del asiento deslizable y otra bisagra para el manillar, que también se desliza hacia abajo. Dentro de la generalidad, cada marca tiene un diseño propio, haciéndolo más eficaz. Algunos modelos incluyen un imán que mantiene la bici plegada y pegada (como las de la firma Tern), o incluso rueditas en el portapaquetes, para deslizarla y no tener que levantarla una vez plegada (es el caso de las Raleigh). Es importante conocer que todas cuentan con una traba o seguro que impide que la bici se pliegue cuando estamos pedaleando.

Consideraciones

A diferencia de las bicicletas convencionales (en las que dependiendo de nuestra medida elegimos un tamaño de cuadro), en las plegables el cuadro es de tamaño único, por lo que resulta imprescindible que la altura del manillar sea regulable, al igual que la vela o caño del asiento.

La mayoría de estas bicis fueron diseñadas para usuarios de hasta 95 kilos, por lo que si se sospecha que se excede ese valor, deberá consultar al vendedor sobre qué peso máximo soporta el modelo que vamos a comprar. La posición de pedaleo es cómoda, erguida y con buena visibilidad, pero si hay viento en contra será imposible apilarse.

La pregunta del millón es cómo se sienten. Al bajarse de una MTB y subirse a una plega la sensación es rara, sobre todo por la posición. Pero con solo empezar a rodar uno se encariña. Las de rodado 20 aceleran muy bien y posibilitan divertidas inclinaciones, siempre teniendo en cuenta que el centro de gravedad está situado muy alto.

Todas tienen un solo plato de gran tamaño (hasta 52 dientes), por lo que jugando con los piñones podemos picar y alcanzar velocidades de 18 km/h para pasear tranquilos. En los modelos que probamos para Weekend (Olmo Pleggo 7v, SBK 6v, Aurorita Folding y Tern C7 y D8) alcanzamos velocidades máximas de 38,7 km/h en bajada y de 31 km/h en asfalto liso. Pero ciclistas entrenados pueden crucerear a 22 km/h tranquilamente.

Nota publicada en la edición 496 de Weekend, enero de 2014. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al Tel.: (011) 4341-8900. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

 

Para ver este video en otra ventana haga click aquí.

Si quiere ver más videos de Weekend, haga click aquí.

Temas en este artículo: ,

2 comentarios en esta nota

  1. robert | 03/07/2014 | 7:07 AM

    lo que si me parece un poco grande el tipo de la foto para una bici de estas. aparte pregunto: quien quiere cambiar una mountainbike por esto???????

Deja un comentario