Domingo 27 de septiembre de 2020
TURISMO | 02-08-2020 15:14

Highclere y Stirling, reabrieron dos castillos emblemáticos

En uno se desarrolló la serie Downton Abbey y el otro fue crucial en la historia de Escocia. Como parte de la desescalada, vuelven a recibir al público. Excusa perfecta para repasar su historia y recorrer sus habitaciones.
Ver galería de imágenes

Reabrieron sus puertas al público dos castillos emblemáticos (especialmente por su buena conservación): el escocés de Stirling y el inglés Highclare, conocido por rodarse allí la serie Dowton Abbey. Cada uno con su propia belleza e historia, que repasaremos aquí en texto y fotos, valen la pena ser visitados (aunque sea virtualmente). A pasear!

Highclare Castle

0726_highclere

Es una mansión de campo victoriana con un extenso parque, ubicada en el condado de Hampshire en Inglaterra y que ocupa 2.000 hectáreas de terreno. Pertenece a la familia Herbert, condes de Carnarvon, y fue construida en estilo Alto Isabelino y su fachada está hecha con piedra de Bath. El castillo alberga una Exposición Egipcia, encontrada por el egiptólogo Howard Carter en 1922, cuando descubrió la tumba del faraón Tutankamón con el patrocinio de George Herbert, 5.º Conde de Carnarvon. El conde era un entusiasta egiptólogo amateur y patrocinó desde 1907 las excavaciones en las tumbas de los nobles en Deir el-Bahari (Tebas). Incluso, en una restauración del edificio descubrieron pequeñas piezas guardadas dentro del ancho marco de la puerta de acceso a uno de los salones. 
Durante siglos, este espacio que se mantuvo en el tiempo fue punto de encuentro para los reyes y reinas de Inglaterra, así como una gran cantidad de nobles y celebridades. Como es una casa familiar, abren al público en determinados días y horarios, y después del coronavirus retomaron la actividad el pasado 12 de julio y hasta el 16 de septiembre (excepto viernes y sábados). El precio de la entrada para adultos es de 24 libras e incluye acceso al castillo, la exposición egipcia que está en el sótano (la mayoría de las piezas son réplicas exactas del ajuar funerario que está en el Museo del Cairo) y los jardines.

0726_highclere

Con el ticket de ingreso se puede acceder a las estancias principales del castillo: el salón de estilo gótico con revestimientos de cuero en las paredes procedentes de Córdoba (España); el comedor, presidido por un retrato de Carlos I, obra de Van Dyck; la magnífica biblioteca con unos 5.700 volúmenes (foto arriba), los más antiguos datados en el XVI; la sala de música, la de dibujo, la de fumadores y recorrer 12 de los dormitorios de la casa situados en la primera planta.
En los pisos inferiores se accede a los antiguos comedores del personal, las bodegas, salas de estar, áreas de servicios públicos y cocinas. En los tiempos del cuarto y quinto conde de Carnarvon, hubo hasta 60 miembros del personal viviendo en el castillo y sus alrededores. Atención porque la cocina de la serie fue recreada en el estudio de TV, no es la auténtica. Vale la pena visitar sus enormes jardines, donde además se puede llevar la cesta de picnic y almorzar en cualquiera de sus espectaculares rincones. Desde que se hizo popular la serie de la BBC, son muchos los que visitan este palacio para evocar escenas emblemáticas de Downton Abbey. En Navidad tienen un evento especial y a lo largo del año se organizan juegos de caza (Game Shootings) en su parque, para grupos de 25 a 30 tiradores.

Stirling Castle

0726_stirling

Encaramado en lo alto de una roca volcánica con vista al río Forth, fue uno de los castillos más importantes a nivel estratégico al proteger la puerta de entrada a las Highlands (Tierras Altas escocesas): Sus muros con cicatrices de batalla fueron testigos del salvajismo, la intriga, la alquimia, el adulterio y el asesinato. Este monumento nacional se encuentra rodeado por tres de sus lados por acantilados cortados a pico. 
El castillo de Stirling, que corona la ciudad con su mismo nombre, fue crucial en la historia de Escocia. Por ejemplo, tuvo un papel fundamental en las Guerras de Independencia locales, principalmente en la batalla del puente de Stirling, en la que William Wallace (cuyo memorial está justo enfrente) logró derrotar por primera vez al ejército inglés. También en la de Bannockburn, protagonizada por el otro héroe escocés, Robert the Bruce (su estatua recibe al visitante aquí), quien derrotó a los ingleses, logrando la independencia en una batalla épica y muy significativa. Posteriormente, este castillo también participó en los alzamientos jacobitas, que intentaron sin éxito de restaurar a la familia Estuardo en el trono. Debido a estas revueltas fue varias veces ampliado. 

0726_stirling

En la actualidad, en el antiguo edificio del rey James V (Jacobo) hay un pequeño museo con objetos de guerras y batallas. Allí el visitante se puede transportar al rico mundo de la realeza de Escocia en el siglo XVI. En la Capilla Real del castillo, espléndidamente decorada y amueblada, se hizo la coronación de Mary Queen of Scots (María reina de los escoceses), la famosa María Estuardo. 


A medida de que se recorren las instalaciones, personas vestidas de época les cuentan a los visitantes diferentes aspectos del palacio de las las intrigas que ocurrieron dentro de sus paredes. Es uno de los edificios renacentistas mejor conservados del Reino Unido y ha sido restaurado para que se vea como podría haber sido alrededor de 1540. Las cámaras reales incluyen las magníficas habitaciones donde los nobles y cortesanos se reunieron con el monarca o donde descansaron. También alberga réplicas pintadas de colores brillantes de los Stirling Heads en el cielorraso y los impresionantes tapices de Hunt of the Unicorn. 

0726_stirling

The Great Hall es el salón de banquetes más grande de Escocia (foto arriba); se utilizó para fiestas, bailes y concursos. Completado para James IV en 1503, tiene cuatro pares de ventanas altas en el extremo del estrado, donde se sentaron el rey y la reina, y fue calentado por cinco grandes chimeneas. Hay galerías para juglares y trompetistas. Las paredes exteriores son de un color distintivo, representadas hoy en harling Royal Gold, como lo hubieran sido en el siglo XVI.
Alberga un cuartel general y el museo del Regimiento del Ejército Británico, el Argyll and Sutherland Highlanders Regiment, aunque ya no tenga su base en el lugar. La mayor parte de los edificios principales del castillo datan de los siglos XV y XVI, si bien algunos son anteriores. El 1 de agosto volverá a abrir al público de 9.30 a 18 con un precio de entrada de 14 libras.

Galería de imágenes

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend