sábado 23 de febrero de 2019
14-11-2018 00:06 | TURISMO

Ciudades bellas del Adriático

Si bien Venecia es la más conocida, Dubrovnik en Croacia o Piran en Eslovenia no tienen nada que envidiarle.

Rivera del Brenta (Italia). Históricamente, en Venecia el verano empezaba oficialmente cada 13 de junio con un embotellamiento monumental en las aguas del Gran Canal, provocado por una flotilla de adinerados locales que se dirigían a sus villas ubicadas a orillas del río Brenta, un período de diversión que se alargaba hasta noviembre. La fiesta terminó con la llegada de Napoleón en 1797 pero todavía hay 80 villas en esta Riviera. La mayoría son de  propiedad privada pero hay cuatro abiertas como museo que se se pueden visitar.  Probablemente, la más romántica es Villa Foscari, diseñada por el arquitecto Andrea Palladio en el siglo XVI. Otros ejemplos: la rococó Villa Widmann Rezzonico Foscari. o la versallesca Villa Pisani Nazionale. www.veneciaturismo.com/riviera-del-brenta

1113_ciudadesadriatico

Dubrovnik (Croacia). Junto con Venecia, Dubrovnik es la otra gran joya adriática. No es ningún secreto. El extraordinario casco antiguo de la ciudad croata, cercado por macizas murallas defensivas, es una de esas maravillas que no se olvidan en la vida y que encierran la esencia profunda de una fantasía medieval frente al mar. Por eso no es extraño que en los últimos años este marco haya sido un escenario principal en las serie  “Game of Thrones”. También, a través de los siglos, fue inspiración para las obras de muchos poetas como Lord Byron. www.turismodubrovnik.com

1113_ciudadesadriatico

Piran (Eslovenia). ¿Venecia en Eslovenia? Así es. Y a menos de 50 kilómetros de Trieste, en el reducido tramo costero (46 kilómetros) por el que este pequeño país balcánico se asoma al mar. El bullicioso imperio comercial veneciano dejó su impronta en toda la costa adriática y Eslovenia tuvo la suerte de quedarse con el puerto medieval mejor conservado fuera de la ciudad de los canales. Aunque en Piran la concentración de turistas es casi como en Venecia, su bello entorno es un placer constante. Podremos comer marisco fresco en el puerto, perdernos por estrechas calles y culminar el paseo en su espléndida Plaza Tartini. La plaza refleja el espíritu del Adriático a la perfección: ovalada y pavimentada en mármol, en ella encontraremos algunos de los edificios más simbólicos de esta ciudad eslovena: el ayuntamiento, los tribunales, la iglesia de San Pedro o la casa Tartini, la más antigua de la plaza. Y muy cerca, el museo marítimo Sergej Masera en el Palacio Gabrielli, que resume los tres grandes elementos a los que Piran debe su existencia: el mar, la navegación y la sal.

https://www.turismoeslovenia.es/ciudades-de-eslovenia/piran/

1113_ciudadesadriatico

  Kotor (Montenegro). Todavía no es un destino turístico masivo y eso que es espectacular. En este puerto del Adriático se retrocede a esa Europa de ciudades amuralladas con foso, repletas de sombríos callejones e iglesias de piedra en cada esquina. El entorno, la bahía de Kotor, rodeada de montañas, es uno de los lugares más fotogénicos y curiosos del continente: un fiordo en medio del Mediterráneo. En el interior todavía quedan tiendas de toda la vida, cafés en plazas de adoquines y un laberinto de calles e iglesias. Hay pocos restaurantes pero muchas tiendas y mercados, resguardados tras los muros del Stari Grad (casco antiguo). Allí podremos probar quesos ahumados con nueces o pistachos, gotas de miel dorada y jugosos jamones, para ir después a las pequeñas bodegas y escuchar las recomendaciones de los lugareños sobre sus maravillosos tintos.www.turismomontenegro.es/ciudades-de-montenegro/kotor/

 

Galería de imágenes

Etiquetas:

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario