miércoles 29 de enero de 2020
06-01-2020 12:34 | TURISMO

Bariloche se luce en el verano con propuestas para todos los gustos

La emblemática ciudad enclavada en medio del Parque Nacional Nahuel Huapi ofrece un interesante y variado abanico de actividades nuevas o renovadas. Ver galería de imágenes

Con sólo 220 km² y una población estimada en 200.000 habitantes, San Carlos de Bariloche lo tiene todo. Históricamente conocida por sus actividades invernales, ya que posee el centro de esquí más grande de Sudamérica, recibe aproximadamente un millón de turistas al año, y cada vez más extranjeros llegan atraídos por la devaluación de la moneda y el aumento de rutas y frecuencias aéreas. Sin embargo, el verano es una estación que ofrece muchísimas propuestas y ventajas con respecto a otras épocas del año. Los días son muy largos, el calor no agobia y los atardeceres se disfrutan desde cualquier punto de la ciudad con una vista panorámica.

Opciones para todos

Vacaciones de lujo o estadía low cost, en la ciudad existe una enorme gama de actividades para recorrer la naturaleza desde distintos ámbitos. Trekking, mountain bike, kayak, stand up paddle, navegación, playas, rafting, cabalgatas, kitesurf, canopy, rappel, tirolesa, parapente, turismo rural y gastronómico.

0601_bariloche_verano

Se calcula que el 25 % de las actividades outdoor del país se hace en Bariloche, que desde 2012 es la capital nacional del turismo aventura. Si se suman todos los senderos con sus posibles combinaciones, la ciudad cuenta con 3.800 km de rutas para recorrer con total libertad. Además, posee una de las redes de refugios de montaña más grandes de la región. ¡Asombroso!

En la página www.barilochetrekking.com existe un mapa interactivo con muchas opciones que van desde dificultad baja hasta extrema. Se pueden descargar los recorridos con la distancia, el desnivel, la duración, recomendaciones, link para el registro de trekking y teléfonos útiles para emergencias.

Excursiones y actividades

Algunas empresas, como Wilderness Patagonia, ofrecen paquetes armados a medida que combinan distintas actividades. Por 90 dólares hay una propuesta que incluye trekking por el sendero del Brazo Tristeza (Cerro López), de baja dificultad, con degustación de platos regionales y cerveza artesanal en un lugar exclusivo de montaña con vista al lago Nahuel Huapi.

0601_bariloche_verano

Si se quiere ir por algo más clásico, al “Circuito Chico”, que recorre 70 km desde el centro cívico incluyendo distintos puntos panorámicos, se accede desde $ 700. El Circuito Grande, una excursión de día entero que incluye 240 km pasando por Villa Traful, Valle Encantado, dos de los Siete Lagos, Villa la Angostura, Lago Traful y Río Limay, sale unos $ 1.500.

También se puede visitar alguno de los ocho cerros de la ciudad. El Campanario ofrece la mejor vista 360º de Bariloche y se sube caminando o en aerosilla ($ 450). A una altura de 3.554 metros sobre el nivel del mar, el Cerro Tronador alberga siete glaciares y se puede recorrer caminando. En el Cerro López hay excursiones 4x4, caminatas y están los refugios Roca Negra y Encantado. El más cercano a la ciudad, Cerro Otto, posee numerosos senderos de montaña para practicar mountain bike y caminatas de corto recorrido. Se puede subir en teleférico.

Las actividades acuáticas son ideales para estos meses. Hay alquileres de kayak, duckies (kayaks inflables), tablas para stand up paddle o stand up rafting, lanchas y excursiones que incluyen traslado desde el hotel, equipos, guía y refrigerios (desde $ 1.500).

0601_bariloche_verano

En barco se puede llegar hasta la Isla Victoria para visitar el Bosque de Arrayanes o pasear por alguno de los siete brazos del Nahuel Huapi. Una excursión no tan conocida que vale la pena hacer es la de Exploración Brazo Tristeza, que parte del Puerto de Bahía López a bordo del Kaikén y recorre el brazo Tristeza hasta llegar a un bosque de coihues y alerces, donde luego de una caminata de baja dificultad se llega a la Cascada del Arroyo Frey. Incluye desayuno de ida y almuerzo con cerveza artesanal a la vuelta ($ 3.500).

A quienes les gusta pescar, la temporada va desde el 1 de noviembre a fines de abril. Se puede hacer pesca con mosca, spinning y trolling, de costa o embarcado. Salen percas, salmones, truchas, carpas y pejerreyes (permiso diario $ 190, semanal $ 380, temporada $ 760).

Comer y beber

Una característica barilochense y de la región en general es que intenta basar su gastronomía en los productos autóctonos y de temporada, lo que implica una doble ventaja: todo es fresco y se consiguen productos que no se ven en otras partes del país.

0601_bariloche_verano

Salmón, trucha ahumada, cordero patagónico, frutos rojos, buenos vinos pinot noir, licores, pastelería artesanal, curanto, hongos, dulces, cerveza artesanal y los mejores chocolates. Hay 350 restaurantes, 25 cervecerías artesanales y se producen 1.500 toneladas de chocolate al año. Por $ 1.800 por persona se pueden degustar platos de alta gama con bebida incluida.

Una de las experiencias más interesantes son los siete pasos de Quiven Patagonia House Kitchen, un restaurante de cocina de autor en el que no se sabe el menú hasta la hora de comer (Tel.: 0294 15-4771067, con reserva previa).

También, en el emblemático Hotel Llao Llao hay cuatro restaurantes que se dedican a distintas especialidades. Recientemente abrieron una cervecería que marida cervezas con sushi patagónico y tapeo. Además, cuenta con una cava de 120 etiquetas y un vino que la bodega Norton elaboró exclusivamente para el hotel ($ 1.500 la botella en la tienda).

Para los amantes de la cerveza, se pueden realizar algunos tours como el de Bariloche Beer Experience, que dura cinco horas y se visitan las fábricas de las cervecerías Gilbert, Wesley y Patagonia, finalizando con una cena de tres pasos y vista panorámica del lago Moreno (desde $ 3.000).

El Bolsón, El Hoyo y Lago Puelo

A sólo 130 km de Bariloche se encuentran estas tres ciudades de la Comarca Andina, un lugar mágico caracterizado por la producción de lúpulo, tulipanes, frutas finas, quesos artesanales y cerveza. En Lago Puelo también se encuentra la primera destilería de single malt de la Argentina, La Alazana, donde se pueden hacer visitas guiadas y probar el exclusivo whisky elaborado bajo estrictas normas escocesas (desde $ 4.700 la botella).

Otro lugar único es el Laberinto Patagonia, un enorme predio inaugurado en 2013 que aloja un laberinto de 2.500 metros hecho de cupressus (cipreses). No es tan fácil encontrar la salida, pero la recompensa es pastelería casera, jugos y variedades de té (Entrada $ 380, menores $ 260).

Para vivir una experiencia personalizada y rodeado de naturaleza, a cinco kilómetros de El Hoyo hay una chacra con huerta orgánica anclada en medio de la montaña, donde se puede pasar el día haciendo distintas actividades: experiencia de trabajo en chacra, recorrida, charla de permacultura, almuerzo con productos recién cosechados, cabalgatas, trekking, servicios de cocina para grupos, taller de alimentación, clases de yoga y meditación, masajes (desde 30 dólares). También se pueden alojar en alguna de las dos cabañas, totalmente equipadas, desde $ 4.000 por dos personas.

Antes de volver a Bariloche, vale la pena hacer una parada en Jauja, una de las heladerías más emblemáticas de la Patagonia que, desde 1982, fabrica helados artesanales con productos de la zona, como el de calafate y leche de oveja, el de cassis, el de mate cocido y tres de azúcar, el de flor de lúpulo, o el del huerto, que sólo se consiguen allí. Sin duda, el verano barilochense viene con todo. La ciudad puso y sigue poniendo lo mejor para que los turistas disfruten a pleno.

Galería de imágenes

Etiquetas: Bariloche Comarca Andina Trekking Rafting Parapente Nahuel Huapi
Noelia Fraguela

Noelia Fraguela

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario