Miércoles 28 de julio de 2021
PESCA | 28-09-2020 17:47

Pescaron una carpa de 39 kilos en Córdoba

Un pescador de Villa Carlos Paz logró el ejemplar que muchas veces soñamos. Una carpa de dimensiones poco frecuentes en nuestro país, pero que, en realidad, no es de las más capturadas.

La pesca se realizó en cercanías del Puente Cassaffousth, poco antes de que el Río San Antonio desemboque en el Lago San Roque y la pieza fue capturada por Leonardo Roldán, un ejemplar que pesó 39 kilos y, que, al decir de las fotos, se trataría de un ejemplar la familia del Amur, también conocido como Sogyo, Salmón siberiano o Carpa herbívora, el cual es un ciprínido que muchas veces es confundido con la carpa común (Cyprinus carpio), pero nada tiene que ver uno con otro. Esta es una especie herbívora, longeva, que alcanza tamaños increíbles, a la que, en un principio, los utilizaron para la limpieza de la vegetación en los embalses. A la hora de la pesca es un pez muy resistente, de una fuerza increíble, de corridas rápidas, incansable, un verdadero torpedo, según consignan nuestros amigos de Undercarp, referentes en el país en la pesca de Carpas. Debido a su dieta y a ser un pez desconfiado es muy difícil de pescar con montajes de anzuelo simple y carnada, por lo general la mayoría de los ejemplares vistos en fotos son cazados con chuzas y lanzas o robados con robadores.

2809_pesca_cordoba

Leonardo explicó al portal Carlos Paz Vivo horas después de la captura que no fue casualidad: “Yo ya las había visto, hace dos días atrás, había visto varias, normalmente se ven cuando queda bajo el lago y tienta a querer pescarlas de alguna manera”, el pescador ya había logrado una de 22 kg en 2017. En cuanto al equipo, indicó que usó algo “muy liviano para que no corte, sea más flexible todo, que amortigüe bien”, en la tarde del jueves, Leonardo se dispuso a pescar desde el puente e intentar capturar uno de esos peces gigantes que ya tenía vistos. “Tiré varias veces y en una la enganché. Estuve como 25/30 minutos peleándola”. Luego de esta pelea y cuando el pez estuvo lo suficientemente cansado, uno de sus compañeros se metió al agua para poder sacarla. “Lamentablemente, una vez que se entregan se mueren, no pudo volver al agua”. Leonardo aclara esto porque es un pescador deportivo de muchos años de pesca de truchas donde la pesca y devolución es ley. “Empecé desde muy chiquito, me contagió la pesca mi papá, él falleció cuando yo tenía 6 años, pero antes, a los 5 ya iba a pescar con él”. Luego su primo, muy compañero de su padre, era quien lo llevaba.

Fuente: CarlosPazVivo

También te puede interesar

En esta Nota

Jorge Virgilio

Jorge Virgilio

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend