Martes 2 de junio de 2020
PESCA | 07-04-2020 20:17

Pescadores piratas “cazan” en el Paraná desafiando la cuarentena

Los ríos Paraná y Uruguay están siendo diezmados por pescadores furtivos que “cazan” surubíes, dorados, bogas y tarariras con palos y armas de fuego ante la bajante del agua, violando la cuarentena y las reglamentaciones vigentes. Imágenes y videos de alta sensibilidad, no aptos para menores de edad.
Ver galería de imágenes


Atención: todas las imágenes y videos de esta nota no son aptos para menores y pueden herir la sensibilidad del lector.

 

La información suele ser reiterativa, pero lo que abunda no daña, sino que en ocasiones ayuda a tomar conciencia. Ya publicamos varias notas acerca de la bajante histórica de los ríos Paraná y Uruguay, de los estragos que está causando y hasta de la aparición de una lancha fantasma como hecho de color entre tantas malas noticias.

Y si bien todo pasa, no podemos evitar mencionar desde esta tribuna que predica la pesca deportiva con devolución, acorde a los reglamentos provinciales vigentes, que en el río Paraná a la altura de Monje, Santa Fe, y en otras zonas de las costas de Entre Ríos y Corrientes, pescadores furtivos están haciendo una impresionante matanza de surubíes, violando no solo la cuarentena impuesta por el Gobierno Nacional, sino la ética deportiva, los reglamentos vigentes, y ocasionando un increíble perjuicio a la ecología, al turismo, al comercio y a los guías de pesca.

Con el agua tan baja los peces nadan en charcos y son presas fáciles de personajes sin escrúpulos que los cazan al estilo indio (con lanzas, a palazos, algunos con redes y otros con armas de fuego) y luego los dejan tirados o los venden a pescaderías y mercados cómplices que los revenden sin el mínimo control sanitario. Esa no es la pesca de supervivencia que el decreto presidencial de aislamiento social y la Prefectura avalaron en su comunicado. Esto es piratería de los ríos. Es robarle a la naturaleza su bien más preciado sin que las autoridades intervengan en el asunto. Entendemos que hay otras cuestiones sanitarias más importantes, pero esta no debería escaparse porque implica una triple falta: el furtiveo, la violación de la cuarentena y la comercialización ilegal (impositiva y bromatológica), con lo cual la Ley debería caer con más fuerza sobre estos personajes que merecerían abultadas penas económicas y legales.

En las redes sociales abundan decenas de posteos de pobladores y guías de la zona litoraleña indignados por la matanza. Llegan también a esta redacción fotos y videos de una crudeza impublicable: mayormente cacerías indiscriminadas de surubíes, pero no son los únicos. También corren la misma mala suerte dorados de todos los tamaños, bogas, tarariras… 

En este momento guías y cabañeros tienen la prohibición de trabajar, y lo afrontan por el bien común nacional con sus recursos personales, pero pareciera que los furtivos tienen vía libre para hacer comercio con semejante desastre ecológico. No hay control. No hay penas. No hay embargos. No hay detenidos. Alzamos el reclamo para que se encuentre una urgente solución a esta matanza. Nuestro ríos merecen el cuidado de todos, no ser pasibles de la viveza y el mal actuar de unos pocos. Cuidemos el Paraná. Cuidemos el Uruguay.

Debajo, videos realizados por periodistas especializados, pescadores y guías de pesca solicitando el cuidado del Paraná y que se detenga la matanza indiscriminada de peces a causa de la bajante: Julio Pollero, Néstor Saavedra, Bruno Zvicer, Rubén Casares, Victoria Juana, Matías Jalil, Diego Guaper, Pablo Di Santi y los River Rats.

Por Julio Pollero y Victoria Juana.

Galería de imágenes

Julio Pollero

Julio Pollero

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario