jueves 21 de febrero de 2019
21-01-2019 02:00 | PESCA

Pesca de truchas: una cuestión de distancia

Relevamos un lago y dos ríos en Chubut, dónde obtuvimos salmónidos poniendo a prueba equipos, líneas, moscas y distintas estrategias. Ver galería de imágenes

La distancia es importante. Llegar bien a donde queremos sin ser percibidos, en este juego de engañadores y engañados, es más fácil si entre pescador y presa potencial media una distancia apreciable. Por eso, quien lanza mejor y más lejos, aumenta sus chances. No quiere decir que siempre se cumpla. La pesca es muchas veces caprichosa e impredecible y entran a tallar otras variables como la fortuna, la famosa suerte del principiante y otros caprichos de la naturaleza que hacen que las recetas y los libros deban quemarse a menudo. Pero la lógica, si es que existe, indica que la distancia es importante y acrecienta las probabilidades de éxito.

Mantenerse a distancia es primordial en ámbitos de aguas quietas y más en días calmos y sin oleaje, cuando todo queda expuesto a la transparencia extrema del agua y del aire patagónicos. Imposible escondernos ahí y una buena lejanía del sitio elegido logra disimularnos mejor. En esos momentos, los salmónidos magnifican sus recaudos, extreman sus precauciones y son capaces de rechazar un bocado apetecible si algún detalle “no les cierra”.  Más de una vez hemos presenciado cómo una buena trucha sigue a una mosca por varios metros, abortando su ataque a escasa distancia del pescador, precisamente al notar su presencia. Por eso también un engaño lanzado lejos permite mayor trayecto de pesca segura en el agua. A pesar de que se pueda lograr la distancia segura, no hay que dejar de ser cuidadosos, con precaución al remar y al moverse sobre el bote. La más mínima torpeza puede alertar a las truchas o, al menos, hacerlas aumentar su actitud de recelo.

0121_Rica variada en mar planchado

En esta oportunidad estábamos pescando en aguas quietas con Tito Tagle y Patricio Graziosi, más precisamente en el lago Epuyén. Un espejo de algo más de 1.700 ha y una profundidad media de 150 m, ubicado en proximidades de la localidad homónima y de El Hoyo, desde donde se accede por el balneario de Puerto Patriada. Este lago forma parte de la cuenca del río Puelo, ya que el río Epuyén, que lo desagua, desemboca en el lago Puelo y termina conduciendo sus aguas al Océano Pacífico chileno por este notable río. Un espejo donde está prohibida la navegación a motor y que nos despertaba una gran curiosidad ya que nunca lo habíamos relevado antes. “Nunca se va tan lejos como cuando no se sabe a dónde se va”, diría Octavio Paz, siguiendo con la temática de la distancia y este pesquero nuevo para nosotros.

0121_Rica variada en mar planchado

Seis de base

En cuanto a equipos, hay que tomar como base un #6, pudiendo aumentar a #7 y hasta #8 o disminuirlo a un #4 o #5, de acuerdo con el gusto y preferencia del pescador y el clima (fundamentalmente al viento que a veces se impone más que el tamaño de las truchas). Hay que considerar el largo del líder y el grosor del tippet, que es el tramo final donde se ata la mosca, que puede ser una Woolly Bugger, una Zonker, Matuka o una Egg Sucking Leechs, estrímeres muy efectivos para pescar en orillas, a veces recogiendo rápido ni bien cae y otras dejando bajar un poco para que la mosca profundice. En cuanto a ninfas, las más grandes y con patas de goma como las Montana Rubber Legs, Bitch Creek o Yuk Bug suelen dar muy buenos resultados.

El lago Epuyén tiene buenas arco iris que habitualmente se mueven bastante abajo, lo que nos impone a buscar la acción en cotas profundas. Las líneas densas y pesadas sirven para arrastrar la mosca rápido hacia abajo, por lo cual es necesario que el líder no sea demasiado largo, del orden de 1,5 a 1,8 m, así baja al ritmo de la línea. En cuanto al tippet, merced a una menor visibilidad por la hondura, nos da la ventaja de poder utilizar alguno un poco más grueso, por ejemplo un 2 X a 1 X.

La estrategia fue ir remando paralelo a la costa y lanzando hacia los accidentes de la orilla –pedregales, troncos, veriles abruptos, chorrillos, etc.– y muy cerca de la vegetación ribereña, con líneas de hundimiento y estrímeres o ninfas grandes. Por consejo de Tito y teniendo en cuenta que este lago tiene mucha peladilla –Aplochiton sp.–, logramos las mejores arco iris con estrímeres blancos de buena silueta.

0121_Corvinas negras: la sorpresa del río Salado

Flotando el Carrileufú

Para el segundo día, después de un reparador descanso y un exquisito desayuno con dulces regionales caseros en las Cabañas Elal de El Hoyo, el plan era relevar dos ríos. Comenzamos flotando el Carrileufú por la mañana con el experimentado guía Bruno Flores. En algunos lugares nos detuvimos y vadeamos, y en otros fondeamos y prospectamos puntos clave del río hasta dar con explosivos piques de salmónidos. Fundamentalmente arco íris, alguna marroncita y un par de salmones encerrados, pequeños pero muy luchadores.

Aguas abajo de la confluencia con el Pedregoso es un excelente lugar para probar distintas ninfas con línea de flote, líder de 9 o 10 pies (1 pie = 0,3048 m), tippet 4X o 5X e indicador de pique (strike indicator). Es un tramo del río bien limpio y oxigenado, donde hay nutridas colonias de simúlidos –moscas negras– cuyas larvas se adhieren a los fondos y, a medida que van concluyendo la metamorfosis, emergen con forma adulta hasta convertirse en pequeñas moscas muy oscuras que las truchas, los salmones y las percas no dejan pasar así nomás. La Prince es una ninfa que imita bastante bien la forma rechoncha de este díptero.

Por la tarde del mismo día cambiamos de estrategia y de río, nos fuimos a caminar y vadear el Pedregoso, de menores dimensiones pero aguas más rápidas. Y ahí pudimos poner a prueba estrategias de pesca bien variadas, con estrímeres, ninfas y hasta secas, agudizando la precisión, sorteando obstáculos y, en muchos casos, aumentando la distancia para tentar a las buenas truchas de este interesante curso. Con la convicción de que la única distancia que hay que achicar a toda costa es la que nos separa de nuestros sueños.

 

Galería de imágenes

Etiquetas: Truchas CHUBUT Pesca Ríos
Alejandro Inzaurraga

Alejandro Inzaurraga

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario