domingo 16 de junio de 2019
29-12-2018 22:19 | PESCA

Cómo descubrir las prestaciones de las cañas

Un pequeño detalle en el cuerpo de una vara de pesca nos describe para qué ha sido diseñada. Entenderlo es fundamental para una compra acertada. Ver galería de imágenes

Cuando entramos a una casa de pesca o a una página web a comprar una caña, lo primero que miramos es su estética. Si es linda, si entra por los ojos, hay muchas chances de que la adquiramos. Lo mismo hacemos, por ejemplo, con un auto, aunque en este caso, quizá por una cuestión de precio más alto, consideramos otros elementos, como las prestaciones. En verdad, con las cañas también deberíamos buscar sus características para decidir si vale la pena invertir dinero en ellas. ¿Adónde conseguir estos datos?

Las buenas cañas, especialmente para pesca con artificiales, tienen una etiqueta pegada en el cuerpo, casi siempre un poco arriba del mango pero, en algunos casos, en la parte inferior, cuando éste no la envuelve totalmente. Allí se encuentran todos los datos que precisamos conocer, una especie de cédula de identidad de esa unidad. Vamos a repasar los que atañen a las cañas de spinning y de baitcast. Escribiendo en esta revista Diego Flores, dejo en sus manos los datos de las cañas de mosca.

 

Primer código
Normalmente, el primer ítem que aparece y el que está escrito con caracteres más grandes es el código de esa caña, casi siempre compuesto de una o más letras y algunos números. Es habitual que se las identifique con el nombre de la fábrica y el del modelo. Como los autos: IKA fabricaba la Estanciera, el Baqueano, etc. Sin embargo, existe también un código alfanumérico que nos indica, casi siempre, el largo de la caña en pies y pulgadas (1 pie: 0,3048 cm; 1 pulgada: 2,54 cm) más la cantidad de tramos. Por ejemplo, EA86M-MFS-2 es una caña de 8 pies y 6 pulgadas, de dos tramos. A veces, las últimas letras nos remiten a la potencia y la acción, asuntos que veremos más adelante. Un caso: TSS54ULF es una caña de 5 pies y 4 pulgadas, ultralight (UL) y de acción rápida (F, de fast). Las letras C (casting o baitcast) y S (spinning) suelen indicar para qué modalidad de pesca ha sido diseñada. Pero, no nos apresuremos y permítame que lo acompañe en esta compra, como si ambos estuviésemos compartiendo el placer de elegir una caña en una casa de pesca. Más placentero será si hace la compra que más lo satisfará en el agua. Sigamos mirando la etiqueta. Aunque el largo se encuentre escondido en el código del nombre, siempre aparece en un apartado especial donde los guarismos preceden a los símbolos o primas: ’ significa pie y ” pulgada. Así, por ejemplo, 5’ 4’’.

En otro sector de la etiqueta está la medida de la línea recomendada, expresada con dos números separados por un guión y en libras. En nuestro país, tradicionalmente se midió el nailon, antecesor lejano del multifilamento, en milímetros de su diámetro (0,20, 0,50, etc.). Sin embargo, este dato ha ido perdiendo precisión, ya que, con las nuevas tecnologías, se logran líneas muy finas con mucha capacidad de tracción y, por tanto, elegir por el diámetro puede ser engañoso. Por ejemplo, un multifilamento de 0,30 mm no equivale para nada a un nailon del mismo diámetro y muchas veces hay variaciones entre distintas marcas de líneas. Debido a esta razón siempre es mucho más precisa la medición en libras (1 libra: 450 g), que se usa en otros países.

Un ejemplo de lo antedicho:
Nailon Máxima de 20 libras o 10 kilos tiene 0,42 mm de diámetro.
Nailon Sunline de igual libraje tiene 0,37 mm de diámetro.

Cuando una caña está recomendada, por ejemplo, para líneas de 12 a 20 libras, significa que, dentro de estos límites, alcanza su mejor rendimiento. Usar una línea menor de 12 libras hará que no trabaje bien la caña. Usar una línea mayor de 20 libras hará que la caña, en caso de excesivo esfuerzo, se transforme en el fusible, o sea que se rompa ella antes de que se corte la línea. De todas maneras, atención a este dato: una caña de 20 libras (9 kilos) no implica que no sirva para peces mayores ni que no la rompa un pez chico si se la usa mal. Es una referencia vinculada con la tracción en el agua, sin oposición de correntada ni yuyos ni nada. Para la mejor eficacia en el uso de la línea hay que hablar del reel y sus frenos, tema que excede a esta nota, ya que sólo estamos eligiendo cañas.

Otra indicación es el peso del señuelo para el que ha sido diseñada. Se lo expresa en onzas (1 onza: 28 g) y, al igual que la resistencia de la línea, se indica una cantidad mínima y una máxima, separadas por un guión. Usar un señuelo o una carnada natural menor que ese peso, dificultará el lanzamiento y la caña no responderá. Utilizar un peso mayor da la posibilidad de que, en la maniobra de cargar la caña en el aire, se rompa en el lugar de flexión. Con un par de letras o una letra mayúscula se indica la potencia de la caña, es decir, la presión que hay que ejercer para doblarla. El espectro convencional va de UL (ultralight o ultraliviana) a XH (extra heavy o extrapesada) pasando por L (light o liviana), ML (medium light o medio liviana), M (medium o media), MH (medium heavy o medio pesada) y H (heavy o pesada).

1229_Cómo descubrir las prestaciones de las cañas

Tiempo es acción
La acción de una caña se indica con una o dos palabras. Por acción se entiende el tiempo que tarda una caña para recuperar su rectitud una vez que se la deja de flexionar. Como es tiempo, se mide con palabras vinculadas con el paso de las milésimas de segundo: S (slow o lenta), M (moderada), MF (moderada rápida), F (rápida) y XF (extra rápida). Las dos últimas se doblan prácticamente sólo en el último tramo más cercano al puntero, por lo que también se las llama cañas de acción de punta. Como se doblan poco, digamos no más de un 25 por ciento de la caña, vuelven rápidamente a su posición recta. Por el contrario, una caña lenta se dobla desde muy cerca del mango, de un 60 a un 80 por ciento del largo de la vara. Así se convierte en un gran arco y, por eso, en la jerga de los pescadores se la llama parabólica.

Por supuesto que hay otros elementos que tienen que ver con las cañas: pasahílos (patas, pastilla, atado), puntero (similares al anterior, pues es un pasahílo especializado), portarreel (a cremallera o rosca), mango (tamaño, composición, distancia hasta el regatón, distancia hasta que empieza la caña desnuda) y cuerpo (composición, conicidad, ancho de la pared, etc.). Sin embargo, básicamente los datos de la etiqueta pegados en el cuerpo son lo que necesitamos para saber si esa caña se ajusta a lo que pretendemos. Obviamente, con toda la información agrupada tendremos una visión completa, aunque siempre, siempre, los pingos se ven en la cancha. La flecha es muy importante pero el que da en el blanco, o no, es el indio.

 

Nota completa en Revista Weekend del mes de Enero, 2019 (edicion 556)

Galería de imágenes

Etiquetas: PESCA Cañas
Néstor Saavedra

Néstor Saavedra

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

MÚSICA

Cande Zamar

Escuchá el tema "Post Espante".

Espacio Publicitario