Viernes 7 de mayo de 2021
PESCA | 04-05-2021 12:19

Pejerreyes de 4 cifras en la laguna La Picasa

Tras varios meses sin visitar este espejo, decidimos regresar para volver a tentar a las flechas de plata. Una pesca muy movida que nos dejó increíbles sorpresas.
Ver galería de imágenes

Fueron cinco largos meses sin volver a pescar a la laguna La Picasa, hasta que decidimos volver este año. ¿Por qué? Porque te vuela la cabeza la sensación latente de sacar un pejerrey de cuatro cifras, algo que por 3 años se me viene negando, lo máximo fue uno de 990 gr. El día elegido fue el 2 de abril, día de los veteranos de Malvinas. ¿El lugar? El pesquero El Amanecer. Fuimos invitados por Rodrigo, el pronóstico era soñado y no fallo en lo más mínimo: día soleado de uno 26º de máxima con vientos que soplaban del sector noreste toda la jornada.

El equipo esta vez fue de dos: quien redacta, Ariel Cabrera, y Gastón. Al llegar al pesquero el amanecer nos agradó mucho ver la cantidad de pescadores que había, el muy buen canal y embarcadero nuevo que se había construido, ya que la laguna bajó mucho (casi 2 metros). Tuvieron que hacer casi todo de nuevo. Aplausos por no rendirse.

Bajamos con mucha comodidad. Una vez en el canal vimos que otras embarcaciones tuvieron ciertas dificultades para navegar. Un consejo: la mejor forma de emparejar la embarcación para que la popa o el motor no busque encallar es nivelar los pesos llevando gente sobre el tambucho de proa.

0405_pesca

Una vez superado el canal, la navegación se hace sin problema. Traten siempre de pasar lo más lejos posible del monte de palos secos y las islas, ya que es una zona de muchos palos, plantas y alambres. Como referencia, desde el embarcadero se puede ver un tanque australiano muy grande, ese tanque marca casi la mitad de la laguna en dirección casi recta al puente de las vías. Nosotros elegimos pescar pasando esta referencia. En la zona que nosotros conocemos como la costa de las calmas, a unos 2.000 metros de esta, sean prudentes y presten atención con los palos.

La primera parada fue un poco más cerca del medio. Usamos cañas de 4 m y líneas largas, porque nos permiten que el día que la ola se hace grande la línea no se monte completa y navegue mejor, dejándonos siempre una boya a la vista. Utilizamos carnadas grandes, muy grandes.

Al primer dientudo o peje chico lo sacrificamos para poder hacer filet y encarnar en sanguchito, una plateada enhebrada y un filet colgando es la forma más efectiva para encontrar el trofeo. Recuerden que con esta forma, si bien pueden tentar al grande, también les mermará un poco el pique, por lo tanto traten de hacerlo en un solo anzuelo y los demás con dos mojarras para no mermar tanto.

0405_pesca

Pusimos anzuelos 2/0 para poder cargarlos con esta cantidad de carnada. Luego de una hora, o un poco más, en el primer lugar elegido (al este del medio de la laguna) decidimos corrernos un poco más hacia el monte de las calmas. Ahí los resultados fueron casi instantáneos y la calidad del peje mejoró en las primeras capturas. Habían pasado unas horas ya con muchísimo pique de pejes que oscilaban entre los 350 y 500 gr. Una actividad casi incesante y muy entretenida con excelentes batalladores.

Un pique salió de lo común, una llevada larga le ganó a la ansiedad y clavó en el momento exacto. El reel patinó, mucho salto y corrida. Gastón manoteó la Gopro y empiezó a retratar el momento sin saber que la misma había quedado en stand by. No perdimos de retratar toda la batalla épica que este peje nos regaló, hizo como tres corridas con patinada de freno sin acercarse al trucker. Una vez que lo hizo, Gastón lo metió en el copo y nos dimos cuenta de todo lo que hubiese sido: un vídeo hermoso. La prendimos y retratamos la captura, un pejerrey de 1,1 kg. Sí, así es, ¡había llegado a las 4 cifras en la Picasa!

Después de esta captura el pique continuó con dobletes y muchísima actividad. La jornada terminó de la mejor manera, justo al final logramos clavar varios ejemplares de medio kilo. Una de las mejores jornadas en esta laguna. Fue tal la adrenalina que nos generó esta pesca que al salir conseguimos una habitación en el hotel Altos Verdes para volver a pescar al otro día.

 

Gentileza de Oscar Ariel Cabrera de Laguneros Argentinos para Sentí la Pesca.

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniel Rodríguez

Daniel Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend