Thursday 20 de June de 2024
PESCA | 26-08-2023 10:00

Opción cercana, gasolera y con buen pique en el río Salado

Cerca de Ernestina, los pejerreyes siguen presentes y aparecen en distintas modalidades, brindando una buena opción para planificar una salida de bajo costo y muy entretenida. Por: Horacio Pascuariello.
Ver galería de imágenes

El trazado de nuestro rio Salado en la provincia de Buenos Aires viene sufriendo modificaciones debido a los trabajos de saneamiento hidro ambiental y manejo integral de la cuenca, alterando algunos de los ámbitos de pesca. Así que, por esta razón, decidimos chequear distintas zonas y ver qué posibilidades teníamos de dar con buen pique.  

2608_salado

Para ello elegimos Ernestina, una zona ubicada entre las localidades de Elvira y Pedernales, a unos 200 kilómetros de CABA. Un destino al que llegamos tranquilamente en dos horas transitando la Ruta 205, con parada incluida para llenar el termo: Además nos encontrarnos con nuestro amigo y, de ahora en más guía de la zona, Javier Geremia, quien además de tener una excelente mano para la gastronomía, tiene un buen ojo para elegir sectores rendidores. 

2608_salado

Lo seguimos por un largo camino rural que poco a poco nos fue acercando a un recodo del río Salado que, después de una bajada, permite costearlo por un firme camino de arena y piedra, algo que valoramos porque debimos cargar todos los elementos necesarios hasta el lugar de pesca (salvo las heladeras y alimentos, de los cuales se ocupó Javier, un servicio fundamental y que ofrece en las guiadas). 

2608_salado

Una vez allí, improvisamos un prolijo campamento para proteger la pequeña cocina y demás elementos del viento, y nos dedicamos de lleno a la pesca, en este caso, de pejerreyes.Nos dividimos, utilizamos líneas de media agua, otro de fondo y Javier de flote, lo mismo hicimos con las carnadas que alternamos, teníamos mojarra salada (esta difícil conseguir viva en la ruta) pequeños panzudos, filet en conserva y lombriz. 

2608_salado

Tuvimos el viento en contra, así que nos costó ganar distancia, sin embargo en cuanto el sol entibió la mañana, se dieron las primeras capturas de fondo con bagres bien potentes y muy robustos que preferían curiosamente la mojarra a la lombriz para alimentarse, también combinándolo con filet logramos piques. Después fue el turno de los pejerreyes que, en su mayoría, eran medianos, de medida, gorditos y vivaces, aunque con el viento y el movimiento del agua costaba ver cómo llevaban las boyas. Sin embargo, ya nos entretenían la jornada. Aún cuando tuvimos cortes en las bajadas que hicieron desaparecer anzuelos, no pudimos dar con otras especies que tal vez, a pesar de la baja temperatura, podían aparecer, como carpas, dientudos o algún patí. 

2608_salado

A eso de la cuatro de tarde decidimos volver, levantar nuestros residuos en bolsas, apagar el fuego y desandar el camino después de disfrutar una jornada a plena naturaleza con buen pique y la satisfacción de haber devuelto todos los peces que obtuvimos sanos a su medio. Hay que mencionar que, incluyendo el almuerzo que nos brindó Javier, quien además nos orientó en la pesca, la salida fue muy económica y entretenida en cuanto a la pesca, un tema que no es menor en los tiempos que vivimos y que les dejamos como alternativa en los meses venideros. 

Servicios:

  • Guiadas de Javier Geremia. Tel.: (02346) 303932. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend