Lunes 2 de agosto de 2021
PESCA | 05-04-2021 17:21

Nos despedimos de las tarariras con una salida muy exitosa

Nos fuimos a una laguna en las cercanías de Comodoro Py, a kilómetros de Bragado, para ir a tentar a las taruchas. Una salida con complicaciones, pero que demuestra que siempre hay premio para los que tienen paciencia.
Ver galería de imágenes

Coordinamos con Andrés Bachello para hacer, lo que podría ser una de las últimas salidas de pesca de tarariras. Andrés vive en 9 de Julio, conoce al detalle muchas lagunas y espejos de agua en su zona como en Bragado, así que eligió un buen lugar en cercanías de Comodoro Py (a kilómetros de Bragado), entre ambas localidades. Fuimos preparados para hacerles unos tiritos y ver si se seguían alimentando o preparándose de a poco para invernar.

Partimos de Ciudadela junto a mi amigo Diego Pérez. A las tres horas de viaje nos encontramos en la ruta, ya eran como las 8 am. A la partida se sumaron Andrés de Andres Pesca y Marcos Méndez, mejor conocido como Markitosmendez.

Tomamos un camino vecinal de tierra de unos 6 kilómetros. Cruzamos un par de tranqueras hasta que dimos con un espectacular espejo rodeado de altos juncales, los atravesamos y con los waders listos comenzamos a vadearla.

0504_pesca

El agua estaba muy cristalina, todos los sectores tenían vegetación sumergida salvo en el medio, pero ahí no accedimos. Solo nos metimos hasta la cintura, que debería tener más de 2 m. Por más que le faltara bastante nivel de agua, la pesca se podía realizar perfectamente.

Comenzamos a vadear a unos metros de la costa con artificiales de superficie como los Payo, Rubi y VML, que son los que mejores resultados nos dieron a todos. Era imposible utilizar de media agua o profundidad.

La mañana se presentó muy ventosa y rizaba demasiado la laguna. Creemos que fue la causa de la poca actividad que tuvimos a primera hora, las buscamos por todos lados cambiando de espejos tras largas caminatas. Fue al mediodía que decidimos hacer un alto y comernos una exquisita picada que preparo Andrés, fiambres y quesos caseros salieron a la cancha mientras nos sentamos cómodamente a la sombra de una gran sombrilla. Estuvo en todos los detalles.

0504_pesca

Después de las 14 volvimos al ruedo. Hicimos otra buena caminata hasta dar con el lugar adecuado, aunque los piques seguían escasos. Teníamos pensado terminar la jornada de pesca a las 17, Andrés y Marcos decidieron partir mientras que Andrés Bachello, Diego y quien escribe nos quedamos hasta la hora mágica, medio calentitos por no realizar una pesca en cantidad y calidad. Fue lo mejor que nos pasó, la laguna se plancho y comenzamos a tener ataques continuos uno tras otro.

Lo extraño fue que debíamos hacer lances largos de no menos de 50 m, ahí recibíamos todos los ataques. Lo increíble de todo esto fue que al estar la laguna planchada veíamos como venían nadando detrás del señuelo como un submarino.

 En varias oportunidades podíamos ver cómo le erraban al bocado. Fueron dos horas a pura paliza. Cambiábamos de artificiales y color cuando hacían un parate. Las que más comían y estaban activas eran las chicas, las más grandes estaban escondidas debajo de la vegetación y no les daban tiempo. Obviamente todas y cada una de las capturas las devolvimos a su hábitat.

0504_pesca

Una jornada de pesca increíble, nos llevamos la experiencia de estar pescando en esos lugares que pocos conocen y sin servicios, solo nosotros, el campo y los charcos de agua. Estas localidades, como seguramente otras de nuestra provincia, tienen muchísimos lugares sin explorar. Les recomiendo experimentarlo, sea por algún dato que le puedan ofrecer algunos pescadores o propietarios de campos, o llenar el tanque del vehículo, ver Google Maps y salir a recorrer, a conocer nuevos lugares.

Un gran agradecimiento a Andrés Bachello por ser un gran anfitrión y estar atento a todos nosotros, que se repita.

Galería de imágenes

En esta Nota

Daniel Rodríguez

Daniel Rodríguez

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend