Thursday 18 de April de 2024
PESCA | 09-12-2023 10:00

El pejerrey empezó a comer tras el desove en Cuero de Zorro

Volvió a afirmarse el pique en esta laguna aledaña a Trenque Lauquen, espejo que venía de capa caída en las últimas semanas, pero que termina el año con buenos rindes. Claves para no fallar. Por: Luis Ventimiglia.
Ver galería de imágenes

Los fuertes vientos nos habían obligado a suspender la salida en dos ocasiones, en tiempos que la veda nos obligaba a pescar sólo los fines de semana, momento en que se les ocurría soplar con intensidad. Finalizada la misma, y con pronóstico de buen clima, pudimos realizar la nota pendiente con el amigo Matías Pinto, guía en laguna Cuero de Zorro, del lado de Trenque Lauquen.

Partimos el sábado pasado junto a Carlos Sosa, Roberto Metteucci, mi hijo Enzo y quien les narra esta salida, Luis. Como el viaje era un poco largo, decidimos llegar el sábado a la tardecita, pernoctar en los dormís de la laguna y poder arrancar a pescar bien temprano. Matías y un grupo de pescadores de Junín nos esperaban con un tremendo asado, el cual disfrutamos, para luego descansar para arrancar con pilas el domingo.

0612_cuerodezorro

Despertamos a las seis de la mañana, compartimos un buen desayuno y comenzamos a cargar nuestros equipos al trucker. Un consejo importante para los pescadores que visitan lagunas y van a pescar en forma particular, es recomendado antes de comenzar la jornada, hablar con lugareños o guías que tienen muy clara la situación de los ámbitos por estar pescando muy seguido en ellos. Estos podrán darles al menos dos datos que serán útiles. Uno es en qué sectores de la laguna está picando el pejerrey y el otro, a que profundidad pico el día anterior. Estas respuestas les harán ganar horas de pesca y podrán hacer en casos que la salida sea un éxito o un verdadero fracaso. Esto se nos viene a la mente ya que algunas embarcaciones salían con diez pescados y, en nuestro caso, cumplimos la cuota en cinco horas, con un pejerrey espectacular. Ante nuestra consulta, los otros aficionados habían pescado en el centro de la laguna con bajadas de 25 cm, mientras nosotros lo habíamos hecho muy cerca de la costa y con profundidades que promediaban los 80 cm, lo que al final del día marcó una tremenda diferencia.

0612_cuerodezorro

Matías Pinto es un guía de los estudiosos del comportamiento de los peces, de esos que la tienen muy clara. Nos arrimamos a una costa donde los flamencos hacían su baile, esa fue una señal de que en ese sector el pique sería bueno, porque dichas aves lo hacen para procurarse comida y es señal inequívoca que allí hay mucha y el peje estará comiendo en el lugar. Comenzamos a pescar, algunos con las bajadas a 80 cm, como había aconsejado Matías y otros, pretendiendo tener piques en superficie, a 20 cm, lo cual es mucho más lindo, pero menos efectivo en este caso. La actividad en las líneas no tardó en aparecer, siendo más seguidos con las brazoladas más largas, y mucho más espaciados en las de corta, por lo que, a la media hora, todos hicimos caso a lo que él nos decía. Los piques eran muy tímidos y contrariamente a lo que siempre da resultado, en esta oportunidad no había que clavar cuando la boya ya se había sumergido sino cuando la misma hacía ese movimiento sutil hacia un costado, caso contrario el pique se erraba.

0612_cuerodezorro

La carnada que utilizamos fue mojarra viva, pero una vez logrado algún dentudo, fileteamos y el rendimiento de este filet tanto como el de pejerrey daban el mismo resultado. Las boyas más livianas, en este caso, dieron mejor resultado que las más pesadas, y anduvieron muy bien las que tenían alguna combinación con color negro. 

0612_cuerodezorro

Luego de dos horas de pesca y haber logrado unos 50 pescados, Matías nos invitó a movernos y a buscar los grandes. Navegamos para un sector casi al final del espejo y otra vez anclamos muy cerca de la costa, moviéndonos los últimos 50 metros con el remo para no hacer ruido que espantaran a los pejes. Lo que fuimos a buscar, lo logramos. En este lugar, los portes eran mucho más grandes y todos muy parejos. Además, el pescado comía con más firmeza, no se erraban tantos piques como en el primer punto elegido. El pejerrey está muy bien alimentado, tremendamente vital, en muchos casos saltaban fuera del agua. No es un pez largo, pero sí grueso, con portes que iban de los 350 a 600 gramos.

0612_cuerodezorro

Al llegar las 14 hs decidimos dejar de pescar, comer una hermosa picada en la lancha y hacer las fotos. Al pisar costa contamos los pejerreyes y habíamos logrado 124, a pesar de haber devuelto más de 20 en la media jornada, por lo que habíamos logrado la cuota fácilmente.

0612_cuerodezorro

Luego de acomodar nuestros equipos, cargar todo en el auto y saludarnos con Matías con la promesa de vernos en la costa para seguramente hacer alguna nota de pesca en el mar, nos volvimos a Chacabuco contentos por confirmar que el espejo está más que poblado de buenos y combativos pejerreyes.

Servicios:

  • Guía de Pesca. Matías Pinto. Tel.: (02954) 680541). 

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend