Lunes 10 de mayo de 2021
PESCA | 27-02-2020 18:29

El hit del verano: corvinas de río en Herradura

Disfrutamos de esta especie que se activa cuando hace mucho calor. Apenas se siente cuando toma la carnada y luego da una lucha frenética.
Ver galería de imágenes

Nos planteamos desafiar a las plateadas del norte formoseño en coincidencia con la realización de la XVIII Fiesta Nacional de la Corvina de Río (ver recuadro). Luego de un viaje corto en avión partiendo desde Capital Federal, arribamos al aeropuerto de Formosa y desde allí recorrimos unos 40 km hasta la localidad de Herradura para alojarnos en el Cortijo, un emprendimiento familiar con cómodas cabañas junto a la naturaleza y a la vera del río Salado. En ese ámbito se pueden apreciar más de 500 aves autóctonas, monos carayá y yacarés. Nuestros guías serían Reinaldo Sapo Saporiti y su esposa Marta B. Rosales. Grandes conocedores del río, hicieron una visita preparatoria de la actividad, con una charla que fue muy fructífera porque nos pusieron a tono de cómo buscar al pez en diferentes zonas de río, arroyos y lagunas, ámbitos en los que se encuentra comiendo con mayor voracidad. Un gran dato a tener en cuenta es su particularidad del pique en el aparejo.

La bajada de embarcaciones es muy cómoda y de material, para descender sin ninguna complicación hasta la vera del río, inclusive con vehículo propio, y realizar la maniobra de votar la embarcación sin dificultad y amarrar sobre el muelle flotante. Utilizamos equipo liviano, cañas de 2,20 m con puntera velita o caña de acción de punta fina, reeles frontales y o rotativos cargados con nailón de 0,25 mm y o multifilamento de 0,18 mm. Línea de un anzuelo N° 3/ 4 /5 pata larga, chicote de 1,20 m, plomo de punta o corredizo de 40/50 g y, la carnada, una morenita coluda mediana.

2702_corvinas_rio_herradura_formosa

Primeras horas de la mañana

La jornada se presentaba muy calurosa y Reinaldo comentaba que la corvina es un pez de agua dulce que necesita de altas temperaturas para activarse; cuanto más caliente el agua, mayor es la posibilidad del pique. Para tentarla nos dirigimos a la boca del riacho Salado, en donde se junta con el agua dulce, anclamos a la salida donde se forma una olla con la laguna Herradura, lugar ideal para esta especie por la gran decantación de comida.

El primer paso fue armar una de las sombrillas y el toldo de la embarcación para protegernos de los rayos solares, ponernos bastante protector solar –algo que no debe faltar en nuestro bolso de pesca junto con el agua para hidratarnos constantemente–, ya que eran las 9 AM y teníamos una temperatura de 38 ºC. Encarnamos los aparejos con morena coluda mediana, una especie que no supera los 15 cm, lanzamos los aparejos al agua y quedamos a la espera.

2702_corvinas_rio_herradura_formosa

Nos encontrábamos en una profundidad que rondaba de los 2 a 5 m. Los lugares clave son las zonas de remansos, predilectos para las corvinas, punto en que las encontramos acardumadas. Tienen dos particularidades a la hora del pique: son muy sutiles al tomar la carnada y hay que estar muy atentos, pero a su vez son muy voraces al succionarla, lo que hace que la mayoría de las piezas vengan tragadas con la carnada en el estómago y, por más que quisiéramos hacer pesca con devolución, no podríamos salvarle la vida. Por esa razón, el reglamento de pesca es muy estricto y deja capturar cinco piezas por pescador y por día hasta el mes de diciembre y, en los meses de enero y febrero, 10 piezas por pescador y por día.

Piques voraces

El lugar fue ideal porque la espera dio su recompensa: la temperatura elevada comenzó a activar las corvinas y Marta Saporiti coronó el primer ejemplar con una llevada voraz y saltos inconfundibles de esta especie: un lindo ejemplar que superó los 40 cm de largo y llegó a pesar 1,300 kg. Los piques fueron casi uno tras otro. Reinaldo logró otro ejemplar pero con un pique muy sutil, aunque a la hora de concretarlo dio un gran salto. La jornada se emplazaba muy intensa de piques y logramos piezas de todos los tamaños.

2702_corvinas_rio_herradura_formosa

Pasaron aproximadamente tres horas desde que llegamos al lugar y el cardumen hizo su pasada, así que por un momento el pique se cortó por completo. Así que decidimos ir en busca de otros lugares. Navegamos hasta el riacho Cortapick, ubicamos la embarcación y aguardamos los piques. Las corvinas se hacían desear y, por el momento, compartíamos los anzuelos con una rica variada entre pirañas, bagres amarillos y blancos, pico de pato y bagre chaleco.

El instante del pique de corvina llegó en simultáneo, tomando los aparejos de Anahí Arenillas y de Reinaldo con total voracidad y, dando varios saltos en el río, otros dos magníficos ejemplares superaron los 40 cm. Dimos nuevamente con un interesante cardumen de corvinas, logrando ejemplares muy parejos y voraces. Llegamos al cierre del primer día de pesca y emprendimos la vuelta disfrutando del paisaje natural.

2702_corvinas_rio_herradura_formosa

Segundo día de pesca

Navegamos hasta la zona denominada El Callejón, otro de los lugares muy rendidores. Los piques se dieron de inmediato con ejemplares de todos los tamaños. A medida que la temperatura se elevaba, la pesca se afirmaba. Pero nos encontramos con un cardumen de pirañas por lo que nos vimos obligados a cambiar de lugar. Como cierre de jornada realizamos una navegación corta hasta la boca de la laguna sobre el río Paraguay, donde culminamos haciendo los últimos intentos.

Volvimos a encarnar los aparejos pensando en la variada de piel, que se encontraba muy activa y no dejaba llegar a las corvinas a nuestros cebos. Luego de varios intentos, y con una llevada muy sutil, concreté el pique de una ponderada corvina que me regaló saltos plateados marcando el río Paraguay. También los aparejos de Reinaldo, Marta y Anahí tuvieron sus respectivos piques voraces, enmarcando un cierre de jornada inolvidable.

Otras de las especies que podemos obtener dentro del ecosistema acuático de la provincia de Formosa según la época del año son dorados, tarariras, surubíes, bogas, pacúes, patíes, armados, surubíes pintados y atigrados, sábalos, manguruyús, bagres chaleco y chafalotes. La villa turística de Herradura es un lugar ideal para aquellos que buscan estar en contacto con la naturaleza o pasar días de playa en familia en el balneario.

Galería de imágenes

Marcelo Albanese

Marcelo Albanese

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend