Viernes 17 de septiembre de 2021
PESCA | 09-08-2021 16:13

Cómo preparar y conservar las isocas

Es una de las carnadas preferidas por el pejerrey, aunque con los años fue reemplazada por las mojarras.
Ver galería de imágenes

En mis épocas de juventud, cuando queríamos pescar pejerreyes, la carnada que se imponía era sin dudas la isoca, que nos la procurábamos por medio de una pala punteando en sectores de pastos duros, cerca de árboles viejos caídos, o de algunas maderas enterradas. También las juntábamos caminando atrás de los arados en el campo, donde además teníamos que pelearnos con un centenar de aves que venían también por ellas, pero esto merece una nota aparte.

Lo cierto es que muchos años después fueron remplazadas por las mojarras como carnada para el pejerrey, pero también es cierto que en lo que respecta al Paraná Guazú, Paraná Bravo y el Paraná de las palmas, la isoca sigue siendo como antiguamente lo fue una de las carnadas preferenciales del pejerrey, es más hay en momentos como ahora que con brazoladas largas e isocas se estaban dando únicamente los piques de pejerreyes.

0908_pesca

El hecho de que la gran mayoría de los pescadores se inclinan por encarnar con mojarras y no con isocas tal vez sea porque es una carnada mucho más limpia y no conlleva el trabajo de la limpieza como la isoca. Es decir, a la isoca en su estado natural hay que realizarle un trabajo de limpieza para quitarle toda la parte trasera o negra y después encarnarla con una o dos pasadas en el anzuelo, con la cabeza hacia arriba y dejar colgando la piel. Como este procedimiento se lleva a cabo mientras pescamos, lógicamente nos resta algo de tiempo de pesca.

Por lo cual también se puede realizar una limpieza y preparado previo a la salida de pesca que no muchos conocen, es decir, realizamos la limpieza de la isoca como lo indicamos en el párrafo anterior y en un recipiente como puede ser un tarro vacío de duraznos al natural ponemos a hervir unos tres o cuatro centímetros de leche. Cuando esta rompe su hervor tiramos dentro las isocas limpias y las dejamos por unos dos minutos en la leche hirviendo, las retiramos y colocamos en un papel de cocina para que se escurra la leche sobrante y así finalmente las guardamos en un recipiente plástico en la parte baja de la heladera para nuestra futura pesca.

Procesada de esta forma la isoca da muy buenos resultados y evitamos su limpieza mientras pescamos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Luis María Bruno

Luis María Bruno

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend