martes 15 de octubre de 2019
01-09-2016 07:53 | PESCA

Bolivia: donde pesca es sinónimo de belleza

En pleno Amazonas, el río es sinónimo de grandes aventuras, pesca y calidéz humana. Galería de imágenes. Ver galería de imágenes

Sin dudas de los mejores destinos que conocí en mi vida como viajero. Si bien ya había pescado allí, no deja de ser un lugar rodeado de mitos chamánicos, fauna y flora con exotismos únicos y una experiencia extraordinaria que rebosa de sonidos y silencios poco conocidos. En cada viaje se aprenden nuevas cosas aportadas no sólo por los comunarios indígenas chiman y yuracares, sino también por el grupo de personas que manejan los lodges construidos como un paraíso dentro de la frondosa amazonia boliviana, y que se fusionan formando una sintonía perfecta de “salvajismo” y “modernización occidentalista”. Gran mérito de Untamed Angling, pero también de sus managers y de la calidad humana y profesional de los guías.

Este año, con un grupo de nueve pescadores amigos, elegimos relevar el Pluma Lodge, a diferencia del pasado año que habíamos optado por Asunta y Aguas Negras. Tsimane se sitúa en el TIPNIS (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Secure), al pie de la Serranía de Sejeruma (entre Cochabamba y Beni), Bolivia.

pesca-bolivia9 pesca-bolivia6

Allí nace una telaraña de ríos importantes y muy atractivos para la pesca, como el Secure (afluente del Isiboro y a la vez de la cuenca del Mamore), Pluma, Itirizama, Chimoro y otros varios cursos y riachos serranos pero selváticos, con características de ríos trucheros por sus aguas cristalinas en varios de ellos. De allí el gran atractivo del lugar.

La pesca es con mosca de vadeo y a la vista, sumándole el plus de poder tener alternativas de especies muy combativas como los pacúes, yatoranas, surubíes, moturos (manguruyú) y por supuesto la principal atracción de los grandes dorados. El viaje consta de seis días completos de pesca, yendo a Santa Cruz de la Sierra, haciendo noche en un hotel a designar para partir al día siguiente temprano desde El Trompillo –en avionetas Cesna de la Compañía Elorza– con rumbo a Oromomo (unas dos horas de viaje). Ubicado como copiloto del capitán Juan Pablo Elorza, disfrutaba de la charla observando el paisaje, que sin dudas bien se ha ganado el apodo de broccoli gigante.

Ansiosos por empezar

Luego del perfecto aterrizaje y con canoas de mara, navegamos unas tres horas por el río Secure hacia el lodge. Nos reencontramos con Carlos Nieto, Chucky Lorente y Gabriela Suárez mientras saboreamos unos refrescos. Algunos intentamos pescar una hora al menos, como para calentar brazos y familiarizarnos con el atardecer cayendo sobre algunas correderas al pie del nuevo lodge, ya que el antiguo había desaparecido tras una turba que arrasó con todo.

pesca-bolivia10 pesca-bolivia8

Al día siguiente bien temprano, después de un abundante y exquisito desayuno, salimos en grupos de dos pescadores, excepto uno de tres, rumbo a destinos diferentes.

Los ríos se encontraban bajísimos y el tiempo fresco, muy agradable para la pesca y con aguas templadas, aunque en mi opinión un par de grados por debajo de la temperatura óptima. Los dorados estaban con la boca dura, como bien dijo el experimentado guía Lucas Mora (de tan solo 21 años recién cumplidos, pero con el río que corre por sus venas), comiendo no tan vorazmente, excepto por momentos y en lugares precisos. En mi caso opté como siempre por una caña #9 con una línea de flote WF9F/I (con punta cleartip transparente de hundimiento intermedio).

pesca-bolivia2 pesca-bolivia11

Sorprendente variedad

El líder era de fluorocarbono de 40 libras (1 libra = 0,4535 kilo) y 1,20 m de largo, anexando a su tippet un cable de acero de 30 cm y mismo libraje. Empecé con el clásico streamer con la cabeza muddler, derivada de la que para mi gusto fue, es y será la mosca por excelencia más efectiva para la pesca de dorados y otras especies varias: la Andino, de Carlitos Ingrassia, su inventor y a quien le debo muchísimos de los conocimientos que hoy poseo.

Los grupos rotan los distintos destinos cada día, cubriendo todas las zonas posibles: Pluma Arriba y Abajo, Secure Arriba y Abajo e Itirizama y Chimoro (excelente río para la pesca de yatoranas, que bien pudieron disfrutar con varias capturas tanto Leo como Pablo Bof). En lo personal, el éxito de mi pesca fue de menor a mayor, y si bien hubo días duros creo que el balance en general fue más que positivo. Pero no voy a priorizar en esta nota lo personal, sino más bien las técnicas individuales y agrupadas por pescadores excelentes y mejores personas.

pesca-bolivia1 pesca-bolivia3

Bien merecida cada captura de este viaje inolvidable. Leo Leenen la rompió literalmente con su excelente pesca (sin dudas el de mayores logros en capturas y especies). Carlos Savio se quitó las ganas con un pacú enorme y que el año pasado perdiera ahí nomás cerquita de sus manos. Diego D’Aversa, quien recién comienza en este mundo del fly, dio pasos gigantes con muchos piques y hasta dándose el gran lujo con un surubí de muy buen porte. Lucas Peperina Savio cumplió con sus expectativas en cantidades y muy buenos tamaños de dorados, con un previo “toque de suerte” hacia quien escribe, usándome de amuleto al pasar como quien no quiere la cosa, y le dio resultado con un doradazo que le salió de los palos en una corredera. Gran amigo y pescador, el amante del cuarteto y el fernet con cola, cumplió su promesa y se tomó la foto con la peluca naranja nomás y el gigantón firme entre sus manos. Por otro lado, Millis, Izzi y Paul fueron gratificados con pacúes y dorados de varios tamaños importantes.

Un entorno maravilloso

Así fueron pasando los días con una camaradería imposible de transmitir con palabras, de allí que este escrito no sea acartonada ni convencional sino contado como una aventura divertida compartida entre amigos de fierro.

Con todos conviviendo y escuchando esos sonidos de simios machos alfa en disputas, yacarés asoleándose, pisadas de antas (tapir) y jaguares, tortugas con sus crías, jochis pintados (pacas) nadando entre costas y un sinnúmero de aves, mariposas bellísimas, y algún que otro insecto molesto como también arañas nunca vistas y hormigas de tamaños prominentes.

pesca-bolivia4 pesca-bolivia5

Para redondear la salida destaco por sobre todas las cosas que Tsimane no sólo es un destino para la pesca de dorados, sino mucho más que tan simple cosa. Ya sea por la naturaleza y sus condimentos paisajistas merece ser visitado, y ni qué hablar si tenemos también posibilidades de pescar, como fue mi caso puntual, en pozones de aguas lentas los famosos y extremadamente combativos moturos; ya sea con deriva de moscas negras y grandes o suaves strippings utilizando en este caso líneas que bajen y arrastren el fondo. Elegí para los dos últimos días una Depth Charge de 250 grains, no solo buscando esta variante intentando capturar uno de estos monstruos de río, sino también ampliando la posibilidad de rozar un bigote y clavar un surubí o un pacú. Dicho sea de paso, en el último día pude conseguir más piques de dorados muy grandes perdiendo tres de ellos por usar moscas con anzuelos de baja calidad y que abrieron como si fuesen de cobre, aprendiendo una nueva lección de pesca que deja huellas, pero también siendo consciente de que en este hobbie a veces ganamos nosotros y otras muchas ganan los peces.

Contacto:

Sitio web: http://www.tsimanelodge.com/esp/location.php

Facebook y YouTube: Troutphyman

E-mail: troutphy@hotmail.com

Teléfono: (011) 15-53448336.

Nota publicada en Weekend 528, septiembre de 2016, ¡buscala en tu kiosco más cercano!

PESCA BOLIVIA-cambio

Galería de imágenes

Etiquetas: Dorados Pesca Salidas Pacu Bolivia Tsimane TIPNIS

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

1915

Escuchá el tema "Prisma".

Espacio Publicitario