Domingo 7 de marzo de 2021
PERROS | 14-08-2020 08:50

Cuarentena: boom de adopciones caninas

Compañía en la soledad, entretenimiento para los chicos, en el aislamiento se afianzó el vínculo entre humanos y mascotas, y las incorporaciones en los hogares en los que no había. Consecuentemente, subieron las ventas de productos relacionados a su bienestar y salud. Testimonios de los que adoptaron.
Ver galería de imágenes

Muchas personas encontraron en la adopción de una mascota la solución para pasar esta cuarentena interminable. En estos tiempos, un perro se vuelve una invaluable compañía para las personas que viven solas y una gran distracción para entretener a los más chicos. Y todos pudimos notar en las diferentes redes sociales que los nuevos amos compartieron con alegría la incorporación. Cada historia es distinta pero hay un punto en común entre las personas que entrevistamos para este artículo: encontraron en el aislamiento obligatorio y el home office para muchos, la oportunidad perfecta para adaptarse y adaptar a la nueva mascota al hogar, algo que, en los antiguos tiempos normales, la velocidad de la vida laboral y escolar quizás no les hubiera permitido. Este crecimiento es muy notorio. Los mismos veterinarios comprobaron el aumento de las consultas pediátricas (cachorros que recién se incorporan al núcleo familiar) y desde el laboratorio John Martin, que produce productos específicos para profesionales, notaron mayor demanda en esta categoría, especialmente antiparasitarios internos y vacunas, así como accesorios y alimento de cachorros, sobre todo a partir de mayo.

0812_adopcion5

Al respecto Mariana Fennen, Directora Comercial de John Martin, refiere que recibió comentarios de criaderos que aseguran haberse quedado sin disponibilidad de cachorros y establecer listas de espera. Por el lado de los rescatistas, el incremento de la demanda de adopciones en refugios de San Vicente y Areco “comenzó en abril aproximadamente y les piden más perros que gatos y alrededor de un 30 % más de lo habitual. Una parte importante del dinero que antes se destinaba a esparcimiento, indumentaria y viajes creemos se ha volcado a las mascotas. El contacto más estrecho con estos amigos fieles, cuyos dueños están ahora en la casa todo el día y sobre todo con los niños, ha afianzado el vínculo para los que ya tenían una mascota como parte de la familia. Y los que no la tenían y adoptaron o compraron, vieron la oportunidad de crear un nuevo vínculo: los chicos encuentran un compañero de juegos y alguien para compartir emociones y distracción. Asimismo los adultos mayores, que están pasando mucho tiempo en soledad y sin ver a sus afectos, tienen la oportunidad de compartir su tiempo con un ser vivo”.

Anécdotas

Todo este razonamiento casi científico tiene un costado humano, así que buscamos el testimonio de los adoptantes para conocer los motivos y los beneficios de haber incorporado un nuevo integrante a la familia.  

0812_adopcion

En el caso de Ana Clara y Walter, con la adopción se hicieron realidad las ganas que tenían desde hace tiempo de tener un perro, algo que postergaban por sus trabajos de músicos y docentes. “Fue la cuarentena la que nos permitió recibir a Killa, que estaba buscando casa. Es más fácil porque la podés cuidar un montón. Estamos trabajando en casa y, aunque tiene menos de 45 días, ya aprendió a hacer pis y caca afuera, porque le podemos prestar atención y enseñarle. Eso sí, todavía no logramos dormir la noche completa. Estamos muy pendientes de la cachorra -asegura la joven.- No sé cómo será cuando volvamos a la normalidad, supongo falta un par de meses pero a ella le va a costar un montón. Siempre pensamos en tener un cachorrito porque me parece que es más fácil de adaptar que uno grande que ya tiene sus mañas".

0812_adopcion3

Se dio un caso similar para Germán y Walter: “Los dos teníamos trabajos muy demandantes que hacían que no estuviéramos en el departamento por muchas horas. Pero Walter dejoó de trabajar, cambió el estilo de vida y yo de trabajo. Esto nos dio espacio y vimos que íbamos a tener tiempo para cuidar a una mascota. Estuvimos buscando en refugios y finalmente llegamos a traer a Mila. Todavía no pudimos resolver el tema de sus necesidades, hace por todos lados. Estamos buscando la manera de educarla y enseñarle, aprendiendo cosas de perros, averiguando. Generamos un vínculo de amor muy especial con la mascota y no podemos creer cómo no la tuvimos antes. La verdad es muy lindo -se emociona Germán-. Con la nueva normalidad sé que voy a un esquema de home office más amplio pero, por las dudas, tratamos de dejarla media o una hora sola para que se acostumbre y estamos esperando que cumpla los tres meses para poder salir a la calle para que interactúe con otros perros y personas, que no tenga miedo y se sociabilice”.

Más ordenados

0812_adopcion2

La novedad en la casa hace que los humanos deban cambiar de hábitos para asimilar las necesidades caninas y el ejemplo de María del Carmen es notorio porque además ella estaba acostumbrada a tener gatos y finalmente recibió a la perrita Luna en su hogar: “De pronto sentí ganas de adoptar y empecé a pensar como sería. Me conecté con varios refugios y me contestó una rescatadora y me contó que le habían llevado una perrita que probablemente habría sufrido un accidente porque rengueaba. Cuando me mandó una foto fue amor a primera vista. Me la trajeron a casa con todos los recaudos de la cuarentena. Modificó muchísimo mi vida, tanto que las dos primeras semanas no podía dormir de los nervios. Es muy inquieta y juguetona, y mi casa prolijita y perfumada se convirtió en un desastre. Ahora dejó de importarme ver sus juguetes en el piso y organizo mi vida en función de sus horarios de comida y sueño. Luna va a tener todo el tiempo que me da la cuarentena para enseñarle muchas cosas. Camina al lado mío, sube al auto y se queda con el cinturón de seguridad puesto sin protestar, y ¡hasta mira series conmigo! Todas cosas maravillosas que estoy descubriendo. Nadie me ha recibido con tanta alegría al volver. No pude haber tomado mejor decisión en esta cuarentena”.

0812_adopcion4

La periodista Susana reconoce que Agatha le ordenó la vida: “Un taxi me la trajo desde La Plata y ahí empezó un período de adaptación bastante rápido. No necesitaba compañía porque me arreglo muy bien sola pero lo que me pasó durante la cuarentena es que, más allá del trabajo y de los cursos que tomo, necesitaba conectarme con el afuera porque me daba miedo salir a la calle y ella me organizó. Me hizo perder el miedo. Ahora la saco cuatro veces por día. Tiene siete años, es desobediente pero me entiende bastante. Fue muy maltratada, no murió de casualidad; es una perrita muy resiliente, buena, pegada, mimosa ¡y manipuladora! El mayor cambio que noto al tenerla es que desde que comenzó la pandemia mi vida estaba desorganizada, me quedaba leyendo hasta las cuatro de la madrugada y me levantaba a las 11. Por suerte ahora lo hago más temprano y es grato compartir la vida con ella. Es muy rutinaria, siempre pide salir a la misma hora y nos llevamos muy bien. Me gusta trabajar en silencio y noto que de a poco va incorporando mis hábitos”.

Cachorro viajero

0813_adopcion

Finalmente en el caso de Axel, la llegada de Theo fue un aglutinante para dos casas, la propia y la de su ex esposa, porque en ambas están los hijos en común, Delfina y Tomás, y el cachorro se convirtió en otro nexo entre ambas. “Al comienzo de la cuarentena estuve 70 días sin ver a mis hijos porque no estábamos en la misma ciudad y fue una etapa en la que estuve más sensible -explica el socio fundador de Pulpo Pr-. Theo vino a cumplir una función integradora que fortalece el intercambio: los chicos tienen con quien jugar, ayer se quedó a dormir en la casa de la madre de los peques y está feliz. Es una dulzura, tiene una calidad de vida muy linda y es otro integrante de esta familia ensamblada y recibe los mismos cuidados en ambas casas. Además, trabajo a seis cuadras de mi departamento, mi agencia es pet friendly que tiene un patio interno, así que pienso llevarlo caminando a partir de los cuatro meses, cuando pueda salir a la calle. En otros momentos quedará solo en el departamento. El disparador de esta incorporación fue el gran deseo de mi hija de tener una mascota, me dijo: 'Papi me cumpliste uno de los deseos de mi vida'. Sí, lo hice por ellos y también por mi. Así todos pasamos menos tiempo con las pantallas, tiempo invertido en calidad, del perro y nuestra. Mi rutina varió porque no soy tan madrugador, me tomo mi tiempo. Ahora empiezo más temprano por la necesidad de darle de comer. Crece bien, es muy juguetón, obediente y duerme bastante bien a la noche. No nos podemos quejar”.

0812_adopcion5

Para cerrar este tema, recodamos que toda adopción debe ser responsable y evitar que estos perros vayan a la calle cuando las personas vuelvan a sus actividades habituales (trabajo, colegio, compromisos). Porque también tiene que ser un acto consciente, meditado; los animales merecen una retribución por todo el amor y la compañía que nos brindan. Y si todavía no te decidiste y estas historias te inspiraron, en Facebook y en Instagram vas a encontrar muchas protectoras que tienen cachorros y adultos para entregar en hogares que los quieran. Como hizo María del Carmen, pues su adoptada Luna ya fue operada y se está recuperando de su antigua renguera, o Susana, que ya cumplió con castrar a Agatha, para asegurarle una mejor calidad de vida.   

Galería de imágenes

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend