jueves 2 de abril de 2020
13-02-2020 18:04 | NAUTICA

Cap Camarat 10.5 WA, una embarcación para múltiples usos

La nueva versión es una lancha walk around muy versátil que puede satisfacer casi todos los programas de navegación. Ver galería de imágenes

Si su idea de este verano es hacer cruceros cortos, travesías veloces, practicar deportes acuáticos, navegar con hasta diez personas, pescar, etc., es muy probable que la embarcación que necesite sea la última Cap Camarat 10.5 WA, de Jeanneau. Dentro de la línea de embarcaciones a motor del astillero, la gama Cap Camarat cuenta con tres versiones: Walk Around, Day Cruiser y Center Console, y más de una docena de modelos de los cuales la 10.5 WA es la de mayor eslora y prestaciones.

Esta embarcación no ha dejado de lado las líneas deportivas, pero ofrece un importante volumen que permite unos interiores con un salón convertible en cama doble y otra tipo conejera debajo del cockpit. Aunque no cabe ninguna duda de que facilita aún más la vida exterior con dos espacios bien diferenciados.

1302_embarcación_cap_camarat

Confort exterior

Al ingresar por popa, por las plataformas de baño desde el agua o desde el muelle –ya que permite el acceso lateral–, el cockpit queda a la misma altura de la bañera, con una puerta en el lado de babor. Las dos plataformas de baño laterales a los motores se unen por un pequeño pasillo entre el espejo y el cockpit. Son muy prácticas tanto para disfrutar del agua como para realizar tareas de mantenimiento y reparación en los motores.

El espacio del cockpit es muy amplio. Se ha dispuesto un asiento en L con respaldo sobre el espejo, que se complementa con un asiento abatible a estribor y otro a babor, para casi rodear la mesa de dinette que, por supuesto, se puede bajar para completar un solárium de dimensiones considerables. Hacia proa, el mueble de cocina exterior lo tiene todo: un espacio de corte, otro de trabajo, la opción de instalar un grill eléctrico, heladera y mucho espacio de guarda. Está ligeramente elevado, solo un escalón que mejora la vista del puesto de mando y también la altura interior.

1302_embarcación_cap_camarat

Este mueble queda situado prácticamente en el centro de la embarcación, con un pasillo a cada lado, y su estructura sirve de apoyo a los tres asientos del puesto de mando. Los pasillos conectan con corredores laterales que llevan al solárium de proa y el área de trabajo con el fondeo. El pasaje es seguro y el guardamancebo de acero inoxidable acompaña con la altura correcta para ofrecer un asidero durante todo el trayecto hasta proa, donde queda abierto para facilitar el acceso por proa desde el muelle o marina. En el solárium de proa caben tres o cuatro personas; de hecho, hay cuatro posavasos. Si bien no es muy recomendable navegar con pasajeros en la proa, al costado de las colchonetas se han dispuesto lugares de guarda.

A babor del puesto de mando está la entrada que, mediante una puerta corrediza integral de metacrilato, permite el acceso al interior. El salón cuenta con una mesa que se puede bajar y completar la superficie de una cama doble trapezoidal. En babor se ha instalado una pequeña cocina y pileta, sobre estribor un buen baño con ducha compartimentada, una posibilidad muy interesante en un barco de esta eslora. Hacia popa, justo debajo del puesto de mando, se ha dispuesto una cama doble. Las posibilidades del interior son diversas y se adaptan al uso de cada propietario.

1302_embarcación_cap_camarat

Ritmo alto

Las propias líneas de casco y cubierta, sumadas al elegante diseño gráfico, logran un conjunto estilizado, pero en un barco voluminoso. La unidad que probamos estaba equipada con dos motores fueraborda Yamaha de 350 HP cada uno, la potencia máxima recomendada, y no es poco. El mencionado volumen ha de ser empujado por 700 caballos y no podemos esperar unos datos de aceleración más que modestos, normales, es por ello que las planeadoras no llevan muebles de cocina, heladera, pileta… Pero sí se destaca en un ritmo elevado de velocidad (no de punta), estabilidad, entrada en la ola y equilibrio.

El casco diseñado por Michael Peters presenta un sistema de doble step que propicia la entrada de aire que es guiado hacia unos canales paralelos a crujía, favoreciendo la navegación en regímenes de vueltas elevadas, al producir un menor rozamiento y superficie de contacto con el agua. En la prueba de mar la respuesta es correcta, aún con ligera marejadilla el asentamiento es correcto. La velocidad máxima obtenida fue de 47 nudos, pero fue evidente el incremento de velocidad a partir del punto de planeo, prácticamente el doble, aunque es difícil que despegue hasta superar las 3.000 RPM, pero en cuanto lo hace se acerca a los 20 nudos. Alrededor de las 4.000 RPM ya se puede mantener una velocidad de crucero estable de más de 25 nudos.

1302_embarcación_cap_camarat

En líneas generales, es una embarcación que permite planes múltiples, pero es de agradecer la posibilidad de realizar travesías rápidas y cómodas con la alternativa de pernoctar hasta cuatro personas. En el plan diario, puede incrementar el número de invitados hasta una decena. Con respecto a los opcionales, la lista es extensa pero es muy interesante la posibilidad de instalar el hard top, un techo rígido que se apoya en las brazolas y los parantes del parabrisas, protegiendo toda la zona del puesto de mando, que durante la temporada de verano es fundamental para pilotar al resguardo del sol. Quizá pueda extender su plan de navegación a los meses de invierno gracias a este cerramiento.

Galería de imágenes

Etiquetas: Lancha Embarcacion Nautica Navegacion
Martín D'Elía

Martín D'Elía

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario