Wednesday 22 de May de 2024
NATURALEZA | 18-03-2023 10:00

¿Cómo es el plan para salvar a los huemules en Chubut?

Un equipo de profesionales de la Estación de Rehabilitación y Recría Shoonem, ubicada en esa provincia patagónica, está desarrollando una serie de medidas para preservar a estos cérvidos que se encuentran en peligro de extinción en el mundo.
Ver galería de imágenes

Según cifras oficiales, lamentablemente en la Argentina, actualmente solo quedan entre 300 y 500 huemules fragmentados en unos 60 grupos que están diseminados a lo largo de 1.800 km de los Andes.

Uno de los grupos poblacionales más numerosos de este cérvido es el que se encuentra en el Parque Protegido Shoonem ubicado en la cuenca hídrica del río Senguer, en la provincia de Chubut.

0703_huemul

En esa recóndita reserva natural patagónica un equipo de profesionales viene llevando a cabo, con el apoyo de la Dirección de Flora y Fauna de Chubut, una serie de investigaciones y de medidas que buscan rescatar, cuidar y lograr la reproducción de esta especie que, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), se encuentra en peligro de extinción en el mundo entero.

Entre esas medidas se encuentra, por ejemplo, la construcción de una estación de recría y rehabilitación que la Fundación Schoonem logró concretar en agosto del año pasado gracias a una valiosa donación de la Fundación Erlenmeyer de Suiza. Y, actualmente, se encuentran en la búsqueda de fondos adicionales para poder implementar toda la logística que el proyecto para el cuidado y la preservación de los huemules en Chubut requiere, como su salud, autonomía, comportamiento y recría, entre los aspectos fundamentales.

 “La Estación de Rehabilitación y Recría Shoonem se basa en un sistema de semicautiverio. Es decir, que ahí los huemules habitan un área cuya extensión y vegetación permite que puedan desplazarse a considerables distancias y acceder a cantidades apropiadas de agua y comida” señaló Werner Flueck, uno de los fundadores de la mencionada estación,

0703_huemul

“Si es necesario, se puede proveer alimentación suplementaria. Cada día se monitorean las señales de sus radio-collares, y, a veces, nos acercamos para evaluar su salud y comportamiento”, agregó el también investigador del CONICET en el Parque Nacional Nahuel Huapi.

Entre los numerosos estudios que llevan realizados, los especialistas lograron comprobar que, al encontrarse recluidos en las zonas altas de los Andes, los huemules se alimentan de forraje que contienen muy pocos minerales, por lo que la gran mayoría desarrolla osteopatologías y pierde los dientes, sin los cuales estos animales no pueden alimentarse correctamente.

0703_huemul

“Nuestro objetivo principal es generar grupos de huemules para reintroducirlos en ambientes de alta calidad nutricional que históricamente fueron ocupados por el huemul”, agrega el especialista.

 “Eso permitirá que aumente su población y se expandan a zonas vecinas. Será ideal que en el futuro se puedan reconectar subpoblaciones que hoy en día están separadas y aisladas, y puedan reproducirse. Una recuperación de este tipo conlleva la necesidad de convivencia con los humanos, particularmente porque el huemul tiene poco o nada de miedo de las personas, lo que ha causado su exterminación local por sobre su cacería”, concluyó Flueck.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend