jueves 14 de noviembre de 2019
04-09-2019 16:42 | MOTOR

Al barro con elegancia

El rediseño de la 5ª generación sigue el estilo vanguardista que la hace una pick-up distinta. Igual mecánica pero su precio bajó U$S 5.000. Ver galería de imágenes

Desde hace varios años, la discusión es siempre la misma: la pick-up Mitsubishi L200 ¿es para el trabajo rudo o para lucirse en el tiempo libre? Si bien esta chata japonesa nació en 1978 destinada a cumplir tareas en el campo, con los años y los cambios que experimentaron las sucesivas generaciones, su concepto fue cambiando.
Comenzó a despegarse de sus competidoras en el segmento de las pick-ups medianas, de una tonelada de carga, a partir de la tercera generación de 1998, que se caracterizaba por tener la carrocería pintada en dos tonos y que la hizo conocida como la bicolor.
Pocas semanas atrás llegó al país el rediseño de la 5ª generación, que se produce en Tailandia.En este caso, la principal novedad no tiene que ver tanto con su estética o motorizaciones –que se mantienen bastante– sino con que tras 39 años de estar en manos de la empresa Alfacar, de Arturo Scalise, ahora la importación de la marca pasó a manos del grupo Car One. Qué implica esta situación comercial. En principio que los precios bajaron en promedio unos 5.000 dólares. Por otro lado, con este modelo podría darse una situación de macro industria: la reciente cancelación de la producción de la pick-up Clase X de Mercedes-Benz en la planta que Renault tiene en Córdoba abriría la posibilidad para que la L200 se produjera en esa fábrica, habida cuenta de que desde hace dos años Mitsubishi pasó a formar parte de la alianza Renault-Nissan en el mundo.

0904_toyota3

Cambios

La diferencias de diseño de esta 5ª generación con la versión anterior se notan en el frente, donde las modificaciones fueron absolutas: las nervaduras del capot se suavizaron; la parrilla ahora tiene dos lamas horizontales bien marcadas; los faros principales se tornaron más finos y modernos con luces LED de conducción diurna; lo mismo que los auxiliares y luces de giro, ahora alineados a los extremos de la trompa; junto con una toma de aire más generosa. En definitiva, una trompa más agresiva. 
En los laterales, los cambios más notorios son en ambos guardabarros, ahora más musculosos y planos; y en los que la terminación inferior de la caja hacia la cola se hizo algo más recta. Mantiene los cómodos estribos de aluminio anodizado. En la parte trasera, cambió ligeramente el formato del paragolpes y las luces adquirieron un diseño menos envolvente, con un dibujo vertical y distinguido gracias a la utilización de LED. La caja ahora viene con cobertura plástica de protección con 4 ganchos internos para sujetar la carga. Y mantiene la cámara de retroceso en el portón.

0904_toyota5

Confort en la cabina

En el interior, la disposición general es muy similar a la anterior, con alto nivel de confort, gran habitabilidad y excelente espacio para las piernas gracias al ángulo de inclinación de los asientos traseros. Ahora muestra pequeños cambios en los comandos del volante multifunción, con nuevo diseño y el agregado de más botones.
El panel de instrumentos mantiene la misma disposición aunque con relojes y pantalla más llamativos. La consola central con la pantalla de siete pulgadas y el panel del climatizador casi no sufrieron modificaciones. No cuenta con navegador de serie y el equipamiento multimedia, con sistema MirrorLink para Apple Car Play y Android Auto, no resulta fácil de conectar.
Los asientos están revestidos en símil cuero y la butaca del conductor sigue siendo de accionamiento eléctrico. Una incorporación original y muy apreciada por los pasajeros traseros son unos difusores de aire acondicionado ubicados en el techo, con cierre y apertura individuales. 

0904_toyota4

En cuanto a su mecánica, está equipada con el conocido motor 2.4 diésel de aluminio con turbo e intercooler de 4 cilindros en línea y 16 válvulas DOHC, que entrega una potencia de 181 CV a 3.500 RPM y un torque de 430 Nm a 2.500 RPM, con opción de transmisión manual o automática, ambas de seis velocidades (antes era de cinco marchas). El control de tracción permite seleccionar entre cuatro modos, incluyendo 4x4 integral. En particular, este último puede absorber diferencias de rotación entre las ruedas delanteras y traseras.
En seguridad, la novedad en esta nueva L200 con respecto al anterior modelo es la carrocería RISE (cuerpo de seguridad de impacto reforzado) con deformación programada en caso de colisión. Además cuenta con siete airbags, cinturones de seguridad con pretensionador y limitador de fuerza delanteros, anclajes ISOFIX, control activo de estabilidad y tracción; ABS con distribución electrónica de frenado más sistema de asistencia de frenado; sistema de asistencia para arranque en pendiente; de control en descenso en la versión automática y control de balanceo de tráiler.

Galería de imágenes

Etiquetas: Mitsubishi L200 Car One
Alejandro Fischer

Alejandro Fischer

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario