miércoles 29 de enero de 2020
04-12-2019 12:49 | MOTOR

Monopatines eléctricos: ventajas y desventajas de una moda en auge

Volvieron con la última tecnología. La Ciudad de Buenos Aires reglamentó su uso y las normas de seguridad. Ya se pueden alquilar o comprar. Ver galería de imágenes

Los monopatines eléctricos, o también patinetes –como se los conoce en España– surgieron en California, Estados Unidos, en 2017, como una forma de movilidad ágil, práctica y sostenible. Pero también vienen con un gran gancho emotivo, como es una vuelta a la niñez. Al mismo tiempo, este vehículo es donde mejor se observa la conjunción de movilidad-tecnología-conectividad.

Ultima milla

Un monopatín eléctrico es igual al de nuestra infancia pero con un motor miniaturizado –generalmente colocado dentro de la rueda delantera–, una batería compacta –ubicada en la columna de dirección o bajo la plataforma donde se para el conductor– y luces LED. También se lo conoce como micromovilidad o “transporte de la última milla”, porque originalmente el concepto del uso fue pensado para el último tramo de un viaje cuando el usuario se baja de un transporte público, o sea para viajes cortos. Una milla terrestre equivale a 1,6 km.

0412_monopatines_electricos

En la ciudad de Buenos Aires esta moda llegó a principios de año y el Gobierno reglamentó las características y uso a mediados de mayo. Así habilitó a varias empresas para que alquilen estos vehículos, pero estableció que la cantidad de monopatines para circular no debe superar las 4.000 unidades, al menos en una primera etapa de prueba que durará hasta junio del año próximo.

Claramente se trata de un sistema de movilidad que no es masivo y, en principio, está disponible para un grupo de usuarios que circula por los barrios de Palermo y Belgrano, aunque se podría extender hacia la zona norte de la ciudad o al Microcentro. Esta experiencia ya arrancó en el partido de San Isidro.

Los precios de compra de uno nuevo oscilan entre los 320 y 3.500 dólares y las diferencias radican en la potencia del motor eléctrico (entre 250 y 500 watts), el tipo de batería (generalmente de iones de litio) con mayor o menor tiempo de carga y con mayor o menor duración. Otros equipamientos que pueden incrementar el precio son los materiales livianos, amortiguadores y frenos a disco. El cargador es como el de una notebook.

0412_monopatines_electricos

Pero, la mayor discusión no radica en su accesibilidad sino en la seguridad de uso. Por un lado, las propias características del vehículo: es pequeño –pesa entre 12 y 16 kilos–, poco visible e imprevisto, puede aparecer por cualquier lado dado que es muy escurridizo. Si bien la velocidad de los que se alquilan debe estar limitada a 20 km/h, los que se compran de forma particular no tienen esa limitación y pueden llegar a los 45/50 km/h.

Desventajas

Por otro lado, lanzado a velocidad aparece la necesidad de frenar y los sistemas en muchos de los modelos son sumamente sencillos, por ejemplo, el freno trasero se acciona ejerciendo presión con el pie sobre el guardabarros y este fricciona la goma de la rueda hasta detenerla.

Las ruedas también juegan un rol muy importante en la seguridad. Son de un tamaño muy pequeño para las irregulares calles porteñas y del Gran Buenos Aires (entre 7 y 10 pulgadas, o sea entre 17 y 25 centímetros de diámetro) y están expuestas a pinchazos y roturas. Además, el conductor viaja parado, haciendo equilibrio sobre una mínima superficie, con un centro de gravedad alto y no tiene espejos para mirar hacia atrás. Pero nada de ello los detuvo para estar de moda.

Galería de imágenes

Etiquetas: Buenos Aires Monopatines Electricos Movilidad Sustentabilidad
Alejandro Fischer

Alejandro Fischer

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario