Monday 4 de March de 2024
MOTOR | 14-02-2023 16:00

André Citroën, aniversario del hombre que hizo la revolución automotriz

Dicen que Napoleón Bonaparte tuvo mucho que ver en el nombre de la marca, que fue la primera automotriz en respetar los derechos de los trabajadores, especialmente de las mujeres, y también pionera en las acciones de marketing.
Ver galería de imágenes

Sus destacadas ideas convulsionaron la industria de los autos en Francia y luego en el mundo entero.  El 5 de febrero de 1878, uno de los nombres más innovadores y visionarios de la industria automotriz nació en París, Francia: André-Gustave Citroën, fundador de la marca que lleva su nombre y responsable de importantes renovaciones hasta la fecha reconocidas y aplicadas en la producción de vehículos en todo el mundo. Era el menor de cinco hijos de la pareja de Levie Citroën y Masza Amalia Kleinman, André se crió en un hogar de costumbres cosmopolitas y orientado a los negocios. Pero fue solo después de los 30 años que el futuro empresario comenzó a interesarse realmente en el universo automotriz. 

02-14-André Citroën, aniversario del hombre que hizo la revolución automotriz

El apellido Citroën fue creado en circunstancias al menos curiosas y, crease o no, mucho tuvo que ver Napoleón Bonaparte. En 1811, el entonces emperador francés ordenó un censo, obligando a todos aquellos que no tenían apellido a recibir uno, preferiblemente un apodo que identificara a la persona a través de su ocupación. El bisabuelo de André, Roelof, que era vendedor de frutas, pasó a llamarse Roelof Limoenmann (literalmente, "el hombre limón"), en referencia a su profesión. Uno de los hijos de Roelof, Barend, el abuelo de André, también firmó el apellido Limoenmann, pero tuvo que cambiar debido a su futuro suegro, que era un artesano orfebre muy reconocido y solo permitiría a Barend casarse con su hija, Netje Rooseboom, si tenía un apellido más refinado. Fue entonces cuando Barend Limoenmann se convirtió en Barend Citroen, un apodo que, en holandés y sin la diéresis, significa "limón".

Levie, uno de los doce hijos de Barend y Netie, el padre de Andre, quería expandir el comercio familiar de piedras preciosas y metales y se mudó a Varsovia, Polonia, donde se casó con Masza Amalia Kleimann. Sin embargo, debido al dominio ruso en el país, la pareja decidió establecerse en París, Francia. Y fue allí donde Barend decidió dar una connotación francesa a su apellido, y le agregó la diéresis a la e, dando lugar a la familia Citroën.

02-14-André Citroën, aniversario del hombre que hizo la revolución automotriz

Siempre tendencia

Aunque la costumbre en aquellos tiempos era perpetuar el negocio familiar, André no tenía interés en las piedras preciosas. Por su visión más moderna y tecnológica, anhelaba innovar y producir, sentimientos que se intensificaron después de su ingreso en el curso de ingeniería en la Ecole Polytechnique y la oportunidad de visitar fábricas especializadas en mecánica de precisión durante la graduación. A sus 22 años, André se graduó y, cinco años más tarde, su primera empresa, exploró una patente para el equipo bihelicoidal, conocido como espina de pescado, que fue perfeccionado por Citroën y se convertiría en la base para el símbolo de la marca utilizada hasta nuestros días: los Dos Chevrones, Deux Chevrons en francés.  Su interés de facto en la industria automotriz llegó en 1908, cuando asumió el cargo de gerente general de Mors, una compañía automotriz en declive que recuperó el éxito a principios de siglo. Citroën fue responsable del desarrollo de nuevos modelos y la reorganización de los procesos de fabricación, lo que resultó en un aumento de diez veces en las ventas en solo seis años. A pesar del renacimiento, los Mors no pudieron superar el declive provocado por la Primera Guerra Mundial y Citroën decidió entonces poner en práctica un viejo sueño: producir vehículos accesibles a una mayor parte de la población. En 1919, compró un terreno en el muelle Javel en París, y así nació la fábrica de automóviles de André Citroën.

Vanguardia en derechos sociales y comunicación

La marca produjo innovaciones desde sus diseños iniciales y en sus funciones. La nueva planta fue el Citroën Type A 10 HP, el primer automóvil europeo construido en serie y el primer automóvil francés con dirección izquierda. El modelo estaba equipado con un motor de cuatro cilindros de 1.327 m ³ y podía alcanzar una velocidad de 65 km/h, así como venir de fábrica con capó, rueda sobre la lente, faros y otros sistemas eléctricos. En un momento en que los derechos laborales aún estaban arrastrándose, se destacó al utilizar la mano de obra femenina, para lo cual estableció servicios sociales sin precedentes, como comedores y guarderías para empleadas que tenían hijos. Y en 1927, el empresario fue el primer empleador en Francia en pagar el decimotercer mes a sus empleados, léase aguinaldo. También fue uno de los primeros fabricantes de automóviles en comprender que un vehículo no se limitaba a su producción: creó un servicio de postventa completo que incluía una red de reparadores, un catálogo de piezas, garantía, alquiler de automóviles y venta a crédito. Con el tiempo, también abrió sucursales en Francia, filiales y líneas de montaje en el extranjero. Innovador también en la comunicación: se destacó en el camino de ser aún más conocido. Entre tantas acciones, escribió su nombre con un avión en el cielo de París y también en letras luminosas en la Torre Eiffel (1925 a 1935). También lanzó juguetes con su marca, como el Citroennette, un carro de pedales con las mismas placas que los modelos originales. Y finalmente, organizó cruzadas transcontinentales que fascinaron al mundo entero, como la Travesía por el Sahara.

André Citroën murió el 3 de julio de 1935, a los 57 años. Pero su legado e ideas permanecen firmes, mucho más allá de su tiempo.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend