jueves 21 de febrero de 2019
02-05-2018 08:00 | KAYAK

Cuáles son las ventajas de los kayaks inflables

Cuándo es conveniente elegir un modelo inflable. Dónde es posible utilizarlo. Materiales más usados y precauciones a tomar. Ver galería de imágenes

Los kayaks inflables tienen cada día más adeptos en nuestro país y se suelen ver por los lagos, ríos y el mar con bastante frecuencia. Estos curiosos esquifes –confeccionados con tela de hypalon y neoprene o directamente de vinilo y PVC– tienen excelentes diseños, bajo peso y, principalmente, precios muy competitivos si los comparamos con los kayaks tradicionales.

Ventaja indudable. Su mayor cualidad es que permiten ser transportados en el baúl de un auto o en una simple mochila, ya que uno doble no sobrepasa los 17 kg. La mayoría de los modelos fueron diseñados para navegar en aguas con corriente, es decir, para bajar ríos. Igualmente tienen buenas prestaciones en aguas calmas y en donde no sople mucho el viento. En cuanto a los diseños, fueron mejorados considerablemente con respecto a lo que se veía hace pocos años: ahora son muy hidrodinámicos y la comodidad es realmentete excelente, con asientos inflables, apoyapiés, riñoneras y, en muchos casos, espejos que permiten la instalación de un motor eléctrico, ideal para una salida familiar en la que no todos quieran remar.

Modelos. Los que hemos probado –Sevylor, Jumbo (Zodiac), Bic, Aire e Intex–, tienen un muy buen diseño y navegan aceptablemente en aguas quietas, a condición de que los tripulantes remen con decisión. Es sabido que los cascos inflables ofrecen mucha más resistencia y fricción en el agua pero su bajo peso y cuidadas líneas permiten una remada de esparcimiento que, dentro de los 10 km, se sostiene con un mediano esfuerzo. Claro que hay que tener cuidado con el oleaje y el viento, ya que los impulsa fácilmente y tienden a perder el rumbo. Si la idea es llevarlos al mar, se elegirán los días calmos, tratando de evitar las peores rompientes, porque pueden ser arrastrados por las olas. En contrapartida, son casi involcables e inhundibles. Y, si la idea es usarlos para pescar, ya que son una excelente opción, ¡tener cuidado con los anzuelos, pinzas y cuchillos a bordo!

Diseños. Básicamente podemos encontrar tres tipos de kayaks inflables. Están los de forma afinada para un tripulante, que remedan las líneas tradicionales de los kayaks, es decir manga angosta de 0,65 cm por cuatro metros de eslora. En segundo lugar se encuentran los inflables dobles, para dos tripulantes, en los cuales la manga está incrementada y la estructura principal son dos pontones paralelos que se juntan en proa y popa. Y en tercer lugar aparecen los denominados inflables multipropósito, que permiten ser empleados tanto para remar como para usar de plataforma de pesca, fotografía o caza. Tienen una forma más de balsa que de kayak y suelen contar con parantes de aluminio entre los pontones. Algunos de estos modelos tienen forma de canoa y pueden llevar hasta tres tripulantes cómodamente.

Materiales. Todos suelen poseer varios compartimentos estancos con válvulas de inflado, el que se logra en unos 10 minutos con el dispositivo provisto por el fabricante. Los de mejor calidad vienen elaborados con telas de muy alta resistencia, como el hypalon neoprene, aunque también existen los de PVC, material más económico y, por ende, menos durable. Cuanto mejor calidad tenga la tela, de menor peso será el kayak, lo que redundará en la navegación. Habrá que evitar la compra de los de peor factura, porque tienden a tener fugas de aire con muy poco tiempo de uso.

Inflado. En todos los casos es vital inflar bien los pontones para evitar el efecto sopapa que tienen estos kayaks cuando se deslizan en el agua. También, tener especial cuidado cuando zarpamos o regresamos a tierra, porque este tipo de telas puede desgarrarse con las ramas, con las piedras de la ribera o los clavos de las rampas. Como regla general, para zarpar hay que entrar en el agua caminando y ahí abordar el kayak, porque una piedra, vidrio o lata en la costa puede arruinarnos la salida. No es mala idea llevar un kit de reparaciones que incluya cinta Duck Tape para tapar posibles vías de agua. En nuestro país los precios de las marcas ya mencionadas varían entre los $ 3.000 y $ 20.000.

Nota completa en Revista Weekend mes de Mayo 2018 (edición 548)

Galería de imágenes

Etiquetas:
Marcelo Ferro

Marcelo Ferro

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario