Domingo 24 de enero de 2021
INFORMATIVO | 13-04-2020 16:03

Por qué vemos más vida salvaje durante la cuarentena

¿Realmente los animales están cambiando sus hábitos por la falta de presencia humana o, como estamos en cuarentena y el ambiente está más silencioso, nos damos cuenta de cosas que antes no percibíamos?
Ver galería de imágenes

A medida que el mundo se Va desaceleraNdo para evitar la propagación de COVID-19, las historias de animales salvajes que se precipitan en las calles de ciudades ahora tranquilas son cada vez más. Hubo muchos avistamientos reales de animales que quizás no se espera ver en la jungla urbana, al menos en las ciudades del Interior. Por ejemplo, coyotes en San Francisco; en la ciudad costera galesa de Llandudno un rebaño de cabras montesas pisoteaba las calles, masticando vegetación y escalando muros; en Boulder, Colorado, los leones de montaña rondaron las calles residenciales y en la argentina Ruta 40 hay que ir despacio porque se cruzan manadas de ciervos, huemules, liebres y una gran cantidad de guanacos.

Pero es difícil saber en qué medida los avistamientos son el resultado de que los animales expanden sus territorios. Joanna Lambert, bióloga de vida silvestre en la Universidad de Boulder Colorado, cree que los animales salvajes que viven cerca de las ciudades “o dentro de los asentamientos humanos, son muy flexibles desde el punto de vista del comportamiento y responden positivamente” cuando ven que hay menos movimiento humano en su zona de influencia.

Muchas especies que viven en las afueras de las ciudades han aprendido a adaptarse a la vida cerca de los humanos. Eso significa que son inteligentes, oportunistas y rápidos para costumbrarse. La mayoría de las veces se mantienen alejados de las personas, recorren sus caminos a nuestro alrededor, cazando y alimentándose al amanecer y al anochecer, cuando hay la menor cantidad de personas pues son “muy sensibles a la presencia de otras especies alrededor -dice Lambert-. Los seres humanos a menudo son tratados por las especies animales como depredadores ... serán muy sensibles en términos de la hora del día en que salen y serán más activos cuando los humanos lo estén menos”. Los carnívoros como los coyotes, los linces y los leones de montaña muestran este tipo de comportamiento reactivo.

0413_animales2

Muchas criaturas ni siquiera se molestarán en cruzar una calle concurrida. En un estudio reciente, Fraser Shilling, codirector del Road Ecology Center de la Universidad de California, identificó que solo la mitad de las especies que viven cerca de las carreteras principales de California intentaron cruzarlas. El resto se alejó debido a las luces brillantes y los ruidos del motor. A medida que las ciudades se calman y se vacían, muchos animales lo notan rápidamente. Lambert dice que no esperaría que los cambios fueran dramáticos. Los animales salvajes aún dependen de los espacios abiertos para alimentarse y refugiarse, y por lo tanto no veremos coyotes moviendo sus guaridas en el centro en el corto plazo. Pero es posible que se aventuren más o cambien sus horarios. "Los depredadores medianos son oportunistas por naturaleza -dice Shilling-. Están respondiendo en tiempo real a la perturbación. Los bordes de sus territorios son flexibles en función de lo que los hace desaparecer”. Como ejemplo, dice que los gatos monteses son reacios a las luces encendidas de los autos y que las carreteras oscuras podrían alentarlos a estirar su territorio.

En esos casos, los avistamientos adicionales pueden deberse a simples cambios de comportamiento. Shilling también aclara que podríamos tener algunos impactos complicados cuando se trata de animales y caminos. En general, su investigación muestra que cuanto más ruidosa es una ruta, menos animales la intentan cruzar. Ahora, con menos tráfico, cambiaría la ecuación. Si una carretera que alguna vez estuvo ocupada ahora tiene la mitad del tráfico, un coyote o un puma solo tiene un par de segundos para cruzar. La repentina caída en el ruido podría alentar a más animales a intentar el viaje, pero aún podrían tener una probabilidad de 50-50 de evitar una colisión. Por lo tanto, podría aumentar la matanza accidental de animales en algunas áreas.

Pero en las carreteras estatales y rurales menos utilizadas, el tráfico más bajo podría permitir que la vida silvestre expanda efectivamente el hábitat previamente limitado por calles concurridas. Si ves criaturas caminando por tu vecindario, es importante darles espacio. Es importante mantener la vida silvestre salvaje y no hay que alimentarlos.

Galería de imágenes

Weekend

Weekend

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend