Jueves 15 de abril de 2021
INFORMATIVO | 30-03-2020 14:57

Hallaron un dinosaurio emplumado en los Estados Unidos

Sería uno de los últimos raptores sobre la Tierra. Vivió en Nuevo México hace 67 millones de años y es una de las últimas especies de raptores sobrevivientes conocidas.

Un nuevo dinosaurio emplumado que vivió en Nuevo México hace 67 millones de años recién descubierto es una de las últimas especies de raptores sobrevivientes conocidas, según una nueva publicación en la revista Scientific Reports. El Dineobellator notohesperus se suma a la paleobiodiversidad del suroeste de los Estados Unidos, ofreciendo una imagen más clara de cómo era la vida en esta región cerca del final del reinado de los dinosaurios. El estudio está firmado por Steven Jasinski, de la Universidad de Pensilvania, Peter Dodson de la Escuela de Medicina Veterinaria y Artes y Ciencias de Penn y con Robert Sullivan, del Museo de Historia y Ciencia Natural de Nuevo México, en Albuquerque.

En 2008, Sullivan encontró fósiles de las nuevas especies en rocas cretácicas de la cuenca de San Juan, Nuevo México. Junto con su equipo de campo recolectó el espécimen en tierras federales estadounidenses durante cuatro temporadas. Jasinski y sus coautores le dieron a la especie su nombre oficial, Dineobellator notohesperus, que significa “guerrero navajo del suroeste”, en honor a las personas que hoy viven en la misma región donde alguna vez habitó este dinosaurio. Así como su primo asiático Velociraptor, pertenecen a un grupo de dinosaurios conocidos como los dromaeosauridae. Los miembros de este grupo se conocen comúnmente como dinosaurios raptores gracias a películas como Jurassic Park y Jurassic World. Pero a diferencia de las bestias aterradoras representadas en la película, el Dineobellator medía aproximadamente 1 metro en la cadera y aproximadamente 2 metros de largo, mucho más pequeño que sus homólogos de Hollywood. Los dinosaurios rapaces son generalmente depredadores pequeños y de constitución ligera. En consecuencia, sus restos son raros, particularmente del suroeste de los Estados Unidos y México. “Si bien los dromaeosauridos se conocen mejor en lugares como el norte de Estados Unidos, Canadá y Asia, se sabe poco del grupo más al sur de América del Norte”, asegura Jasinski.

Aunque no se recuperaron todos los huesos de este dinosaurio, los del antebrazo tienen pliegues (pequeñas protuberancias en la superficie donde las plumas serían ancladas por los ligamentos), una indicación de que Dineobellator tenía plumas en la vida, similares a las inferidas para velociraptor. Las características de las extremidades anteriores del animal, incluidas las áreas ampliadas de las garras, sugieren que este dinosaurio podría flexionar fuertemente sus brazos y manos. Esta habilidad puede haber sido útil para aferrarse a la presa, usando sus manos para animales más pequeños como pájaros y lagartos, o tal vez sus brazos y pies para especies más grandes como otros dinosaurios.

Su cola también poseía características únicas. Mientras que la mayoría de las colas de las aves rapaces eran rectas y rígidas con estructuras en forma de varilla, la del Dineobellator era bastante flexible en la base, permitiendo que el resto permaneciera rígido y actuara como un timón. ”Pensemos en lo que sucede con la cola de un gato mientras corre -explica Jasinski--. Si bien la cola en sí misma permanece recta, también gira constantemente mientras el animal cambia de dirección.Una cola rígida que es altamente móvil en su base permite una mayor agilidad y cambios de dirección, y potencialmente ayudó al Dineobellator a perseguir presas, especialmente en hábitats
abiertos”. Este dinosaurio proporciona una imagen más clara de la biología de los dromaeosauridos de América del Norte, especialmente en lo que respecta a la distribución de plumas entre sus miembros. ”A medida que encontramos evidencia de que más dinos poseen plumas, creemos que es probable que todos los dromaeosauridos las tengan
plumas -admite Jasinski-. El descubrimiento también insinúa algunos de los hábitos depredadores de un grupo de dinosaurios icónicos carnívoros que vivieron justo antes del evento de extinción que acabó con todos los dinosaurios que no eran pájaros”.

Jasinski planea continuar su investigación de campo en Nuevo México con la esperanza de encontrar más fósiles. “Fue con mucha búsqueda y un poco de suerte que este dinosaurio fue encontrado saliendo de una pequeña ladera --reconoce--. Hacemos mucho senderismo y es fácil pasar por alto algo o simplemente caminar por el lado equivocado de una colina y perder algo. Esperamos que cuanto más busquemos, tengamos más posibilidades de encontrar más Dineobellators u otros dinosaurios”.
 

dpa

También te puede interesar

at DPA:

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend