Viernes 30 de julio de 2021
INFORMATIVO | 23-07-2020 16:07

Descubren presencia humana en México desde hace más de 30.000 años

El hallazgo fue realizado por un grupo de investigadores en la llamada Cueva del Chiquihuite, ubicada en la región de Concepción del Oro, en Zacatecas.
Ver galería de imágenes

El descubrimiento en una cueva en el estado de Zacatecas, en el norte de México, dio un giro sorprendente en cuanto al verdadero momento en que se produjo la llegada de los primeros seres humanos al continente americano. Hasta ahora se estimaba que los clovis, considerados los primeros pobladores del continente, habían llegado a América hace unos 13.500 años. 

0723_cueva mexico

Sin embargo, según un reciente y revelador estudio multidisciplinar que fue llevado a cabo por investigadores de la Universidad Autónoma de Zacatecas, las evidencias encontradas en la llamada “Cueva del Chiquihuite”, ubicada a más de 2.700 metros sobre el nivel del mar, sugieren que los primeros habitantes llegaron hace aproximadamente entre 30.000 y 13.000 años. El informe basó sus conclusiones en el análisis de los restos de cientos de herramientas hechas con piedra, huesos de animal, plantas y sedimentos que fueron encontradas en la cueva.  

0723_cueva mexico

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México -tres de cuyos investigadores participaron del estudio-, los descubrimientos no solo aportan pruebas contundentes sobre una mayor antigüedad de la presencia humana en América sino las diferentes evidencias materiales halladas también indican la diversidad cultural de los primeros grupos que se dispersaron por el continente. "Este es un sitio único, nunca antes habíamos visto algo así. La evidencia de las herramientas de piedra es muy, muy convincente. Y la datación, que es mi trabajo, es sólida", afirmó Tom Higham, profesor de la universidad británica de Oxford, que participó del estudio.

Ubicada a 1.000 metros sobre el suelo del valle, la cueva es de paredes grisáceas, cuenta con dos cámaras interconectadas, cada una de más de 50 metros de ancho x 15 de alto, con un suelo inclinado repleto de estalagmitas.  El equipo a cargo de la investigación excavó una sección de tres metros de profundidad y encontró unos 1.900 artefactos de piedra fabricados a lo largo de miles de años y que muestran una talla y trabajado muy poco usual, por ejemplo mostrando formas más anchas que largas.

0723_cueva mexico

Fue gracias a dos técnicas científicas que los expertos lograron determinar la antigüedad de restos microscópicos de huesos, carbón y sedimentos asociados a las piedras en los que se conservaron polen y fitolitos. Una de ellas fue por radiocarbono. El otro método usado fue luminiscencia ópticamente estimulada, midiendo la última vez que los sedimentos fueron expuestos a la luz. El uso de dos técnicas diferentes agregó mucha credibilidad y fortaleza, particularmente a la parte más antigua de la cronología.

Por el momento, se han logrado clasificar núcleos, lascas, cuchillas, restos de lascas modificadas o usadas, rascadores, puntas, azuelas y elementos puntiagudos formados por fractura de los bordes de la piedra caliza y láminas de calcita y los resultados de los análisis petrográficos sugieren que no pertenecen a la roca que conforma las paredes y el techo de la cueva. Asimismo, se identificaron fitolitos de una especie de palma, algunos quemados, que pudieron corresponder a algún artefacto o alimento que fue llevado allì por personas, al tiempo que en todos los estratos se halló carbón vegetal, posiblemente, resultado de una combinación de incendios forestales y de chimeneas de origen humano.

0723_cueva mexico

Esto hizo posible recuperar ADN ambiental que los científicos definieron como moléculas de ADN disueltas en la tierra procedentes de polen, orina, cabellos o células muertas, al tiempo que los primeros análisis de laboratorio permitieron identificar restos de especies de plantas, carbón vegetal y ADN de animales como murciélagos, roedores, marmotas, cabras y ovejas. También se extrajeron restos de huesos de osos y otras especies. "Este podría ser un descubrimiento importante que podría estimular un nuevo trabajo para encontrar otros asentamientos en las Américas que datan de este período. De hecho, en Brasil hay varios asentamientos donde hay herramientas de piedra que me parecen robustas y datan de hace 26.000 o 30.000 años, fechas muy similares a estas que acabamos de encontrar en la cueva de Chiquihuite", afirmó el  arqueólogo Ciprian Ardelean, investigador principal del estudio que llegó a esta cueva en 2010, después de recorrer a pie cientos de kilómetros de sierra en la región de Concepción del Oro en busca de datos que confirmen fehacientemente quiénes fueron en verdad los primeros pobladores de América.

at Weekend

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend