Lunes 25 de octubre de 2021
INFORMATIVO | 11-06-2021 10:15

Buenos Aires, la Reina del Plata, sopla 441 velitas

Un 11 de junio de 1580 la ciudad fue fundada por segunda vez y definitivamente por el explorador español Juan de Garay, en un sitio cercano al que lo había hecho Pedro de Mendoza 44 años antes.
Ver galería de imágenes

 Buenos Aires, la Reina del Plata, fue fundada en dos oportunidades. La primera fundación la realizó el explorador español Pedro de Mendoza en el año 1536 a la que le dio el nombre de Ciudad de Trinidad.

Allí se instaló el primer asentamiento que, según los relatos de un tripulante, no prosperó como consecuencia de las difíciles condiciones de vida que imperaban por entonces en el lugar y a la resistencia de los nativos Querandíes. 

0611_Buenos Aires

En tanto, la segunda tuvo lugar el sábado11 de junio de 1580. Esta vez fue Juan de Garay quien, en nombre de la corona española, fundó definitivamente Buenos Aires a la que bautizó Ciudad de la Trinidad y Puerto Santa María de los Buenos Ayres, y plantó el rollo fundacional en la Plaza Mayor, actual Plaza de Mayo.

La ceremonia fundacional tuvo lugar en un sitio cercano a la boca del Riachuelo, el mismo lugar al cual había arribado Pedro de Mendoza 44 años antes.

Si bien en un primer momento Garay nombró al puerto con el mismo nombre que su antecesor, se valió de la cercanía de la festividad de la Santísima Trinidad para rebautizar a la ciudad a la que llegó acompañado de su mujer, Isabel de Becerra, y de su hijo Juan, al frente de una expedición integrada por 72 hombres y una viuda de nombre Juana Díaz, que había partido tres meses antes desde Asunción, actual territorio de Paraguay. 

0611_Buenos Aires

Antes de emprender el viaje, Garay le había ordenado a Alonso de Vera y Aragón que se adelantara por tierra para trasladar 500 vacas, 1000 caballos y 100 ovejas, mientras que en otra expedición naval fueron llevadas las mujeres y los niños.

 

Primer plano de la ciudad de Buenos Aires

Tras elegir por sorteo a San Martín de Tours como patrono de la ciudad, Garay se dedicó a repartir las tierras y trazó un plano con 250 manzanas, de las cuales 46 fueron destinadas a solares urbanos en los que ubicó el fuerte, la Plaza Mayor, los conventos de Santo Domingo y San Francisco y un hospital.  El resto fue ocupado por los pobladores.

Así, la ciudad quedó diseñada con 16 cuadras de sur a norte, y 9 de este a oeste, en el espacio limitado al este por el Río de la Plata; al oeste, por las calles Salta y su continuación Libertad; Viamonte, al Norte e Independencia, al sur.

0611_Buenos Aires

Cada poblador recibió un cuarto de manzana y terrenos para cultivo de entre 300 a  400 metros de superficie cada uno. Estas tierras estaban ubicadas fuera de lo que se llamó el “ejido de provecho común”, que estaba  emplazado en las afueras de la ciudad, en un perímetro que finalizaba en las actuales calle Arenales y las avenidas La Plata y San Juan.

A la hora de la repartición, Garay se reservó media manzana donde actualmente se levanta el Banco de la Nación (Av. Rivadavia y Reconquista), en tanto que la otra mitad se la cedió a su hijo que llevaba su mismo nombre.

Por su parte, a Juan de Torre Vera y Aragón le otorgó la mitad de la manzana donde actualmente se encuentra el monumento a Belgrano.

Si bien a los pocos meses de su segunda fundación, la ciudad fue salvajemente atacada por los indios guaraníes, por el norte, y por la tribu del cacique Telomian Condie, por el sur, a diferencia de lo que había sucedido con los expedicionarios que acompañaron a Pedro de Mendoza en la primera fundación de la ciudad, esta vez los pobladores estaban muy bien preparados para defenderse y derrotarlos.

Pero lejos de rendirse, en 1583 los indios se tomaron venganza , por lo que, tras designar como teniente gobernador de la ciudad a Antonio Torres de Pineda, partió para refugiarse en Santa Fe, ciudad a la que había fundado 10 años antes.

0611_Buenos Aires

Cuando estaba a tan solo cuatro leguas del lugar, y pese a las advertencias de sus acompañantes acerca de la presencia de un grupo de aborígenes que buscaban venganza, decidió detener la marcha y se fue a dormir sin organizar una custodia.

Así, en la madrugada del 20 de marzo,  los indios mataron a Garay, hirieron a 30 de sus acompañantes y raptaron a otros 11, dejando en claro que, si iba a correr sangre, no sería solo la de los pueblos originarios.

El largo camino hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Posteriormente, en 1776, la flamante ciudad fue designada como la capital del flamante Virreinato del Río de la Plata, lo que le permitió posicionarse en el mercado comercial, en tanto que su puerto y sus conexiones con las ciudades del interior del país se convirtieron en su principal fortaleza.

Durante la primera de las invasiones inglesas, en 1806, la ciudad fue ocupada por las fuerzas armadas inglesas y, por un tiempo, quedó bajo la bandera de Inglaterra.

0611_Buenos Aires

En tanto, en 1810, los habitantes de la ciudad protagonizaron la Revolución de Mayo, por la cual expulsaron al virrey y se estableció una junta de autogobierno que dio inicio a la Guerra por la Independencia Argentina.

Finalmente, en 1994 la Convención Constituyente reformó la Constitución de la Nación Argentina. En el texto de la Carta Magna fue incluido el artículo 129 que estableció un régimen de gobierno autónomo para la Ciudad de Buenos Aires.

Además, esta reforma estableció que el Congreso de la Nación convocaría a los habitantes de la ciudad para que eligieran a sus representantes a fin de dictar el estatuto organizativo de sus instituciones.

0611_Buenos Aires

De esta manera, tras realizarse dicha elección y ya constituida la Convención Constituyente, el 1° de Octubre de 1996, se culminaron las sesiones, sancionando la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, tal su actual nombre.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend