Sábado 18 de septiembre de 2021
INFORMATIVO | 13-05-2021 11:27

Así empezó la mafia en la Argentina

Primero fueron inmigrantes judíos de origen polaco y luego italianos. Utilizando métodos extorsivos y asesinatos, coparon La Boca y Rosario. Los primeros cabecillas célebres.
Ver galería de imágenes

La Argentina fue uno de los tantos países del mundo que, a partir del siglo XX, sufrió el impacto de las grandes organizaciones mafiosas y criminales, que llegaron al país y se ramificaron rápidamente por las ciudades del interior con sus inevitables secuelas de crimines y horror. Dos fueron las más tenebrosas de esas organizaciones que, con sus conductas mafiosas de intimidación, especulación y extorsión, golpearon a todos los estamentos sociales. Así lograron corromper a funcionaros, jueces, policías y ministros, e incluso sustentaron muchas de las campañas electorales de la época.

0513_mafia

Una de ellas, fue la organización Zwi Migdal, integrada por judíos de origen polaco, que comenzó a actuar en 1906 y se dedicó a promover la prostitución de mujeres que traían engañadas desde de distintos pueblos de Rusia e incluso Polonia, con la falsa promesa de conseguir trabajo en la tierra de las oportunidades. Esta organización, que comenzó a funcionar en el barrio porteño de La Boca, rápidamente se extendió a otras ciudades del interior de la Argentina, como Rosario, donde llegaron a crear 1.200 prostíbulos.

La Zwi, a pesar de que con el tiempo fue expulsada de la sociedad, inauguró sus propias sinagogas e incluso sus característicos cementerios que eran considerados imperios. Aún en la actualidad, en un sector del cementerio de Avellaneda, se pueden ver sus lujosas tumbas de costosos mármoles.

0513_mafia

El otro azote estuvo en manos de los mafiosos sicilianos que llegaron y desembarcaron en la Chicago Argentina en el año 1928. Esa organización estuvo presidida por Juan Galilli (foto arriba izquierda), conocido como Chicho el Grande o el Al Capone Rosario. Chicho el Grande y su banda mafiosa lograron crear su imperio criminal a través del juego clandestino, la prostitución y las extorsiones, que hasta el día de hoy se recuerdan en las páginas negras del país.

Los secuestros extorsivos a familias adineradas, los atracos a bancos y campos, y los crímenes innecesarios forjaron en Chicho, un mafioso sin escrúpulos, cualidades de asesino y calculador que lo hicieron poseedor de una fortuna incalculable y lo convirtieron en el enemigo público número uno.

La banda estaba en pleno auge y crecimiento, pero un día arribó a Buenos Aires un prófugo oriundo de la península itálica, Don Francisco Marrone, quien rápidamente comenzó a hacerle sombra a Galiffi perpetrando crímenes en sociedad con integrantes de la banda de Grande, ganándose así el nombre de Chicho Chico (foto de la derecha). Comenzó a planificar una serie de secuestros extorsivos a millonarios, entre los que se encontraban Néstor Martín y José Anzueza, que dispararon los titulares de la primera plana a nivel nacional. De esta manera se ganó a un gran enemigo que pronto prepararía su vendetta.

El enfrentamiento final

El tiempo pasaba y Marrone seguía insertándose en la sociedad rosarina y con ello quitándole cada día más jugadores a Chicho el Grande, por lo que en abril de 1932 llegó la venganza final. Chico el Grande invitó a dialogar a su rival en su casa de Buenos Aires, con el fin de llegar a un entendimiento en el mundo de los negocios. Chicho Chico accedió inocentemente sin saber que sus horas estaban contadas y que en ese viejo caserón ubicado en el barrio de Belgrano lo estarían esperando sicarios para ponerle fin a la mafia chica.

La pulseada fue ganada por Galiffi, pero con eso comenzó su ocaso. En la jornada de octubre de 1932, Chicho el Grande y su banda llevaron a cabo el secuestro del Dr. Jaime Favelukes y, luego de varios días de negociaciones con sus familiares, lograron cobrar una fortuna por su rescate y liberación. Como el secuestro había ocurrido en Buenos Aires, la Policía Federal comenzó su investigación a cargo del comisario Bazán. Primero dieron con uno de los secuestradores que integraba la banda de Chicho el Grande, el señor Salvador Vitello. Al atraparlo fueron encontrando a los otros miembros del grupo y fue el principio del fin de la mafia rosarina.

Galería de imágenes

En esta Nota

Laura Trípodi

Laura Trípodi

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend