Martes 21 de septiembre de 2021
CAZA | 07-06-2021 07:00

Caza menor: ¡volvimos a los campos!

Mientras en Buenos Aires la apertura de temporada sigue en duda, en otras provincias –como San Luis– ya se caza regularmente. Fechas de temporada.
Ver galería de imágenes

Después un año y medio sin caza menor, se abrió en San Luis la temporada solo para liebres y vizcachas. Eran tantas mis ganas de contar la experiencia, que removí cielo y tierra para saber quién me podría pasar datos de esa provincia, lo que surgió a través de mi primo, Mario Gallo: un pariente suyo–el Mita Duchini (nadie lo conoce por su nombre de pila, Eduardo)– había ido a pasar una temporada a un pueblo llamado Fortuna. El Mita, su padre, el mío y mi tío cazaban juntos desde que tengo memoria, así que decidí llamarlo y vivir a través suyo una cacería de liebre.
Weekend: ¿Cómo son las zonas de caza y el clima en las sierras puntanas?
Mita Duchini: El pueblo de Fortuna posee  pocos habitantes pero he cosechado muchos amigos con los cuales salgo a cazar casi a diario, con un precepto: todo lo que se captura se come a la cacerola o en escabeche. En esta oportunidad me acompañaron Franco Carrizo y su hijo, Nahuel, a un campo de 4.000 hectáreas, de las cuales 1.500 son de monte. En esta zona la tierra no es como la de Buenos Aires, por el contrario, es muy arenosa y casi todo son sembrados de maíz, sorgo, centeno y un poco de girasol. Para esta época todo el maíz ya se recogió y se reemplazó por centeno. En general, ha llovido bastante y el clima tiene mucha amplitud térmica, con temperaturas bajo cero durante la noche.
W.: ¿Dónde cazaste las liebres?
M.D.: En un rastrojo de centeno. Como no está abierta la temporada de perdices no utilicé perros, aunque hubiera sido un gran ejercicio para ellos tras muchos meses sin actividad física ni cinegética, pero preferí dejarlos porque hay gran cantidad de presas y los canes se vuelven locos olfateándolas.
W.: ¿Qué armas utilizaste?
M.D.: Una escopeta Sportman calibre 20 de un caño, herencia de mi padre, con cartuchos de munición N° 3. En la liebre los tiros suelen ser largos –entre 45 y 50 m–, y con este calibre me siento cómodo. Mis compañeros, en cambio, prefieren la carabina Winchester con munición .22 LR, sin duda, el tiro tiene que ser muy preciso porque se trata de una bala única, a diferencia de la rosa de municiones de una escopeta. También es cierto que con la carabina se pueden lograr tiros más lejanos, ya que el proyectil del .22 puede llegar hasta los 1.500 m, pero hay que tener muy buen ojo y excelente pulso.
W.: ¿Cómo vienen de tamaño las liebres?

0306


M.D.: En su mayoría son grandes, ejemplares viejos debido a que el año pasado no se cazó. Parecen maras sureñas y casi igualan a los zorros, con los que a veces las confundimos a la distancia. Pero mis acompañantes tienen una vista de águila para divisarlas y notar la diferencia.  
W.: ¿Si bien su caza está vedada, cómo está la población de perdices?
M.D.: Hay mucha copetona, pocas perdices chicas, y una que se llama montaraz, con un copetito tipo martineta que habita en el monte. De las tres es la más rica, porque no es tan seca, pero es dificilísimo cazarla, porque suele hacer dos gambetas y no la vez más.
W.: Vos que cazaste tanto en Buenos Aires como en San Luis, ¿qué diferencias tienen ambas provincias?
M.D.: En Buenos Aires buscamos los rastrojos de maíz, soja, trigo, algún verdecito. No hay montes. También hay algunos campos con paja brava donde salen las coloradas (prohibidas, lo sé) siempre para arriba. A los costados de los caminos también es común ver mucha perdiz chica. En San Luis, en cambio, ingresás al campo y a los dos kilómetros empieza el monte de chañar, algarrobo, piquillín y caldén, con sus caminos internos, donde la vegetación es tan abundante que apenas pasa una camioneta (la mía lleva las marcas que ni te cuento). Ahí se te puede cruzar tanto un zorro, como una liebre o un jabalí, especie, esta última que abunda y que se caza hasta diciembre.
Me despedí de Mita con el recuerdo de la niñez que pasábamos juntos, agradeciéndole haber compartido una cacería a través de sus ojos, ya que en Buenos Aires –hasta el cierre de esta edición– seguimos en la dulce espera, sin fecha estimativa de apertura. Respecto del resto de las provincias, en lo que respecta a caza menor las fechas permitidas son:
> Chubut: 1 de abril y el 31 de julio.
> La Pampa: 1 de mayo hasta el 31 de julio.
> Santiago del Estero: solo caza de palomas sin límite de fechas.
> Santa Cruz: zorros, liebres y conejos hasta el 31 de agosto.
> Río Negro: hasta el 31 de julio.
> Corrientes: hasta el 31 de agosto.
> Santa Fe: del 22 de mayo al 21 de julio, solo los fines de semana para la perdiz común, y hasta el 1 de agosto para otras especies.
> Entre Ríos: del 21 de mayo al 16 de agosto.
> Chaco: del 7 de mayo al 22 de agosto.
> Córdoba: del 29 de mayo al 1 de agosto, mismas zonas del 2019.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Horacio Gallo

Horacio Gallo

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend