Martes 2 de junio de 2020
BIKE | 27-03-2020 14:10

3 claves para mantener la bicicleta en buenas condiciones

Mientras estamos en casa por la cuarentena, podemos aprovechar y aplicar estos consejos para que nuestra bici no se deteriore.
Ver galería de imágenes

Las ganas de salir a andar bicicleta son difíciles de llevar en estos días de cuarentena y coronavirus. Aquellos que cuentan con un rodillo tienen la suerte de seguir rodando en sus casas, pero muchos otros deben conformarse con dejar la bici guardada en un rincón. Para que esta no se deteriore, es fundamental realizarle un mantenimiento adecuado. Hay ciertas cuestiones que son clave y que todo entusiasta de la bicicleta debería adoptar de ahora en más.

Un buen mantenimiento, realizado de forma regular, es muy importante para evitar el deterioro de nuestra bicicleta, ya que en sí permite alargar la vida útil de ciertas componentes, como son la cadena y la transmisión.

Engrasar: la cadena, los platos y los piñones son la base del funcionamiento de la bicicleta. Son piezas que están en constante fricción y por ende se desgastan con el uso. Mantener todo este sistema lubricado permite reducir la fricción y por lo tanto alargar su vida útil.

Hay que aclarar que antes de engrasar la cadena y los piñones hay que tener todo bien limpio, es decir, sin polvo, tierra, mugre y sobre todo sin restos de aceite. Antes que nada, lo primero que debemos hacer es desengrasar toda la cadena y la transmisión, limpiar de forma exhaustiva, y una vez que está seco, engrasar.

Si uno engrasa sin limpiar antes, un error muy común, a la carga se irán acumulando restos de aceite y suciedad que podrán entorpecer el funcionamiento de la cadena y los piñones.

Controlar la presión: verificar la presión de las ruedas es algo que siempre hacemos (o deberíamos hacer) antes de salir a rodar. Es un control fundamental que siempre se debe hacer, incluso si no utilizamos la bicicleta por varios días o semanas.

Si dejamos que la rueda se desinfle hasta que no le quede nada de aire, notaremos como la cubierta se irá aplanando debido al peso de la bicicleta. Esta situación es algo que debemos evitar, ya que la cubierta puede quedar con marcas o hasta se puede deformar debido al peso y la falta de presión.

Toda cubierta tiene al costado indicado los valores adecuados de presión para su inflado, que son orientativos, pero que es aconsejable tener en cuenta.

Limpiar y secar: este aspecto va muy de la mano con el primero. Dejar que la mugre se amontone nunca es buena idea, ya que puede afectar el correcto funcionamiento de las piezas móviles. Limpiarla con agua y jabón es algo que debemos hacer de forma recurrente, pero más importante aún es tomarnos el tiempo para secarla correctamente. Esto lo debemos hacer con un trapo o franela, procurando que toda la bicicleta quede seca.

Dejar la bicicleta mojada para que se seque “por sí sola” puede ser un grave error, ya que la humedad es un gran enemigo de sus componentes, como la cadena o los piñones. Además, en climas muy fríos los remanentes de agua se pueden congelar y generar inconvenientes.

Estos tres aspectos son clave para mantener nuestra bicicleta en buenas condiciones. Por último, también vale la pena cada tanto hacer mover los pedales y hacer pasar la cadena por los diferentes piñones y platos. Un poco de actividad nunca está de más para preservar sus componentes en buen estado.

Galería de imágenes

En esta Nota

Más en

Comentarios

También te puede interesar

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario