Lunes 27 de septiembre de 2021
AVENTURA | 24-07-2021 19:00

Los clavadistas de Red Bull conquistan la increíble Cueva de la Luz

Ubicado en la costa oeste de Ibiza, este paraje tan inusual fue el escenario perfecto para realizar un salto sumamente desafiante hacia las profundidades.
Ver galería de imágenes

Los atletas de la Red Bull Cliff Diving World Series se han embarcado en otra impresionante aventura al sumergirse en uno de los lugares más secretos y difíciles de llegar de la salvaje costa oeste de Ibiza, la Cueva de la Luz. Un lugar de una belleza impactante, donde los clavadistas aprovecharon para demostrar sus habilidades.

El nombre de la Cueva de la Luz se debe a los hermosos reflejos de los rayos de sol que iluminan toda la cueva, especialmente al mediodía, y que crean un deslumbrante brillo azul.

Un salto único

Antes de la segunda parada del Red Bull Cliff Diving World Series 2021 en Oslo el próximo 14 de agosto, el embajador Orlando Duque visitó este inusual paraje en compañía de Rhiannan Iffland, David Colturi, Gary Hunt, Celia Fernández y Jonathan Paredes.

La posición para saltar fue perfecta, a unos 25 metros por encima del agua cristalina en una pequeña plataforma de piedra plana. Para realizar el clavado con total seguridad, los deportistas debían mantener una distancia de 6 metros de la pared de roca.

2107_clavadistas

El ganador del récord de la Serie Mundial, Gary Hunt, reveló que: “Cuando escuché por primera vez sobre este lugar, me quedé muy sorprendido. No sabía si sería posible, luego vi fotos y sentí que podíamos hacerlo. Este viaje se sintió muy especial por el hecho de que éramos un pequeño grupo de clavadistas lejos del estrés de la competencia y en un lugar tan especial”.

Por su parte, David Colturi agregó: “Creo que una de las partes más complicadas es enfocarse con el despegue, porque tienes esta pared justo frente a ti y, aunque no la golpearás, realmente tienes que empujar para saltar y meterte entre esas dos rocas”.

El techo de la Cueva de la Luz se cayó hace cientos de años, dejando así una apertura por la que se puede saltar directamente al agua. Para esta prueba, los atletas necesitan de un par de respiradores y de todas sus habilidades para caer con precisión por ese túnel de piedra hasta el agua.

“Nunca es fácil sumergirse en una cueva, ya que es muy brillante por fuera y muy oscuro por dentro. Este contraste es muy complicado porque no se ve la superficie del agua. Aparte de esto, es muy emocionante encontrar este tipo de rincones en la naturaleza, lugares que están muy cerca de la ciudad, pero a la vez muy lejanos y de difícil acceso”, aclaro el colombiano Duque.

2107_clavadistas

Galería de imágenes

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend