Domingo 12 de julio de 2020
AVENTURA | 10-06-2020 08:10

En la boca del infierno: tirolesa dentro del cráter de un volcán ardiente

Un grupo de aventureros se lanzó en tirolesa dentro del cráter ardiente del volcán Masaya, en Nicaragua. Increíble video y galería de fotos.
Ver galería de imágenes

La adrenalina es un viaje de ida, una vez que se la experimenta siempre se busca ir por más. No importa la actividad ni la edad, cada quien la experimenta a su manera. Por eso hay aventureros y empresas que se dedican a tentar a los aventureros con salidas cada vez más temerarias. Y visitar un volcán activo puede ser una de ellas. Geoff Mackley, un experimentado explorador de volcanes, de 56 años de edad, que vive en Penrose, Auckland, dedica su vida a viajar por el mundo con turistas ansiosos que buscan esas emociones fuertes, que necesitan vivirlas para tildarlas en su bitácora de viaje y salir en busca de la siguiente.

1006_volcan_masaya_tirolesa

Así fue como en una excursión organizada por Ultimate Volcano Expedition, Mackley y su grupo de turistas aventureros se adentraron en uno de los volcanes activos más hermosos del mundo para lanzarse en tirolesa por su caldera: el Masaya, ubicado en la ciudad de Masaya, Nicaragua, a escasos 20 km al sur de Managua, la capital del país. Y lo documentaron en este video donde, como siempre, una imagen vale más que mil palabras.

El Masaya es uno de los siete volcanes activos del país. Su cráter "Santiago" tiene una altitud de 635 msnm y emite continuamente grandes cantidades de gas de dióxido de azufre; también mantiene una incandescencia en su interior debido a un lago de lava persistente. El volcán forma el centro del parque nacional Volcán Masaya y a sus pies se ubica la laguna volcánica del mismo nombre. El parque comprende un área de 54 km² que incluye dos volcanes y cinco cráteres, y tiene más de 20 km de caminos, pudiendo llegar en coche hasta el borde mismo de uno de los cráteres.

1006_volcan_masaya_tirolesa

El volcán fue objeto de veneración por los habitantes de la zona antes de la llegada de los europeos. Los españoles lo llamaron "boca del infierno" y colocaron en el siglo XVI una cruz para conjurar al diablo. Esta cruz, situada a borde de uno de los cráteres, es la llamada "Cruz de Bobadilla" en honor al misionero Padre Francisco Bobadilla. Gonzalo Fernández de Oviedo estudió el volcán en 1529 y dejó las primeras referencias escritas. Luego, en 1538, fue el fraile Blas del Castillo quien realizó estudios e investigaciones. También se realizaron excavaciones en búsqueda del llamado "oro del volcán", que fracasaron.

1006_volcan_masaya_tirolesa

Galería de imágenes

En esta Nota

Weekend

Weekend

Comentarios

También te puede interesar

Más en

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario