Cachorros peleadores

A escasos 230 km de la Ciudad de Buenos Aires logramos surubíes de tamaño intermedio, pero de buen valor deportivo.

Por

Bruno posa con una de sus capturas, un surubí atigrado pescado gareteando, con morena como carnada. Los ejemplares más grandes llegaron a los 8 kg. [ Ver fotogalería ]

El río Paraná siempre tiene sorpresas en todo su curso, y al pasar por diferentes provincias es, sin lugar a dudas, uno de los mejores reservorios de peces del país. En
esta oportunidad obtuvimos datos alentadores acerca de la buena pesca en la zona de San Nicolás. La información hablaba de interesantes cachorros de surubí, y con esa promesa viajamos.

Bien temprano, a las 6:30 de la mañana, me encontré con Leandro Poggi, Gustavo Aliani (nuestro guía) y su sobrino Bruno en las renovadas instalaciones del Club de Pescadores de San Nicolás, que cuenta con guardería náutica, bajada de embarcaciones, muelle, camping y proveeduría, entre otros servicios.

Subimos al trucker los equipos de pesca: cañas cortas de no más de 2,10 m de grafito, todas de un tramo, con reeles rotativos chicos cargados con nailon 0,35 mm y multifilamento 0,25 mm, que resiste y transmite más los piques. Como carnada usamos morenas y anguilas, para una eventual incursión al patí.

Empleamos un anzuelo grande tipo 6/0 y 8/0, atado a un leader de 45 cm de largo de 40 libras de resistencia (1 libra: 0,453 kilos), terminando en un esmerillón número 1. Las
ataduras se hacen pasando la punta del leader por el ojo del anzuelo dos veces formando un aro, dando luego dos vueltas de la punta sobre el aro y ciñendo el nudo. Se corta el excedente y luego de pasarle un termocontraíble se quema la punta para que no quede viva. Para terminar se quema el contraíble hasta verificar que se funde el plástico que lo cubre. De la misma manera se procede con el esmerillón.

El día se presentaba despejado, la altura del río era de 2,66 m en bajante con viento del sur a 10/23 km/h y la temperatura pronosticada era de 28 a 25 grados, ideal para la pesca. Generalmente se elige el día, ya que contamos con la tecnología para preverlo. Lo que más molesta para la pesca son la lluvia y los vientos fuertes, y además conviene que la altura de los ríos sea baja.

A pescar 
Salimos del Club de Pescadores San Nicolás cruzando el Paraná y tomando por los arroyos Cavado, Banderitas, Perdido y Hornillos hasta el Paraná Pavón. Este trayecto nos llevó alrededor de 50 minutos, y antes de llegar al final del recorrido Gustavo propuso garetear en el Perdido, un arroyo de 20 a 30 m de ancho, cuyas costas estaban cubiertas de carrizales.

Nota publicada en la edición 510 de Weekend, marzo de 2015. Si querés adquirir el ejemplar, llamá al tel.: (011) 4341-7820 / 0810-333-6720. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

19 de marzo de 2015

Deja un comentario