Domingo 7 de marzo de 2021
TURISMO | 02-09-2020 07:29

Turismo para empezar a agendar: escapada a los lodges de la selva misionera

Para descansar entre el verde de la selva y los sonidos de sus criaturas, durante el día se disfruta de caminatas hasta arroyos y cascadas, y de una gastronomía típica y generosa. Buen destino para cuando finalice la cuarentena.
Ver galería de imágenes

La provincia de Misiones está lejos de ser “solo las cataratas”. Y, de hecho, quienes visitan los legendarios saltos de agua no suelen entrar casi en la selva ni se compenetran con sus entrañas salvajes. Para conocer la espesura misionera hay que salirse un poco del circuito más clásico y dormir unas noches con ella, ese gran cuerpo viviente que respira como un todo. Si la idea es conocer en el mismo viaje las cataratas, la opción más cómoda es Posada Puerto Bemberg –a 35 kilómetros de Puerto Iguazú–, a donde se llega por un camino de tierra roja. Desde allí se visitan en el día los saltos, con el agregado de poder salir a caminar por la selva y bañarse en cascadas y arroyos con estanque en intimidad total. La otra singularidad en Puerto Bemberg es el lujo decorativo y una gastronomía que combina con sutileza lo gourmet con ingredientes locales de la mano de un virtuoso chef. Y tiene una gran pileta rodeada de exuberancia tropical. Aquí el tiempo transcurre reposando en la selva en hamaca paraguaya y navegando el Paraná en lancha, entre dos paredes vegetales hasta la cascada Yasí.

0310_iguazu5

Quienes ya conozcan Puerto Iguazú pero quieran volver a la provincia para disfrutar de la selva y sus paisajes alternativos, pueden llegar en auto de un tirón en 12 horas desde Buenos Aires al lodge Tacuapí, cerca de Aristóbulo del Valle (en el centro exacto de Misiones: 160 km al norte de Posadas). Es un complejo de 50 hectáreas que bordean al Parque Provincial Salto Encantado, famoso por su cascada de 60 metros. El lodge tiene una hermosa piscina panorámica con vista a la selva y tres íntimas cabañas de dos pisos camufladas en el verde. El mero reposar en Tacuapí y relajarse en un hidromasaje al aire libre ya es un gran plan. Pero hay también salidas en 4x4 a cascadas en la selva y paseos a aldeas guaraníes en el valle del Cuñapirú.

0310_iguazu3
 

Desde Tacuapí hay dos horas de viaje hacia el norte hasta los Saltos del Moconá, una catarata baja pero muy ancha que es la contracara de las de Iguazú (antes de ir conviene averiguar si están visibles y navegables porque dependen del nivel de agua). Se puede hacer ida y vuelta en el día desde Tacuapí, o encarar este viaje como una pequeña gira y dormir también en Don Enrique Eco Lodge –más cercano a los saltos– con cuatro bungalós de madera y agradables decks con sillones y hamacas sobre el arroyo Paraíso, ideal para nadar. En los paseos desde el lodge se llega a la Reserva de Biosfera Yabotí, que comienza del otro lado del arroyo. Allí un sendero selvático lleva a un gran Ivirá Pitá –árbol cañafístula– de 410 años y 50 metros de altura. Uno de los placeres más refinados en Don Enrique es salir en kayak por las aguas cristalinas del arroyo Paraíso.

También te puede interesar

Galería de imágenes

Julián Varsavsky

Julián Varsavsky

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend