Domingo 16 de mayo de 2021
TURISMO | 07-10-2020 08:58

Capadocia: un pueblito de ensueño enclavado en la roca

Quizás sea una zona poco conocida de Turquía y resulta ideal para vivir unas vacaciones distintas: recorrer una antigua aldea compuesta por cuevas y pasear en globo aerostático. Allí hay un hotel de lujo instalado en un monasterio de piedra que ofrece experiencias con distancia social.
Ver galería de imágenes

Capadocia es una región semiárida ubicada en el centro de Turquía central, conocida por sus características “chimeneas de hadas”: formaciones rocosas altas con la silueta de conos que se agrupan en el Valle de los Monjes, Göreme y otros sitios. También en esta zona hay casas de la Edad de Bronce que los trogloditas esculpieron en las paredes de los valles y que posteriormente fueron usadas como refugios por los primeros cristianos. El Cañón de Ihlara, de 100 m de profundidad, alberga numerosas iglesias construidas en la roca.

Ubicado en este mágico lugar de paisaje volcánico, grandes valles, viñedos, cuevas y chimeneas, está el particular hotel Argos in Cappadocia que provoca una inmersión en 2.000 años de historia, sostenido por una gran tradición en hospitalidad, a la que suman diseño y tecnología. Es que fue construido a partir de ruinas ancestrales, cuevas y túneles subterráneos, que por obra del hombre se convirtieron en un alojamiento de lujo que excede las expectativas de los viajeros más sofisticados.

1005_capadocia7

De roca pura

El sueño de construir un hotel a partir de viviendas ancestrales se completó con el descubrimiento de las ruinas de Bezirhane, un monasterio de roca de 1.500 años de antigüedad que luego se convirtió en refugio de camellos en la legendaria Ruta de la Seda. El extenso y delicado trabajo de restauración y diseño fue encomendado a uno de los arquitectos más famosos de Turquía para finalmente abrir esta elegante obra de arte de 51 habitaciones, considerado como el hotel más romántico del mundo.

A una hora de vuelo desde Estambul, sus habitaciones y suites están distribuidas en seis “mansiones” conectadas por túneles subterráneos y cuentan con patios, balcones y terrazas con maravillosas vistas del Valle de las Palomas. Decoradas con alfombras turcas, candelabros y objetos de antiguos, sin olvidar lo último en tecnología, varias habitaciones tienen hogar a leña y las Splendid Suites, piscina privada. Mucho lujo, ¿verdad? Es que algunos de los cuartos están hechos en la roca, son las propias cuevas antiguas adaptadas al confort moderno pero sin perder su estilo ancestral. Por ejemplo, no tienen televisión, aunque si internet, y algunas tienen living o son aptas para recibir familias con habitaciones conectadas. Por supuesto que es ideal para parejas y, especialmente, para pasar la luna de miel.

1005_capadocia2

Los trabajos de restauración siguen para agregar dos habitaciones más a las 51 que tienen ahora, sobre todo porque es área protegida y no se puede cambiar lo histórico que se va encontrando a medida que trabajan.

Experiencias para todos los gustos

Además tiene la particularidad de estar en la villa Antigua de Uchisar, por lo que se convierte en punto de partida para explorar los encantos de Capadocia. Incluso, el Concierge puede organizar excursiones al Museo al aire libre de Goreme, con sus 30 iglesias y capillas excavadas en la roca y frescos que datan del Siglo IX, la ciudad subterránea de Nevsehir y otras atracciones como los emblemáticos vuelos en globo que salen muy temprano a la mañana y que son la mejor vista para un desayuno al aire libre tomado en el cuarto.

Las áreas comunes incluyen al Restaurante Seki, donde se sirve comida local, y el Seki Lounge, para tomar un aperitivo aunque no seas huésped. Posee la mayor cava subterránea de Turquía, el Wine Cellar, con miles de botellas porque Capadocia es muy famosa dentro del país por su vino. Así que brindan un wine tour a través de antiguos túneles que conectan todo.

1005_capadocia6

Chapel es un restaurante privado para comidas especiales en medio de una atmósfera mágica donde también se pueden hacer catas de vinos. Bezirhane es otro monasterio que fue fábrica de aceite de linaza (se usaba para iluminar) también perfecto para cenas y cocktailes privados. Fue descubierto haciendo remodelaciones en el hotel. También tiene el moderno Museum Hall, una sala de exhibiciones con piso de vidrio que permite observar las cuevas que hay debajo.

Adaptándose a la pandemia, recrearon las experiencias adaptándolas a la nueva situación. Así surgieron las wine testing, picnic en los jardines, Private Dinning in Monk Terrace, el Sunrise Breakfast by de The Pool y el Fireplace Menu, todas actividades para hacer en grupos reducidos, especialmente la última para el invierno, cuando se pueden asar malvaviscos mientras se disfruta del vino local.

Entre las cosas que se pueden hacer outdoor están las sesiones de yoga, tours fotográficos de día y de noche, asistidos por un especialista que enseña a aprovechar el potencial de la cámara propia. Pero una de las experiencias inolvidables es la Moonlight Walk en la montaña, una caminata que se hace escuchando música clásica a la luz de la luna. También tienen clases de cocina con productos locales, cabalgatas (es una tierra de caballos) shows artísticos y arreglan todo para hacer el viaje en globo que son para 16 pasajeros (usando máscara y toman la temperatura antes de subir) o excursiones por la región. Son todas actividades con costo extra.

1005_capadocia3

“Hay tanto para ver y disfrutar del hotel y del valle, que recomendamos alojarse un mínimo de tres noches para cumplir con todas las actividades -explica Özlem Uzun, Sales Manager de Argos in Cappadocia-. Nos gusta que sientan la atmósfera del lugar y que se sientan como en casa desde que llegan. El servicio y los locales hacen que toda experiencia sea diferente”. En Turquía, como en muchos otros lugares, está prohibido salir sin máscara facial, al igual que cuando se mueven por las áreas comunes del Argos. Antes de arribar al país, el viajero tiene que bajarse una aplicación oficial que hace el seguimiento de la persona y controla si se infecta de Covid-19 para asistirlo. Tanto el flamante aeropuerto internacional como en los internos les toman la temperatura a los pasajeros y hay que informar sobre el estado de salud, adónde se dirige y con quién. El resto es vida normal, “salvo que no nos podemos abrazar”, finaliza la ejecutiva.

Galería de imágenes

En esta Nota

Patricia Daniele

Patricia Daniele

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend