viernes 28 de febrero de 2020
18-01-2016 10:54 | TURISMO

Cafayate: un paraíso para los sentidos

Sus paisajes, viñedos, colores y un sinfín de actividades colocan a la ciudad como un destino imperdible del norte argentino. Ver galería de imágenes

Paz, belleza y tranquilidad, tres características que llenan el alma y pueden encontrarse todas juntas en Cafayate, un lugar único e increíble. La pequeña localidad, que fue fundada en 1840, cuenta con 15.000 habitantes aproximadamente y se ubica al sur de la

provincia de Salta.

El comienzo de la aventura

Nuestro viaje empieza en el Aeroparque Jorge Newbery (CABA), desde donde tomamos avión directo a Salta. Tras un poco más de dos horas de vuelo, arribamos a la capital salteña, lugar en el que nos esperaba una combi para llevarnos a nuestro destino final:

Cafayate, tras recorrer 183 km a través de la ruta nacional 68. Previamente pasamos por pintorescos pueblos como Cerrillos, La Merced, El Carril y Coronel Moldes, donde se encuentra el impresionante dique Cabra Corral. Continuaron Ampascachi, La Viña, Talampampa y Alemanía. Durante el trayecto atravesamos lo que se conoce como la selva de yunga que se extiende desde Tucumán hasta Ecuador.

Los paisajes que se van presentando a lo largo del camino hacen mella en nuestros ojos y nos dejan plenos de asombro. Más aún cuando llegamos a una parte del recorrido, de unos 83 kilómetros de extensión, conocida como Quebrada de las Conchas, dentro de los Valles Calchaquíes. Allí se pueden observar llamativas formaciones rocosas con coloraciones rojizas muy intensas. Dentro de este majestuoso entorno natural se destacan tres puntos turísticos de gran belleza: la Garganta del Diablo, El Anfiteatro (una entrada en la montaña que sobresale por su acústica sorprendente y donde se grabó la Misa Criolla) y Los Castillos. Una ruta espectacular con partes de asfalto y otras de ripio, caracterizada por la variedad de colores y por el contraste entre lugares con mucha vegetación y otros casi desérticos.

Ya en las cercanías de Cafayate se pueden apreciar inmensos viñedos e imponentes montañas matizadas con distintos tonos de verdes, marrones y ocres. Dentro de la ciudad son muchos los atractivos que cautivan a los turistas: la catedral Nuestra

Señora del Rosario, que data de 1895; el museo de la Vid y del Vino, donde los viajeros pueden aprender sobre el estilo de vida local , y el paseo de los artesanos, lugar en el que los turistas pueden adquirir productos de todo tipo: tejidos, trabajos en cuero, madera, metal, plata, cerámica, alfarería, etc. Pero lo que sin duda nos terminó de conformar un combo perfecto fue la calidez y amabilidad de los cafayateños, siempre bien predispuestos y sonrientes con los visitantes.

Nota publicada en la edición 520 de Weekend, enero de 2016. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

18 de enero de 2016

Galería de imágenes

Etiquetas: Turismo Salta Cafayate
Germán Avalos Bilinghurst

Germán Avalos Bilinghurst

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario