jueves 14 de noviembre de 2019
17-10-2019 18:24 | SUPERVIVENCIA

La comida y la vuelta a casa, temas aparte

Parten con una dieta especial y readaptarse a la gravedad de la Tierra para un astronauta es difícil por motivos físicos. Ver galería de imágenes

Antes de cada misión, los astronautas se reúnen con un profesional que les ayuda a definir lo que comerán de acuerdo con sus gustos y necesidades. Deben ingerir tres comidas diarias que sumen entre 2.000 y 3.200 calorías, dependiendo del sexo y tamaño corporal. Los sistemas de comida implementados en la ISS consisten en pequeñas bolsas elaboradas con un plástico especial y cuidadosamente selladas para evitar que existan derrames o migas que puedan flotar en la cabina y dañar algún equipo. Los alimentos están deshidratados, por lo que se les debe añadir agua antes de ser ingeridos.

Los astronautas deben aprender a comer de la manera adecuada, a abrir cada empaque, a hidratar y cocinar la comida y evitar derramarla. "Teníamos siempre media hora para comer. Media hora para desayunar, media hora para almorzar y lo mismo para la cena. Como cada 45 minutos se hace de noche y luego de día, eso cambia nuestro metabolismo, por lo que varios días antes entrenamos para ir preparados", recuerda Son McBride. En el futuro, la tecnología deberá encontrar una manera de sembrar o criar vegetales en la nave ya que los viajes serán más largos y se necesitará ahorrar peso.

1017_astronauta2

La vuelta a casa también es difícil

Readaptarse a la gravedad de la Tierra es difícil porque los músculos y huesos se han debilitado y el corazón debe trabajar mucho más para bombear sangre alrededor del cuerpo. Los astronautas que vuelven del espacio suelen necesitar la ayuda de personal de rescate para ser trasladados a helicópteros que los esperan en la primera parte de su jornada de regreso a casa.

Pueden sufrir mareos, desmayarse, tener problemas para mantenerse en pie, caminar, girar en las esquinas y mantener el equilibrio. Si cierran los ojos, es posible que se caigan. Hasta dormir les resulta difícil. Después de un vuelo corto pueden ser necesarios tres o cuatro días para readaptarse, pero se necesita mucho más tiempo luego de misiones largas (seis meses) en la Estación Espacial Internacional. La disminución de la densidad ósea también aumenta el riesgo de sufrir la ruptura de huesos y con los músculos debilitados es más difícil levantar incluso objetos ligeros o llevar a cabo las actividades cotidianas.

Galería de imágenes

Etiquetas: Readapatacion Astronauta Carrera Espacial Luna Planeta Cohete Espacio
Noelia Fraguela

Noelia Fraguela

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Argentina y el mundo

La información más importante del martes 12 de noviembre

Espacio Publicitario