Jueves 29 de julio de 2021
SITIOS EXTERNOS | 08-04-2016 10:43

Diversión asegurada

La laguna Mar Chiquita, en las cercanías de Junín, demostró ser una buena alternativa para la temporada de pejerreyes que acaba de comenzar. Nota con video.
Ver galería de imágenes

Arrancamos una nueva temporada de pejerreyes, un pez cíclico que se activa entre fines de la primavera y principio del otoño.

La laguna Mar Chiquita fue el escenario elegido. Se encuentra ubicada al noroeste de la provincia de Buenos Aires, casi limitando con Santa Fe, a unos 300 kilómetros de la Capital Federal y sobre la ruta 65. Se puede acceder por la localidad de Agustina o por el camping de General Arenales, y está encadenada a las lagunas de Gómez y El Carpincho.

Toda esta masa de agua hace que Mar Chiquita llegue a tener una superficie aproximada a las 20.000 hectáreas. Su profundidad media es de 2,50 metros, con algunas zonas de hasta 4 m. Además, hay una cantidad importante de placton, morenitas, panzudos y mojarras que hacen a la dieta básica de los pejerreyes. El camino para llegar es parte de tierra, pero en buenas condiciones para transitar. En caso de lluvias comunicarse telefónicamente con los pesqueros y guías para corrobar su estado.

Arribamos temprano a Agustina. Y en la entrada de la laguna nos estaba esperando Diego Guaper, amigo y guía de pesca que nos llevó hasta el pesquero Don Jorge. Mar Chiquita convoca a muchos pescadores y la disponibilidad de embarcaciones está acotada, por lo que es aconsejable reservar o viajar con lancha o bote propios.

https://www.youtube.com/watch?v=YmhNcD67wyI

Teníamos dos lanchas disponibles. Don Jorge iría en su embarcación con Gustavo y Héctor, mientras Diego nos llevaría a Leandro, Fernando y a mí en la otra. Las condiciones eran buenas, y estábamos ansiosos por arrojar las líneas al agua.

Equipos utilizados 

El viento soplaba del nordeste a unos 15 km, ideal para pescar con la laguna movida y bien oxigenada. Como la idea era garetear, tendríamos el reflejo del sol de frente, lo que dificulta ver las boyas. Por esa razón optamos por colores oscuros, para distinguirlas mejor a la distancia.

Armamos nuestros equipos con cañas telescópicas o de enchufe de entre 4 y 4,50 m de largo, de grafito y, sobre todo, livianas (hay que tenerlas en la mano durante toda la pesca). De acuerdo con la forma de empuñarlas pesan más o menos, pero lo correcto es tener la caña apoyada en la ingle con la mano arriba del reel y mantenerla en una posición de 0 a 90 grados, que es el rango donde trabaja la vara.

Nota publicada en la edición 523 de Weekend, abril de 2016. Si querés adquirir el ejemplar, pedíselo a tu canillita o llamá al Tel.: (011) 5985-4224. Para suscribirte a la revista y recibirla sin cargo en tu domicilio, clickeá aquí.

08 de abril de 2016

También te puede interesar

Galería de imágenes

Jorge Araneo

Jorge Araneo

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend