Tuesday 16 de July de 2024
PESCA | 29-12-2023 15:15

Verano de bogas en el anexo Guazú del Club de Pescadores

Probando de flote como de fondo vivimos una jornada a puro pique de bogas y bagres en la costa entrerriana del río Paraná Guazú. Por: Horacio Pascuariello. 
Ver galería de imágenes

Nuestra Cuenca del Plata recibió una gran cantidad de agua que no sólo mejoró los niveles hídricos, sino que además impulsó una renovación de su fauna íctica, situación que favoreció el desove de sus especies más importantes. Sobre esto charlamos con “Rafa”, el histórico encargado del anexo Guazú del Club de Pescadores. Un predio recostado sobre la orilla entrerriana que pudimos visitar días pasados, muy cuidado, con habitaciones, magnífica arboleda, muelle iluminado para la pesca nocturna y todas las comodidades disponibles para sus socios. 

2912_guazu

El encargado nos contaba que la pesca había mejorado considerablemente y que se podían ver grandes cardúmenes de jóvenes sábalos bordeando las costas, algo muy atrayente especialmente para el dorado. También la pesca de sardinas como de bagres de mar había sido significativa durante noviembre, esperando que en este comienzo del verano se afirmaran los bogas. 

2912_guazu

Para comprobar esta situación, hicimos una rápida pasada por esos muelles y, obedeciendo a los manuales, probamos con líneas de fondo, anzuelos chicos, maíz y masa sazonada. El día estaba caluroso, con baja presión atmosférica, soleado y un río estable. Es decir, las condiciones eran ideales. Sin embargo, esta alternativa parecía no ser la indicada y, ante la ausencia de pique, recurrimos a nuestra noble lombriz. Con ese cambio sí se dieron los primeros piques de grandes bagres amarillos, coloridos apretadores y moncholos, que empezaron a comer sin tener que lanzar muy lejos. La idea era que la línea no cayera en el veril, para que se recostara en el fondo plano y notar los piques. 

2912_guazu

La opción de la variada no nos dejó conformes, por lo que decidimos probar una segunda alternativa, muy divertida y que recomendamos por las sensaciones que regala. Pasamos a una caña corta de 1, 70 m, línea paternóster de tres anzuelos chicos reforzados, micro reel cargado con nylon del 0 25 mm y minúsculos trozos de sábalo de carnada, que resultaron ser muy eficaces. Al principio las llevadas eran tibias, con toques tímidos y corridas cortas pero que delataban la presencia de algún cardumen alimentándose ahí abajo. De golpe, la boya salió despedida hacia un grupo de camalotes, eficaz clavada, y casi en vertical apareció una hermosa boga tres puntos que saltó con energía en el aire. Sin dudarlo, nos dedicamos a esa pesca de flote, obteniendo un pique tras otro con piezas de aproximadamente un kilo y sumamente enérgicas, voraces y que nos llegaban a cortar las líneas. 

2912_guazu

El dato más importante de la salida fue que las buscábamos en los remansos y en sectores entre el muelle y la costa, con el detalle de que necesitan proteínas, ya que picaban con corazón, lombriz y carnada blanca, pero los hidratos de carbono como maíz y masa, no los tocaban.

2912_guazu

Cerramos la tarde sorprendidos por la jornada lograda y con la idea de volver pronto a este lugar que nos recibe tan bien en cada visita. Para los que se acerquen al anexo, como siempre pedimos cuidar el recurso y devolver las piezas, como así también, no ensuciar los espacios de este bello sitio.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend