Sábado 18 de septiembre de 2021
PESCA | 18-08-2021 12:29

Últimos pejerreyes en el Paraná Guazú

En la segunda quincena de agosto no son muchas las flechas que quedan, aunque todavía hay tiempo para disfrutar de los piques.
Ver galería de imágenes

Promediando ya la segunda quincena de agosto, y como todas las temporadas, no son muchos los pejerreyes que se encuentran a esta altura del mes en aguas del Paraná Guazú y el Bravo. Por otra parte, cuando bajan y se retiran del estuario no lo hacen como en su ingreso, en donde les lleva un par de meses, sino que su migración la realizan en solo uno o dos días, por el medio del canal o veril y a una profundidad de entre los 40 y 80 centímetros.

De todas formas, nos dispusimos con mi hijo Emanuel Nicolás Bruno a realizar tal vez una de las últimas jornadas al pejerrey en nuestras aguas, dado que en lo que tiene que ver con, por ejemplo el Río de la Plata o el río Uruguay, todavía nos queda por lo menos un mes más para realizar buenas pescas con esta especie.

Nuestro primer intento de gareteada en aguas del Guazú, en las inmediaciones del kilómetro 167, fue nulo. En primera medida la embarcación no derivaba por la falta total de viento y el agua estaba echa un aceite, como se dice, por lo que solamente y apenas teníamos alguna deriva en nuestras boyas, a las que también habíamos bajado las brazoladas por la falta de viento y movimiento del agua.

1808_pesca

En estas condiciones y sin respuestas efectivas de piques, decidí navegar hasta el Paraná Bravo donde frente al Alférez Nelson Page nos largamos al garete pasando cerca de los juncales. Aquí fue en donde a una distancia de unos ochenta metros y en lo que se dice la calle del sol vi correr mí puntero negro y clavé la pieza con firmeza, comenzando una linda pelea a lo lejos con corridas laterales de un excelente ejemplar de pejerrey.

Posteriormente a mi captura, Nicolás fue quien también a la distancia logró su primer pique, tratándose de un ejemplar de pejerrey que promedió los 40 centímetros. Ya habíamos comenzado con el pie derecho en esta zona que casi nunca falla, entonces nos dejamos llevar muy lentamente aguas abajo, pero sin más resultados, por lo que decidí nuevamente navegar aguas abajo a unos dos kilómetros antes de llegar al Gutiérrez.

Para los que llevamos años de pesca en la zona sabemos lo rendidora que es esta parte del Bravo, por lo que reacondicionamos los equipos y las carnadas para realizar más intentos. Finalmente, en esta jornada que venía muy difícil y lo seguía siendo, comenzó a dar sus frutos en una deriva corta de unos doscientos metros, donde en cada pasada tuvimos la posibilidad de realizar la pesca de este día.

1808_pesca

Culminamos la jornada cerca de las 15.30, para nuestro regreso a la guardería, considerando que tal vez nos quede alguna salida más al pejerrey para probar todavía qué tiene el Guazú y el Bravo, para después pasado este mes de transición poder optar por otro estilo de pesca y de especies, que ingresan con la temporada primavera/verano en nuestro estuario.

Galería de imágenes

En esta Nota

Luis María Bruno

Luis María Bruno

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend