Viernes 14 de mayo de 2021
PESCA | 30-08-2020 08:32

Dorados emergentes entre la sequía, los incendios y la bajante 

Pese a las adversas condiciones por las que atraviesa el río Paraná, partimos desde Goya, Corrientes, hacia el arroyo El Soto para pescar dorados. Y lo logramos con creces.
Ver galería de imágenes

Seguimos pescando con las cañas de ellos, y en este caso nos subimos a la lancha de Javier Enrique y su hijo Agustín, quienes partiendo desde el puerto de Goya hicieron base en su campamento La Amistad, sobre el arroyo Soto, un lugar de privilegio muy cercano a la Boca Nueva, paraíso de la pesca.

En este caso, la charla fue con Agustín, quien quiere sacarle el trono a su papa como guía, una chanza nomás, porque lo que quiere Agustín es ser como su papa, un ícono de pescador deportivo. Ellos nos contaban que la pesca está muy buena, de hecho en revista Weekend pudimos contar algo sobre el tema. Con todo listo en el campamento, subieron a la lancha junto a un par de amigos y salieron en busca del rey del río, el dorado, intentando pescarlos con artificiales y carnada natural.

2808_dorados_goya

Rumbearon en busca de alguna barranca, de algún banco de arena hasta situaciones de palos semisumergidos que les dieron la posibilidad de pelear con un gran dorado de más de 10 o 12 kg que logró su libertad luego de enredarse en las ramas. 

Practicando la pesca al golpe contra alguna barranca lograron varios dorados medianos entre 3 y 6 kg, que dieron una muy buena pelea para luego ser devueltos de la mejor manera al río. También, con señuelos de paleta 1 y 2, como los Gozio Bendy, algún minnow de Rapala y los glidding de Raptor y Voraz, cubrieron las expectativas en bancos de arena y palos con correntada. Un poco celoso, su papa Javier tomó la rienda de la conversa y eufórico como si nunca hubiera pescado me contó que el río esta lleno de vida a pesar de la sequía, de los incendios intencionales y demás.

2808_dorados_goya

Siguiendo con el tema pesca, me relataron un par de situaciones que les marcaron el día. La primera fue llegando al campamento La Amistad, donde sobre el mismísimo Soto vieron mucho movimiento de sábalos correteados por los dorados y ahí nomás comenzaron los casteos con los señuelos, situación que les dio muchos piques, algunos muy buenos. También se perdieron varios en los palos. 

El otro momento fue llegando a unos bancos sobre el río: era como una pecera al aire libre, se veían los lomos fuera del agua, las corridas de especies menores y las embestidas de los grandes cazadores. Todas situaciones que el pescador deportivo desea contar al regreso de la pesca. Así que por ahora seguimos contando las pescas de ellos, pero que alegría nos traen, de esta manera acortamos un poco las ganas de pescar junto a ellos. 

2808_dorados_goya

Galería de imágenes

En esta Nota

Julio Pollero

Julio Pollero

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend