Miércoles 25 de mayo de 2022
PESCA | 07-12-2021 12:45

Carpas con mucha potencia en el Paraná Bravo

Un nuevo relevamiento nos llevó a tentar a esta especie, que se mostró muy activa y peleadora, con piezas que rondaron los 6 kilos.
Ver galería de imágenes

Con el ánimo de realizar un nuevo relevamiento de pesca de carpas, salí desde las instalaciones de la guardería del Camping Recreo Keidel, ubicada en el Paraná Guazú y pasaje Talavera. Mi navegación aguas abajo del Paraná Guazú me llevó hasta la boca del Paraná Bravo, donde navegue por unos minutos para finalmente fondear en una profundidad de unos ocho metros.

En esta posición de fondeo, como siempre, tengo a tiro de caña aguas adentro profundidades de unos trece a quince metros, ideales para especies como bogas y carpas. Hacia la costa las profundidades son menores a los ocho metros, mejor para la variada en general y también para tarariras, dorados y surubíes.

En mi embarcación Gino, como de costumbre, cuento con seis equipos, para de esta forma realizar encarnes con distintas carnadas y además con un equipo exclusivo para spinning. En esta oportunidad en especial mi interés estaba puesto en ver si las bogas estaban presentes respondiendo a las carnadas tradicionales, como lo son el maíz fermentado y la masa, aunque dentro del menú también estaría realizando intentos con daditos de salamín, lombrices, rodajas de anguilas y caracol, de morenera El Toro en ruta provincial 6 y Calixto Dellepiane en Campana.  

En el transcurso del viaje me encontré con el amigo Domingo, quien había realizado una nocturna en la zona, sin mayores resultados que algunos bagrecitos y paticitos, con respuestas de una infinidad de marietas. No obstante, armé mis equipos realizando generosos encarnes con toda la variedad que tenía a bordo y fui haciendo lances a distintas profundidades.

0712_pesca

Mis primeras respuestas fueron en los anzuelos encarnados con lombrices para especies como bagres amarillos y paties de mediano porte, posteriormente en los anzuelos encarnados con daditos de salamín se dieron dobletes de descarnadores o marietas, hasta que en uno de mis equipos encarnados con maíz fermentado y masa de ajo se dio uno de los mejores piques hasta el momento. Después de asegurar la pieza con una linda clavada, comencé a luchar con la misma, que venía dando hermosos cabezazos y corridas. No me cabía duda que se trataba de una linda carpa, pero a poco de asomar fuera del agua y a punto de bonetearla corto la brazolada y se liberó.

Los piques no eran constantes y en su gran mayoría se trataban de descarnadores, los que sin dudas llegan primeros a las carnadas no dejándolas trabajar, pese a esto la respuesta y captura de algunos lindos bagres amarillos estuvieron presentes, por otra parte en otro de mis equipos encarnados con maíz y masa, perdía la segunda pieza importante del día a poco de salir fuera del agua, la adrenalina a full por saber de qué se trataba, aunque mi experiencia me decía que se trataban de carpas.

Tercer pique importante con maíz fermentado y masa. Comenzó la lucha nuevamente por arrimar la pieza al bonete, freno bien regulado como siempre y corridas en todas las direcciones, finalmente en esta oportunidad asomó fuera del agua una hermosa carpa, la que una vez en el bonete y a pulso nomás calculé en unos seis kilos, errándole por poco ya que el boga grip me marcó en su balanza cinco kilos y medio de pura potencia.

0712_pesca

Esta captura me sacó todas las dudas con respecto a las otras dos capturas perdidas, de aquí en más todas las respuestas y capturas que siguieron fueron para especies de piel menores como bagrecitos y paticitos, no se registró ningún pique más de importancia, además de no haber logrado en toda la jornada ningún pique ni captura de bogas por la zona.

Galería de imágenes

En esta Nota

Luis María Bruno

Luis María Bruno

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend