Sábado 24 de febrero de 2024
PESCA | 10-06-2023 19:00

Bernal fue nuestro balcón al Río de la Plata

Como nos tiene acostumbrados, este cauce nos deleita con excelentes portes de combativos pejerreyes. Ingresamos por un sitio poco concurrido, pero mucho más cómodo que Quilmes para entrar con nuestras pequeñas embarcaciones.
Ver galería de imágenes

Llegar es muy fácil. Tomamos la bajada de la autopista Buenos Aires - La Plata, en Bernal y recorremos la avenida Tomás Espora en dirección al río donde podemos dejar los vehículos estacionados al costado del camino. Cabe destacar que hay una guardia de guardavidas durante todo el año. 

0706_bernal

Si vamos a pescar solos es aconsejable llevar un carro de transporte para el kayak, ya que el río puede estar bajo y necesitaremos caminar hasta 100 metros, para llegar a la orilla.  En esta oportunidad, y como me gusta, intenté la actividad con dos equipos, uno de flote y el otro de fondo. Cañas entre los 2.7 m. y 3 m, cada una emparejada con un reel rotativo y frontal acorde al equipo y ambos cargados con multifilamento entre 10 a 15 lbs.  En una caña, dispuse una línea de 2 boyas más bigotera, todo en color naranja, que resaltó muy bien a pesar de la poca visibilidad que tuvimos en el día. El otro equipo, lo destino a la pesca de fondo, con una línea de 3 anzuelos con brazoladas cortas entre 20 a 30 cm y un plomo de 30g. Ambas pescas al garete utilizando un ancla de capa. En esta oportunidad, encarne mojarras vivas y saladas en anzuelos 2/0.  

0706_bernal

Es aconsejable cebar, particularmente prefiero utilizar una lata de caballa o jurel en aceite, a la que le hago un par de agujeros y ato colgando de la borda del kayak. Al agitarla, se va desmenuzando el contenido y acompaña flotando a nuestras boyas.
El pique fue instantáneo y constante, aunque espaciado. Las boyas lograban alejarse, pero nunca agotar la carga del reel. Tuvo mejores resultados en la línea de flote, con flechas de plata que medían entre 35 y 38 cm, dientudos que reserve para preparar carnada, doradillos que, por supuesto, fueron devueltos y hasta una sardina. La línea de fondo logró capturar moncholos, dientudos, bagre amarillo, y un par de paties.  

0706_bernal

Tuve muy buenos resultados durante toda la mañana hasta que al mediodía el río dejo de bajar. A las 11 de la mañana se veía como empezaba a formarse neblina y de a poco fue encerrándome hasta formar una niebla espesa que no me permitía ver a más de 300m.  Lejos de preocuparme, me puse contento. En mi experiencia, los días de niebla, el pejerrey se pone más activo. Se acerca a la superficie para alimentarse, sin temor a ser presa de aves, como garzas y biguás.  

0706_bernal

Seguí pescando parejito hasta entrar en estoa, espacio del tiempo en que la marea permanece sin subir ni bajar. Generalmente durante este periodo, el pique es casi nulo. Aguante una horita más esperando que retome el pique, pero no repuntaba, por lo que decidí comenzar la vuelta ya que estaba alejado 2,6 km del punto de partida y la niebla no aflojaba. Para ubicarme utilicé el ecosonda con GPS del kayak, y como segunda constatación, tenía la app Google Maps del celular. 

0706_bernal

Con una mañana fructífera y una tarde con un marco especial, por la niebla, pasó otra hermosa jornada pescando en el Río de la Plata, un día de pesca pareja y constante de un pejerrey que está para disfrutarlo a pleno en nuestro estuario rioplatense.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodrigo Garcia Cobas

Rodrigo Garcia Cobas

Comentarios

También te puede interesar

Más en
Mirá todos los autores de Weekend